Humor, Subnopop y la canción del verano

HumorLas personas que aceptamos que la evolución personal es algo tan natural como la vida y la muerte, no solemos obcecarnos en insistir sobre lo que consideramos una verdad como un templo, ya que los años nos han adoctrinado para mostrarnos cautos con las ideas, pues éstas pueden cambiar con el paso natural de los años.

Quiero verlo!

Sin embargo, pocas afirmaciones de mi humilde persona siguen siendo tan válidas como aquella que insiste en que la música sí que es magia, y no lo que hace nuestro amigo Harry Potter meneando su varita al abrigo de juramentos impronunciables. Otra de las afirmaciones que no creo que cambien sin duda, sería la de reconocer que el humor es el único oxígeno respirable, y que aquellos que hacen buen uso de él se muestran como personas mucho más inteligentes y felices que la mayoría de mortales.

HumorTambién, cómo no, la música y el humor han de viajar de la mano para procurarnos impagables momentos de buen humor aliñados con excelente música, y no me refiero solo a aquellas extraordinarias bandas sonoras de la historia del cine que acompañaban las peripecias de Los Hermanos Marx, o las desternillantes canciones de los Monthy Phyton. Seguro que a muchos clientes de esta carnicería se le arriban a la sesera canciones como la de “El valiente Sir Robin” en Los Caballeros de la mesa cuadrada o la archiconocida “Always Look on the Bright Side of Life” de La Vida de Brian.

La famosa canción del verano, al menos en nuestro país, siempre ha gozado de altas dosis de sentido del humor, y para la historia quedan temas como las famosas “Gordas” de Gurruchaga y La Orquesta Mondragón que “ellos” tanto preferían, o aquella toalla de Puturrú de Fua que nunca podías olvidar cuando fueras a la playa. Siempre han existido en este país artistas que se han dedicado al humor ayudados con la música, desde el “Gigi el amoroso” de Andrés Pajares y “La Ramona” de Fernando Esteso, a las desternillantes canciones de La Trinca o Académica Palanca.

HumorEn los últimos años parece que prodigan bandas empeñadas en que música y humor se muestren paradójicamente bastante más serios de lo que parece. Archiconocido es el caso de nuestros amigos Los Ganglios, omnipresentes en nuestra Carnicería Sanzot, o los geniales cómicos de espíritu chanante Carlos Areces y Anibal Gómez, que con su grupo Ojete Calor han creado un estilo que ellos definen como SubnoPop.

En grupos como los mencionados encontramos letras ácidas, irónicas, a veces tronchantes, pero siempre hay un espacio dedicado al surrealismo, a una buena melodía, a un video musical de calidad relevante o una ejecución musical que cuanto menos no desentona. El verano es un buen momento para refrescarse con algunas de estas propuestas y adentrarnos en una diversión sana, divertida, alejada del chiste fácil y que además nos haga reflexionar. No se me ocurre mejor idea para combatir los calurosos rigores del verano.

Contacta conmigo desde [email protected]

http://enriquefalco.blogspot.com.es/

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *