Músicos extremeños en el mundo exterior – Pt 1

músicos extremeños[Cap.17] La fuga de Logan. Músicos extremeños en el mundo exterior – Pt 1

    La película que da título a este texto se estrenó en 1976. Estaba basada en una novela homónima. Luego se convirtió en serie para televisión. Ni hemos leído la novela, ni hemos visto la serie. Ni tenemos intención de hacerlo. Sí vimos en algún momento la película. En la misma, protagonizada por un insulso Michael York, tras la consabida catástrofe nuclear, se retrata un mundo de futuro en el que los ciudadanos habitan una gran cúpula que los mantiene alejados del mundo exterior. Sus moradores se dedican a la vida placentera. Todo está controlado por computadoras. Hasta el número y la edad de sus habitantes. Algunos no desean desaparecer cumplidos los 30 años, como marca la ley. Y buscan la salida. Logan 5 (M. Y.) decide abandonar la cúpula y descubrir qué hay al otro lado, en las afueras.

La Fuga de Logan. Cuarenta nombres de la música extremeña en el mundo exterior.

[01] Alberto Pérez Rodríguez comenzó a tocar la guitarra con 9 años de forma autodidacta. Calamonte. Ha pasado por orquestas como Ácido o Chicago. Luego llegó Situación Desesperada, grupo calamonteño que se creó  en  1989 y al que Alberto Pérez llegó en torno a 2006.
En 2009 abandonó Extremadura. En Madrid se dio de bruces con Izal. Por arte de magia entró en  el mundo de los grandes festivales, las entradas agotadas y un ejército de seguidores infatigables. Izal arrasa allá donde va. Y no es de extrañar. Sus argumentos sonoros al tiempo que esa forma honesta de ver y vivir la música los convierten en una de las joyas peninsulares. Con tan sólo dos discos en los mercados se han convertido en un objeto de deseo.
Han pasado los años, y, según nos cuentan, Situación Desesperada sigue en la brecha.

[02] Alberto Valle nació en Cáceres en 1986. Se le puede ver, siendo adolescente, en el coro de la Iglesia de Santiago vistiendo camisetas negras de Metallica o Megadeth. La culpa de las camisetas la tuvo su hermana mayor. En el coro andaba porque quería aprender a tocar la guitarra.

Su amigo Antonio Barriga y la tienda Musikola le cambiaron la hoja de ruta. Clanger o Splinter fueron nombres de grupos montados por amigos. Aquí un festival en Malpartida / Cáceres, allí una tarde en el Parque del Príncipe tirados en la hierba mientras los mosquitos nos acribillan. Nace Genocidio Tábano. Esto sí va en serio. Pura rabia. Año de 2005. Hardcore. Brutal. En 2006 graban Slept Core.

Los estudios universitarios hacen que abandone Extremadura.  En Madrid entra a formar parte, como batería, de Gran Viernes. La experiencia fue corta. En 2012 sigue la búsqueda. Publica anuncios en el mundo web. Se ofrece stoner. A finales de ese mismo año The Ancient Secrets Of Levitation ya está grabando algunos temas. En el verano de 2013 graban la carta de presentación, un ep homónimo donde el sonido stoner ya se convierte en parte de nuestra vida cotidiana. Su subida a los escenarios en este  escaso tiempo ha sido exponencial. TASOL ha pasado ya por los mejores circuitos del género. Nuestra agenda de conciertos es testigo de ello. Sobre el origen del nombre hablaremos otro día, porque merece la pena su pequeña historia  y tendrán otro rincón en estas crónicas.

[03] Álvaro Osuna es de Montehermoso. Allí comenzó su periplo musical con Adrenalina Crash. Fue breve, como todo lo que empieza. Su traslado a Cáceres le permite indagar en el lado solitario de la música. Se presenta como cantautor, Álvaro de Tristessa.  El antiguo Belle Époque fue testigo de alguno de sus conciertos íntimos.

En 2002 los estudios le obligan a abandonar Extremadura. Le esperan las tierras castellanas. En Valladolid comienza, casi partiendo de cero, a vivir el ambiente musical de la ciudad. Nos lo encontramos en 2007 con Extrañas Compañías, rock en lengua materna. Álvaro compone buena parte del material. Paisajes Eléctricos (2011), la última de sus grabaciones, supone un legado brillantísimo al recorrido de un proyecto que tuvo que existir para que luego llegara lo que realmente hace de Álvaro Osuna uno de los nombres imprescindibles de nuestra música. Un elemento único.

Y lo que llegó fue The Morning Reaver. Palabras mayores. Muy  mayores. Álvaro Osuna continúa con David Martín, rescatado de Extrañas Compañías, e incorpora a Luis Pescador con quien comparte origen patrio y gustos musicales. The Morning Reaver es un proyecto demoledor. Y no por su música vertiginosa. No. The Morning Reaver es demoledor por la sensibilidad que desprende. Influencias americanas de folk, guitarras acústicas, slides, ambientes serenos. Todo en TMR es exquisito. El tratamiento de las voces, las imágenes que evoca, el ambiente que emana… Ha cambiado la lengua vehicular, dejando a un lado la materna por el lenguaje imperial.  Da lo mismo. Cuando 2013 estaba abocado al ocaso aparece su primer trabajo largo. Nada más salir se convierte en una de las maravillas de 2014. Álvaro Osuna cuenta, sin embargo, que no quiere abandonar su periplo en solitario, su cara de cantautor. Promete más música.

[04] Carlos Calderón procede de Don Benito. A finales de los años 90 del pasado siglo abandonaba Kinky Locotes tras haber pasado por Psychotic Fosters.

Se traslada a Madrid donde le encontramos en uno de los proyectos europeos más deslumbrantes de la música popular actual. Cycle. En torno a 2003 y al calor de los estudios de grabación Rec Division, Carlos Calderón funda junto a su socio David Kano lo que hoy conocemos como Cycle, algo más que un grupo de música.  A Cycle se unirían después otros nombres como la actriz La China Patino o el exótico Luke Donovan.

Aparentemente Cycle es pop electrónico. Pero también es herencia after punk, performance, y rock de guitarras afiladas, como las que aporta Carlos Calderón. Si Cycle no existiera, habría que inventarlos.

Carlos Calderón no ha perdido la llamada de la sangre. La sección deejay de Cycle visita afortunadamente con regularidad Extremadura, y Rec Division ha visto pasar por sus paredes acolchadas a grupos extremeños para dejar marcadas sus huellas.

The Buzzos, continuación natural de aquellos Kinky Locotes, en los que en tiempos militó Carlos Calderón, se han puesto en sus manos alguna que otra vez. La historia es cíclica.

[05] Los hermanos Carlos y Jorge Escobedo proceden de La Vera. Y sí, Carlos Escobedo fundó Sôber junto a Antonio Bernardini en torno a 1993-94. Poco después llegó a sus filas Jorge Escobedo. De Sôber todos hablan y todos conocen su historia. Y de Savia, y de Skizoo. Así que sobran las palabras. Tan sólo recordar que el 13 de agosto de 2011 los hermanos Escobedo volvieron a Villanueva de la Vera, su casa, con Sôber para ofrecer uno de los primeros conciertos del grupo después de la vuelta a los escenarios. Tan sólo recordar que en 2012 Villanueva de la Vera bautizó una de sus plazas con su nombre. Plaza Sôber. Tan sólo recordar que con la llegada de 2014 Sôber promete una nueva entrega de su personal mirada a la música. Blancanieve.

[06] Carmen Estévez es la voz de Súper 8, el grupo que anunció su fin en 2002 después de recibir tantas promesas incumplidas. Carmen dejó Extremadura y se embarcó rumbo al flamenco al otro lado del mar. Cuando uno escucha a Brooklyn Gypsies reconoce su voz entre ecos electrónicos, balcánicos y flamencos. Carmen Estévez ha hecho de Nueva York su segunda casa y en ella inició, hace algún tiempo, una segunda vida musical.

V Zone es el último proyecto de esta montijana inquieta. Junto a Brandon Lewis conforman un singular dúo donde la electrónica y el espíritu conviven reescribiendo sus lazos con Europa al tiempo que indaga en los futuros tecnológicos.
Afortunadamente, cuando menos te lo esperas, vuelve a Extremadura, y te la puedes encontrar una noche de luna llena en La Huerta Sonora lanzando destellos ultrasónicos sobre los campos de las Vegas Bajas.

[07] Celestino Charro parece que no se ha ido, que siempre ha estado aquí. Su grupo de toda la vida, Árboles Muertos, aparece por Cáceres regularmente, como las aves migratorias.
Celestino Charro atesora una carrera musical que nos mueve a la envidia. Sana, pero envidia, al fin y al cabo.

Árboles Muertos aparecen en 1964. Comparten esa dualidad de la época que los hace ser unas veces orquesta y en otras ocasiones grupo de música joven con voz propia. Árboles Muertos pertenecen a la espléndida corte de los nombres pioneros en la música extremeña. Riscos, Los Golfines, Los Universales, Compactio, Los Aedos, The Kri-Kers, The Srping Glory, etc…componen un retablo en color sepia de los tiempos de la cándida inocencia.

A principio de los años 70 Celestino Charro abandona Extremadura con la intención de hacer de la música una forma de vida y de alimento. Árboles Muertos se disuelve. Viaja a Madrid, ciudad en la que participa en numerosos  proyectos como el musical Rocky Horror Show  (1975) o en uno de los discos claves del rock sinfónico que tanto se estilizaba por aquellos años: Los andares del alquimista de Alfredo Carrión (1976), en cuya producción participaba un tal Teddy Bautista. En 1978 pone en marcha Mono Sapiens, un proyecto clave en las ventanas musicales de Cantarrana.

Con la llegada de la nueva década y los aires frescos del pop participa en Charol, de quien todos tararearon alguna vez su Sin dinero.

Sin abandonar su carrera docente repartida entre conservatorios, escuelas de música y centros de secundaria, decide, junto a Ángel Andrada, reflotar y darle una segunda vida a Árboles Muertos. Sus compañeros no lo dudaron. Ha pasado el tiempo. Mucho tiempo. Medio siglo. Pero parece que Celestino Charro no se ha ido de los escenarios. Árboles Muertos se han convertido en leyenda.

[08] De Chuchi Moreno Martín tenemos, lamentablemente, pocas noticias con las que trazar una reseña biográfica decente. Gracias a nuestro Chema Rodríguez sabemos que procede de Moraleja, como su hermano Francisco, también participante de estas lides musicales y al cual llegaremos más adelante.

Sabemos que abandona Extremadura y pone rumbo a las tierras del Reino de León. En Salamanca funda, junto a la cantante Grace Lamb y la bajista Lora Green, Redneck Surfers, una propuesta espléndida que mezcla el estilo surf western con rock and roll sin olvidar el pop, lo que les confiere un estilo inconfundible. Sus sonidos a veces nos evocan las películas de Sergio Leone,  y en otras ocasiones nos imaginamos las playas repletas de surferos mostrando palmito, mostrando dolce vita. Tan desenfadados y descarados como la voz de Grace Lamb.

En 2012 visitan por primera vez Extremadura y ofrecen un concierto inolvidable en Mérida. A pesar de su trayectoria tan corta en el tiempo, han sido múltiples los premios y reconocimientos que han obtenido. Y es que nos encontramos, en resumen, ante una banda singular. Muy singular. Están llamados a ser grandes.

[09] De Cristina Martínez tenemos un pequeño altar montado en Cantarrana. A ella le dedicamos íntegra nuestra crónica número 9, a la cual remitimos al lector. Aquí nos propusimos descubrir un nombre fundamental de nuestra música. De cómo abandonó su Campanario de sangre y de cómo llegó a convertirse en la musa del underground neoyorkino damos buena cuenta en las páginas citadas. Tan sólo recordar nombres como Jon Spencer, Pussy Galore, Honeymoon Killers o Boss Hog  produce escalofríos entre los amantes del dowtown, porque ya forman parte de la anti historia musical.

Tenemos guardadas como un tesoro fotografías de su boda con Jon Spencer en Campanario. Como no contamos con autorización para citar la fuente, no lo hacemos. Como forman parte de su vida más privada, no las sacaremos. Pero con ganas nos quedamos.

En todo caso lo más importante es que Cristina Martínez ya ha entrado en nuestra leyenda. Ya está cosida a ella.

[10] Elia Maqueda ya ha estado también en estas crónicas. Apareció por méritos propios como uno de los nombres en femenino que pueblan los barrios de Cantarrana. Recordamos. Elia Maqueda es de Badajoz y además escribe poesía. Abandona Extremadura con destino Madrid. En 2209, junto a Pablo Medel, conformó el proyecto Medelia.  Por aquel entonces decíamos: Música pop de ambientes folks. Medelia publicó en 2010 su primer trabajo,  Light Breaks Where No Sun Shines, título que hace referencia a un poema de Dylan Thomas.  Entre 2011 y 2012 publican, semana a semana, su última propuesta, Non-Places. La voz de Elia nos devuelve a los paisajes abiertos y a las tardes de picnic. No nos cansamos de escuchar Stray Cats.
Seguimos pensando lo mismo.

Continuará…

P.D.: Si todo va bien, y antes no se acaba el mundo y alguien nos obligue a volver a resguardarnos en la cúpula, los nombres que poblarán este mundo exterior son, en riguroso desorden alfabético: Alberto Pérez, Alberto Valle, Álvaro Osuna, Carlos Calderón, Carlos Escobedo, Jorge Escobedo, Carmen Estévez, Celestino Charro, Chuchi Moreno Martín, Cristina Martínez, Elia Maqueda, Emilio Krait, Esteban Belvís, Fernando Gutiérrez, Fran Panadero, Francisco Moreno Martín, Gonzalo Prada, Isabel Sánchez, Israel Domínguez, Israel Gómez, Javier Escudero, José Antonio Moreno, José Manuel Yuste González, Juan Martinez Frutos, Manuel Martínez Frutos, Julián Sanz, Julien Elsie, Lionsex, Local Qua4tro, Luis Felipe Gutiérrez, Luis Pescador, Markos Deker, Markos Bayón, Miguel Simón, Nacho Campillo, Roberto Iniesta, Samuel Gª San José, Sebastián Álvarez, Tany Satán, Tatto Digiorgio, Ulises Fernández y Daniel Canales.

Cáceres. Diciembre 2013 / Enero 2014.

http://cantarrania.blogspot.com/

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *