Tres joyas de la corona underground

Esponja

Esponja

Quiero verlo!

Tres joyas de la corona underground

Este mes es el turno de las bandas olvidadas. Una cata de música para los amantes de la calidad, aunque estén medio enterradas. De grupos que siguen vivos pero que van a poco a poco trazando su trayectoria al margen del flujo comercial y de la nimiedad. Sus obras son trascendentales y necesarias porque tal vez sin ellas una parte de nosotros moriría o no estaría tan feliz como lo está ahora, cuando los escuchas satisfecho de haberlos encontrado tú y no otro. Y piensas: ¿por qué demonios nadie los conoce?

La verdad es que no poder ver este tipo de propuestas y que tampoco desde los festivales más alternativos no se atrevan o les cueste dar un simple empujón, da rabia, porque tal vez no les guste tanto el talento como parece ser. No lo digo yo, lo dice todo el mundo que los conoce. Llevo días entristecido, la verdad. Tengo amigos que tienen que hacer esfuerzos muy grandes por mantenerse a flote con sus respectivos grupos. Es por este motivo que dedico esta sección para compartir con todo el mundo tres bandas que deberías escuchar con delicada atención y que, ante todo, son del underground de la tierra. Aunque Barcelona sea o parezca una de las ciudades de las grandes oportunidades para bandas del panorama nacional, puede ser un infierno para muchas otras que quieren acceder a un sello o a festivales importantes pero que por circunstancias de la vida no pueden. Así que sin más preámbulos, aquí los tenemos dispuestos para que te molen. Empecemos.

Esponja / web: esponja.bandcamp.com

Debutaron en 2011 con un largo titulado HyperVigil (2011), un trabajo lleno de luz celestial y de rabia incondicional, al mismo tiempo y compás. Un estilo característico por un rock alternativo con un marcado shoegaze y muchas veces la presencia de ese sintetizador que aparece con toque psicodélico y que termina redondeando el sonido. Pero aun así no dejan de ser únicos y fieles a su territorio. Como si consiguieran cosechar tomateras en la Siberia, sus coros flotantes, sus letras en castellano (y algunas en inglés) dejan entrever algo difícilmente comestible debido a su intrincado significado como un sonido sucio pero a la vez evocador y seductor. Gracias por seguir ahí con ese brillo cósmico y con esos ecos del post-punk de Sonic Youth de EPs como HIH (2014) o The Soul’s Project (2014). Su último trabajo: un EP de dos canciones estrenado en marzo de este año titulado Amida, un experimento musical dedicado una al budismo con una soltura y misticismo desbordantes. Les esperaremos con los brazos abiertos para seguir degustándolos y poder verlos en directo. Por favor, seguid a bandas como ésta, porque madre mía, son la leche.

Beach BeachBeach Beach / web: beachbeach.bandcamp.com

Irrumpieron en el panorama nacional con canciones pop alternativas simples y enérgicas. Ritmos rápidos y una voz cañera y aguda que se rompía constantemente. Su debut fue el corto Leeuwenhoek (2011) el que precedió al álbum Tasteless peace (La Castanya, 2012) con aires muy dulces y con estribillos y coros que se volvían muy repetitivos y recurrentes en todas las canciones. Una guitarra que sonaba a puro garaje rock que calibraba los medios de una banda con toques e influencias más indie pero con un sonido bien buscado, diferenciador pero que aún ahora no ha conseguido una buena depuración. Sino que en su último trabajo, The Sea (La Castanya, 2014) se vuelve más sencillo, sin un volumen tan alto pero conservando esa melodía dulce e interesante de la música surf de clásicos como The Beach Boys y el garage rock de calidad más próximo a The Seeds y que aún predomina en la base, por suerte, en la mayoría de sus temas como Just like before, White clothes o en Always masking. ¿Pero qué les hace especiales? Su poca popularidad y su calidad porque se ciernan sobre las estrechas líneas puras de esta mezcla de subgéneros y sonidos que cada vez sintetizan mejor y con mucha originalidad, consiguiendo un sello identificador e intransferible.

L'hereu EscampaL’hereu escampa / web: lhereuescampa.bandcamp.com

No son de Barcelona, son de Manlleu (Vic) pero eso da igual porque se han vuelto en los últimos años esenciales en el underground barcelonés y catalán. Un dúo más próximo a Japandroids o a las melodías emos de American football irrumpe con una magistral rabia, como si intentaras quitarte algo que se te ha pegado en el paladar. Pero el sonido no se vuelve como el de la formación californiana No Age, no, porque el lo-fi no está por ningún lado sino que todo fluye gracias a un sentimiento oscuro y tenue que se grita a pelo sin que nada lo transforme, siendo puro e irreprimible. Una musicalidad trepidante desde su debut con S/T (Famèlic Records, 2011) y que asciende y mejora hasta su último álbum: Llamp de Déu (Famèlic Records, 2013). Con dos discos y un EP trazan un camino interesante pero un tanto discontinuo y que esperemos que no se corte por el momento. Presentes desde su último disco en el Primavera Sound, su adolescencia se encuentra en los festivales undergrounds de Cataluña como el Hoteler o Fusiònica. Merece la pena escucharlos con atención y cuando estemos decaídos porque os aseguro que levanta los ánimos como también enciende el desasosiego cuando más animados estamos. Temas en catalán como Margarides, La feram, Consol, condol o Les vaques forman parte de su repertorio más preciado y ampliamente más aclamado. Con qué forma transfieren el sentimiento tan poético que desprenden sus letras pero también sus riffs y ritmos que conforman la base de un sonido muy descontrolado, sin distorsión pero con una potencia y personalidad excepcionales.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *