The Krav Maga, estilo único y underground desde Reus

Krav MagaEstás tardando si tienes una banda y no estás haciendo nada. Sí, hace calor y todo ese rollo, pero venga, muévete! Graba maquetas, canciones, y si tienes pasta, vete a grabar un buen disco. Porque hay que moverse y trabajar duro. Tal vez lo mejor sería que te fueras lejos de aquí, muy lejos, o si lo prefieres, a la vuelta de la esquina, todo puede funcionar hasta con pocos recursos. Entre festival y festival, graba un bajo, una guitarra y una batería. En este orden o en el contrario. Hazlo como quieras, pero hazlo bien y que sea único. Nada de refritos, ni de covers o cacofonías en el peor sentido de la palabra. Haz como ellos, como The Krav Maga.

Quiero verlo!

Quinteto proveniente de Reus (Tarragona) hacen gala de un estilo único y que podría decirse que se estructura igual que una obra de Gaudí. Su nuevo disco, que saldrá pronto a la venta (aún falta confirmar) constará de doce temas inéditos y se llamará Arché. Con una anatomía precisa y tan poco común en grupos tan jóvenes y de una tan corta trayectoria, The Krav Maga están consiguiendo mucho pero sin que la corriente les sea favorable. Ahora, tan solo escuchadles. Es decir, puro underground aunque nadie quiera admitirlo, ni siquiera ellos mismos se atreven a pronunciar esta palabra. Aunque no sean de Barcelona merecen que hoy hablemos de ellos. Si el más joven del grupo hace poco ha cumplido la mayoría de edad, tiene mérito tejer con tanta madurez y con tal seriedad un sonido tan puntilloso y sin que huela desde lejos a fritanga de feria.

Para que os hagáis una idea, una luz brillante les atiza desde tan lejos que posibilita que se entrelacen miles de texturas y detalles musicales que, como la seda, nos trasladan desde la clásica psicodelia a la más sincera improvisación de jazz y funk postcoital bajo un halo de pop-rock. Porque el sexo salvaje es previo y se consigue con la fina voz y guitarra con infinitas pedaleras de Albert Basora, pasando por el incesante trasteo de David Cuenca con su bajo color piscina, los riffs de Marc Grandío y su certera improvisación con la rítmica, o los contratiempos perfectamente cuajados de Dídac Mariné en la batería.

Arché describe con sumo misticismo la entera fusión del hombre con la naturaleza, y la incomprensión del cosmos entendido como algo inexplorado y salvaje. Todo ello gracias a unos tracks tan eclécticos y de un poderío musical que aplatana a quién lo escuche en el buen sentido de la palabra. Un deleite tan profundo como la contracción del vientre de un bebé cuando pasa calor. Por el momento, y con la intención de dejaros la miel en los labios, estos chicos lo han conseguido sin Verkamis, ahorrando lo poco que sacan en los conciertos y dejando sobre la mesa todos sus ahorros para dar un paso muy importante: grabar su primer disco. Ahí lo tienen, no esperen y actúen, que pronto hasta esto último desaparecerá de nuestras manos. Sean atrevidos y buenos, sean inteligentes pero lo mejor de todo es que realmente sepan lo que hagan.

https://www.facebook.com/TheKravMaga

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *