Pedro Pastor y su nuevo trabajo “SoloLuna”

pedro pastorCanciones de plenilunio y de luz

Por Santiago Alcanda

Canciones de plenilunio y canciones de sol, canciones de esperanza en las noches más oscuras. ‘SoloLuna’ es el segundo disco de Pedro Pastor, este madrileño global que encandila o arremete con voz suave, como susurrándonos al oído cuanto le remueve por dentro y le exaspera de fuera.

¿Cantautor de nueva generación? Sí, rotundamente, sí. Pedro Pastor recoge el testigo impregnado de las músicas de su tiempo, del último rock y del hip hop, – de Carlos Chauen, Extremoduro o Quique González a Jorge Drexler, Bebe o Violadores del Verso -, del reggae, del dub, de la nueva rumba y del funk.

Acoge entusiasta el legado de sus cantautores padres y madres, abuelos y abuelas, citando a mi manera a Luis Pastor, padre de la criatura “aquellos revolucionarios ingenuos, sonrientes y valientes, contra corriente, soñadores de poesía y de canciones”, – Silvio Rodríguez, Aute, Atahualpa Yupanqui, Caetano Veloso, Hilario Camacho, Pablo Milanés, Violeta Parra, Elisa Serna, Ricardo Cantalapiedra, Mercedes Sosa, Milton Nascimento, etc, etc –, lo asimila y lo hace suyo y contemporáneo, nuevo como un amanecer. ¿Qué fue de los cantautores? Nunca se fueron, siempre vivitos, siempre cantando por encima de la suerte o de la muerte.

Y Gaia, Y Pedro Pastor en medio, nos lo cuenta: ‘SoloLuna’ es el círculo donde habitan el viaje y el hogar, el movimiento y la quietud, lo individual y el colectivo; es el punto en común entre el sol y la luna, entre el hombre y la mujer, entre quienes somos y quienes querríamos ser. ‘SoloLuna’ es mi centro y mi equilibrio, un camino hacia uno mismo y hacia la tierra al mismo tiempo.

secretos para musicos

Pedro Pastor, entre el Sol y la Luna, es un viajero, explorador de canciones terráqueas, cuentacuentos de versos únicos, “sin miedo escénico,… sin tópicos”, como rapea en la introducción de este “SoloLuna”. Un poeta amoroso incondicional, joven filósofo, juez cronista de paz, de luz plena, inspirado, que se mira sin disimulo– “mágico y estético… etílico, lunático, errático… cinematográfico, utópico -. que se derrite en la dulzura por muy crítico, ácido y psicotrópico que se muestre. “SoloLuna” suena ibérico – “La Rosa de Luxemburgo”-, suena a América – “Mariana” –y suena a África – “Centro”, suena viajado.

“Miles de kilómetros han recorrido estas canciones, nuevos sonidos, nuevos ritmos, nuevas tendencias, un comienzo de ruptura con la perspectiva occidental también desde la música, una búsqueda, una exploración constante sin principio ni final, pues todo habita en todo y la vida es, en sí misma, el viaje”

De la vida plena a la plena luna, a pleno sol, “SoloLuna” es un paso de gigante del mejor cantautor de los nuevos tiempos, como creador de canciones, de versos agradecidos, proclamas incómodas, de melodías afectuosas y acordes Sí, lo repito: el Joaquín Sabina de la nueva generación.

Más información sobre Pedro Pastor en los siguientes enlaces:

Ver Web
Ver Facebook
Ver Twitter

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *