Cómo terminar tu canción de forma correcta

canción

5 pasos para terminar una canción adecuadamente

por LANDR

A veces el silencio es oro. Aunque solo a veces. Antes de enviar tu mezcla para masterizarla, existen 5 pasos que debes seguir para conseguir los mejores resultados. Yo solía enfadarme mucho cuando me devolvían mis grabaciones masterizadas (masters) con algún pequeño fallo que yo había cometido, y que ahora se apreciaba alto y claro. Al principio culpaba a todo el mundo menos a mi mismo, pero poco a poco me di cuenta que todo era culpa mía. Estaba cometiendo fallos en la mezcla que necesitaba solucionar. No cometas el mismo error que yo. Sigue estos 5 pasos y termina tus canciones de forma correcta.

Limpieza doméstica

Cuando compones una canción también estás recreando el entorno en el que ésta se crea. No seas vago y no limpies solamente justo antes de recibir visitas. Limpia tu mezcla:

    1. Revisa los puntos de edición: Vuelve a mirar todos los puntos de la mezcla en los que hayas hecho alguna edición durante la fase de mezcla. Escucha atentamente los puntos de edición. Asegúrate de que tus fundidos no tienen fisuras y que no haya cortes ni salidas abruptas. Igual que un corte de pelo, cuanto más limpio es el corte, mejor es el resultado.
    1. Escucha a solas tus canciones: Escucha cada una de tus canciones por separado. Asegúrate que las mezclas empiecen y acaben perfectamente. Estos pequeños detalles no los puedes arreglar después de exportarlas. Así que ten cuidado y compruébalo antes de que sea demasiado tarde.
  1. Saca la basura: Elimina los pops, clics, chasquidos y silbidos que se hayan colado en tu mezcla. Esta es tu última oportunidad para quitar todos los pequeños defectos de sonido. Comprueba cada canción por su cuenta. Sé minucioso. La masterización puede amplificar y magnificar esos sonidos indeseados. Es mejor prevenir que curar.
Deja espacio libre

Dejar espacio libre es algo que deberías considerar durante el momento de la mezcla, pero es buena idea que lo vuelvas a comprobar mientras estás finalizando tu proyecto. Esta es la clave para sacar el máximo rendimiento de tu herramienta para mezclar. Tienes que dejar cierta cantidad de espacio, normalmente unos 6dBFs entre cero y la parte más alta de tu canción. Truco importante: No pongas un limitador en el bus de tu master. De eso ya se ocuparán en la masterización. Igual que con el procesado digital de conversión de audio (dithering).

Lo primero…

Lo primero que deberías escuchar al principio de tu canción es silencio. ¿Confundido? Déjame explicártelo. La masterización necesita espacio para trabajar. Por lo tanto deja una barra como espacio de cortesía al comienzo de tu canción. Esto te dará también la opción de modificar tu intro o volver a hacer el fundido de entrada si decides que el original no estaba funcionando.

Y lo último

Lo último que deberías escuchar al final de tu canción también es silencio. Así que deja una barra de silencio de nuevo al final de tu tema. Incluso después del fundido (fade out) deberías dejar un espacio de silencio. Esto te asegurará espacio suficiente para que todos tus ecos y delays (retornos) tengan sitio para fundirse completamente. Los delays y los ecos continúan sonando después del sonido al que han sido ampliados. Por lo que debes estar atento a cómo van disminuyendo. No hay nada peor que tener un corte del delay justo al final de tu canción.

Truco importante: Utiliza auriculares para estar completamente seguro de cuando termina tu eco y tu delay.

Aprende más sobre cómo utilizar los ecos y delays en nuestra guía “Cómo mezclar música”. Es bueno dejar también un momento de silencio a quien te escuche para que aprecie lo mucho que ha disfrutado escuchando tu canción.

Simplemente escucha

Ponte los auriculares y escucha toda tu canción atentamente. Mejor si lo haces incluso dos veces. Esta es tu última oportunidad para asegurarte que todo está en orden. La primera vez escucha con atención todos los tecnicismos que he mencionado anteriormente – herramientas, fundidos, puntos de edición, finales de ecos y delays.

Truco importante: recuerda que el final de los ecos y retornos no cuadran con la mayoría de aplicaciones musicales.

Esto te garantiza que toda la limpieza esté hecha. Después vuelve a escucharla otra vez. Pero escucha de manera objetiva. Deja de actuar como un mezclador y simplemente disfruta de la música. ¿Tu tema consigue el efecto que buscas? ¿La sonorización es perfecta en todas partes? ¿Es así? Perfecto. Ahora por fin puedes empezar a hacer las cosas bien.

Listo para masterizar

Tu canción ya está perfectamente pulida y optimizada para el mastering. Sin todos los errores que solías cometer. Siéntete libre y adelante, a masterizar. Porque los amigos no dejan que sus amigos publiquen su música sin masterizar.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *