Deep Purple, energía y rock en “InFinite”

deep purple

Analizamos “InFinite”, el nuevo disco de Deep Purple

Aunque a veces duele aceptar la verdad, por más dolorosa o triste que sea debemos afrontarla. Esto se aplica a algunas de las más grandes bandas de Rock de la historia, que por un motivo u otro han tenido que decir adiós y poner punto final a su trayectoria. Lo bueno es que siempre habrá a quienes les costará trabajo irse, como The Rolling Stones, que llevan desde los años 90 del siglo pasado retirándose de los escenarios y todavía siguen tan enérgicos como en sus inicios.

Descargar ahora!Ver ahora!

Otras bandas no han corrido igual suerte, y han tenido que decir adiós debido a lamentables sucesos que ocurrieron en cuestiones de segundos. Recordemos a Led Zeppelin con la muerte de John Bonham o a los Motörhead con el fallecimiento de Lemmy Kilmister.  Y más recientemente, en febrero pasado, los padrinos del Heavy Metal, Black Sabbath, también dijeron adiós.

En el caso de Deep Purple, que es la banda que me motiva a escribir sobre su más reciente disco, no se han visto obligados a poner fin a su carrera por ninguno de los motivos anteriormente mencionados, pero como todo lo que empieza tiene su final, parece que le llegó la hora a Deep Purple, pero no se asusten pues este final todavía se demorará un par de añitos más.

Con más de 50 años de carrera sobre los escenarios y más de una veintena de discos, hace unos meses salió InFinite, el que parece ser el último disco de la mítica agrupación, y con el que se piensan despedir para siempre. Pero antes, la banda liderada por Ian Gillan rodará por disímiles parajes de este mundo ofreciéndonos por ultima vez la musica de Deep Purple. Todo esto bajo el tour promocional de “Infinite”, que lleva por nombre “The Long Goodbye Tour”.

Se me hace bastante difícil hablar en un párrafo o dos lo que ha representado la banda para la musica contemporánea, pues para hablar de Deep Purple tenemos que mencionar también a otras dos grandes leyendas con las que constituyen los pilares fundamentales sobre los que se “fabricó” el Hard-Rock y el Heavy Metal. Me refiero sin lugar a dudas a Black Sabbath y Led Zeppelin. Tres bandas que han influenciado a miles de bandas alrededor del mundo, cualquiera que sea el género que defiendan.

Luego de sus comienzos oscuros y psicodélicos, Ian Gillan y Roger Glover fueron llamados para integrar la segunda, y más legendaria formación de Deep Purple, la llamada tradicionalmente Mark II, y de la cual también formaban parte los miembros originales: Ian Paice, John Lord y Ritchie Blackmore.

Es con esta alineación que la banda hace reventar estadios aborratados a su máxima capacidad con tres descomunales álbumes de estudio: In Rock, Fireball y Machine Head, eso sin olvidar el llamativo Who Do We Think We Are, y el que es considerado el mejor directo jamás grabado por la banda púrpura: Made in Japan.

Fue en esta época que nacieron de lo más profundo temazos como “Smoke On The Water”, “Highway Star”, “Child In Time”, “Space Truckin”, “Fireball”, “Lazy” o “Speed King” entre muchos otros. Pero a raíz de tanta popularidad, la banda empezó a confrontar los primeros problemas. Debido principalmente entre las discrepancias entre Blackmore (famoso por su enmarañado carácter) e Ian Gillan, lo que trajo consigo el despido de Ian y de Roger Glover.

Inmediatamente, ambos miembros son sustituidos por David Coverdale y Glenn Highes, iniciándose así lo que muchos consideran la etapa más funky de la agrupación, lo que da como resultado otros tres grandes álbumes: Burn, Stormbringer y Come Taste The Band, éste último contó con Tommy Bolin a la guitarra tras la salida de Blackmore, cansado del Funk, para luego crear otra banda (proyecto el cual tenía ya en mente). Aquella banda fue nada más y nada menos que Rainbow, otra de las grandes del Rock.

Años después, y cuando nadie se lo esperaba, Deep Purple volvió con su mítica formación para dar salida a otros tres titánicos discos: Perfect Strangers, The House Of Blue Light y The Battle Rages On.

Entre estos dos últimos discos la banda sufrió otro parón al ser expulsado nuevamente Gillan, y en donde la banda publico Slaves And Master con Joe Lynn Turner en la voz principal. Debido a esto, las confrontaciones entre Ian y Blackmore dieron como resultado la expulsión definitiva de éste último de la banda púrpura.

deep purpleFue entonces cuando su puesto es ocupado por Steve Morse (ex Dixie Dregs), el cual fue reclutado como sustituto de Ritchie, jugando un excelente desempeño en los siguientes álbumes de la banda, aunque no fueron tan maravillosos como los anteriores.

En esta etapa es donde Lord decide abandonar el grupo de manera amistosa, debido a las largas giras y el desgaste físico que éstas le provocaban. Lord murió en el 2012 después de una larga lucha contra el cáncer.

Volviendo al principio. InFinite es el álbum más reciente de los Deep Purple, y sin lugar a dudas es considerado uno de los mejores discos de la banda en los últimos años. Recordemos que su anterior Now What? traía algunos temas flojos que hacían contraste con los destacados “Vincent Price”, “A Simple Song” o “All The Time In The World”, por lo que existían motivos entre los más fieles seguidores para esperar de Infinite algo bueno, pues al fin y al cabo estamos hablando de Deep Purple y, te guste o no, cada disco que han sacado no ha decepcionado a nadie.

Pero aun así, hay dos puntos esenciales que debes tener en cuenta antes de escuchar este disco:

– Si esperabas encontrar a unos Deep Purple totalmente desbocados como en la maravillosa e inolvidable epoca del Machine Head, entonces te recomiendo que no escuches este disco y cambies de sintonía. Desde hace ya un par de discos atrás, los británicos han evolucionado hacia un Rock más moderno y melódico, sin perder el buen toque, lo mágico y el gusto por lo clásico. Esta metamorfosis se debió en gran medida al cambio de formación definitiva que sufrió la banda, particularmente con la salida de Blackmore y la entrada de Morse.

– Otra cosa es que no vamos a exigirle a estas alturas del tiempo que hagan un disco que pase a la historia del género, pues ese cometido lo realizaron hace ya más de 40 años atrás, aunque les adelanto que Infinite es MUY buen disco.

Sin más. Aquí les viene el comentario sobre el último disco de una de las bandas más legendarias de todos los tiempos. Es, sin lugar a dudas, el principio del último capítulo de la historia de Deep Purple.

Análisis de “Infinite”, Deep Purple

El disco abre con “Time for Bedlam”, en donde una robótica y distorsionada voz de Gillan da paso a la llegada de la guitarra eléctrica. Aunque ha pasado mucho tiempo, eso no parece influir en unos monstruos del Rock que siguen sabiendo elaborar a la perfección la fórmula de cómo atrapar al oyente con Rock del de verdad.

Estamos ante un tema que es puro Hard Rock directo a tu oído, con un magistral registro vocal de Ian Gillan ante el micrófono, y el dúo Glover-Paice, tan inquebrantables como siempre, en conjunto con el inconfundible trabajo de Steve Morse y Don Airey con sus respectivos instrumentos, resultando en un llamativo intermedio instrumental en el que la guitarra y teclados se fusionan en un solo maravilloso.

¿Alguna vez has imaginado cómo sonaría un tema interpretado por Deep Purple y Led Zeppelin al mismo tiempo? ¿No? Pues el resultado sería algo atronador, y es lo que podremos encontrar en “Hip Boots”. Este tema se asemeja al clásico “Black Dog” de los Zeppelin, y en algunas partes me recuerda al “Magic Bus” de los magníficos Who.

¡Señor tema! Súper cargado de riffs (más que buenos), aunque al principio estén medio dormidos, solo es por un momento, pues después despiertan a la velocidad de la luz. Aquí hay que destacar el rasgado del teclado por parte del señor Airey, y el monstruoso solo de Morse (¡magnifico!).

Si eres fan de Deep Purple, seguramente te habrá llamado la atención la limpia voz del maestro Ian Gillan, quien, a pesar de la edad que tiene, me parece un cantante de otra dimensión. Paice es otro que no se queda atrás y marca el pulso como él sólo lo sabe hacer (igual que en los tiempos de antaño), aunque su estilo es muy bajo. No podemos olvidar al señor Glover, quien mantiene en todo momento su estilo al bajo. ¡Sin duda un tema que no puedes pasar por alto!

Le sigue “All I Got Is You”, un tema que indiscutiblemente no pasará a la historia de la banda, pero no cabe dudas de que será una de las mejores canciones fabricadas por el quinteto púrpura en los últimos años. Un tema que no podría hacer cualquier banda  (¡se nota la experiencia y estilo!), con constantes cambios de ritmos y momentos de gran esplendor.

Al mismo tiempo, el tema es rodeado por una oscura atmósfera que lo hace aún más sorprendente.  Aquí debemos destacar de nuevo a Airey y Morse, y a Gillan con su chorro de voz, en especial el grito final.

Pero si estos temas anteriores son buenos, el que le sigue es mucho mejor todavía. “One Night In Vegas” posee un altísimo nivel gracias en gran medida a que combina elementos de Black Sabbath como un lado más oscuro y animado, que, en compañía de la triste melodía del piano de Don Airey, hacen de este tema uno de los mejores del disco.

El breve enlace en donde Airey brilla con luz propia se acopla perfectamente con el modesto pero directo estribillo, que se perfila como el estribillo que más va a ser coreado durante la nueva gira promocional que hará el quinteto púrpura.

No podemos dejar de lado el solo de Morse, el potente bajo de Glover y la resistencia de la bateria de Paice, quien hace gala de maestría en este tema rompiendo los parches desde el primer instante. ¡Es para romperse el cuello!

Todo los que hayan tenido la oportunidad (como yo) de seguro se han quedado con una sorpresiva expresión reflejada en sus rostros al disfrutar de una distorsionada bateria en “Get Me Outta Here”. Este tema mezcla influencias del más puro Reggae con el Hard-Rock más cercano al Metal, pero más puro y clásico.

Si algo hay que destacar en este tema es la instrumentalidad que se aprecia en el mismo, ya que estamos ante el corte que más sobresale en todo InFinite, debido fundamentalmente a la limpia atmósfera que producen los instrumentos.

deep purpleOtra cosa es que los versos y estribillos parecen no ser muy inspiradores (parece que Gillan no estaba en su mejor día), pero que al final Ian logra mejorar con un breve grito como él sólo sabe hacer, en el intermedio del corte. ¡Siempre disfruto mucho cuando las bandas nos dan una sorpresa, y ésta es una de esas ocasiones!

A lo largo de toda la carrera discográfica de Deep Purple han existido temas que nos han hecho llorar, aunque ahora no me viene ninguna a la mente. Por eso, cuando de la nada apareció “The Surprising”, me resultó difícil explicar todas las emociones y sentimientos que rodean mi mente cada vez que escucho este tema.

Un tema que es para mí el mejor que los británicos han hecho en los últimos 17 años. Con casi 6 minutos de duración, esta pieza maestra parece que nos trasladará al antiguo Egipto debido a una atmosfera oriental y una ráfaga de cambios de ritmos.

Ya desde el principio, unos teclados derivados en preciosas melodías de las manos de Steve Morse nos indican que nos estamos aproximando a la majestuosa voz de Ian Gillan. ¡Capaz siempre de deleitarnos en todo momento!

La majestuosidad y belleza con que canta este aguerrido veterano es casi imposible de igualar. Éste es sin duda otros de los mejores temas del disco, ya que después de recibir una dosis de adrenalina por parte de Ian tal parece que nos viniera encima una tormenta instrumental, donde sobresalen de manera sin igual la versión más horrenda de los teclados.

Esto gracias al magnífico trabajo realizado por Steve Morse, además de Ian y su brazo ultrasónico junto con ese mastodonte inmortal del bajo que se hace llamar Roger Glover. ¡SIN PALABRAS!

Johnny´s Band” es uno de esos temas que siempre es bien recibido en un disco por los más fieles seguidores. Un tema cool y buen rollero que marcha sobre el bajo de Glover, convirtiéndose en el papel principal del tema, a pesar de que el resto de sus compañeros también se lucieron. Con un espectacular estribillo y posteriormente instrumental, este tema es uno de esos que te incitan a levantar por todo lo alto una buena jarra de cerveza y repetir el coro hasta quedarte sin aliento.

Otra cosa es la lírica, sin llegar a ser como en los temas anteriores, cualquiera que escuche este tema disfrutará mucho de la historia que se cuece tras el tema: la historia de una banda de Rock que anda en busca de la fama, lo difícil que puede llegar a ser conseguirla y lo reconfortante que pueden ser los conciertos en pubs. Ésta, sin dudas, es una canción a tener muy en cuenta.

Pero como en todo álbum siempre hay un tema que desentona, y ese tema es “On Top of the World”, un tema bastante flojo para lo que nos tienen acostumbrados estos púrpuras veteranos. Aunque el inicio de la canción es algo inesperado y arrollador, y nos hace mover un poco la cabeza y disfrutar de la lluvia de fugaces riffs cargados de Groove, después de un tiempo la canción se vuelve repetitiva, aunque no llega a cansar.

Aquí merece la pena resaltar el raro intermedio del corte donde todo queda en silencio y sólo se escucha a Gillan recitar un texto acompañado del sintetizador de Airey. Este tema cierra al igual que el principio, con mucha energía y caña.

Acercándonos ya casi al final del disco, llega “Birds of Prey”, un tema que no será el mejor del disco, pero desde el punto de vista técnico así como de la instrumentación tal vez si sea uno de los mejores. Lo mejor aquí es escuchar cómo la voz de Gillan (algo distorsionada) anda sobre una oscura y extraña cambiante atmósfera.

Nada mejor que para terminar este disco que incluir un cover. ¡Pero no se trata de cualquier cover! ¡Estamos ante un cover de The Doors! Para darle el toque final a este disco los Deep Purple escogieron “Roadhouse Blues” para cerrar este Infinite.

deep purple Aquí Ian Paice, quien lo asume en la bateria, fue quien sugirió al resto de la banda cerrar el disco con este temazo del grupo que lideró Jim Morrison, y parece que la idea gustó tanto que en 15 minutos quedó listo este cover. ¡Toda una maravilla! ¡Cada nota en su sitio!

Aquí podemos escuchar a un Gillan cantando en tono más rebelde y fiestero, mientras nos regala una sobresaliente actuación con su armónica, instrumento que domina a la perfección. ¡Y qué decir de los solos de Morse y Airey! Son una hermosa exhibición que todo amante de la buena música sabrá apreciar.

Ahora, cuando se ha terminado el disco, y muchos se preguntan si realmente es lo último que saldrá del cuartel de los británicos, podemos afirmar que InFinite constituye todo un discazo que superó a su predecesor Now What? De cualquier manera, el disco final de Deep Purple constituye todo un broche de oro a una carrera de más de medio siglo.

Creo que ya no queda mucho más por decir, solo nos resta quitarnos el sombrero ante una de las bandas más legendarias del Rock mundial y que tanto le ha aportado a la música contemporánea, y que, a día de hoy, siguen rockeando a un excelso nivel.

Gracias a Ian Gillan, Ian Paice, Roger Glover, John Lord, Ritchie Blackmore, Rod Evans, Tommy Bolin, Glenn Hughes, David Coverdale, Joe Lynn Turner, Steve Morse, Don Airey…,  y a todos los músicos que, de una forma u otra, transitaron por esta banda dejando una huella que perdurará por toda la eternidad.

Lista de canciones
1. “Time for Bedlam” – 4:35
2. “Hip Boots” – 3:23
3. “All I Got Is You” – 4:42
4. “One Night in Vegas” – 3:23
5. “Get Me Outta Here” – 3:58
6. “The Surprising” – 5:57
7. “Johnny’s Band” – 3:51
8. “On Top of the World” – 4:01
9. “Birds of Prey” – 5:47
10. “Roadhouse Blues” – 6:00 (cover de The Doors)

Formación
Ian Paice – batería
Ian Gillan – cantante
Roger Glover – bajo
Steve Morse – guitarra
Don Airey – teclados

Más información sobre Deep Purple en el siguiente enlace:

Visitar Web

Otras noticias publicadas sobre Deep Purple en:

Deep Purple, imprescindibles en la historia de Rock

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *