Yelo, naturalidad espontánea y sorpresa sonora

Yelo

Al mismo tiempo que voy descubriendo el jazz, me encuentro con bandas tan sorprendentes como YELO. Tres músicos que han sabido complementarse de una forma natural y que sienten verdadera pasión por lo que hacen.

Pedro Ortuño, Edgar Grau y Eloy Lurueña componen este trío de Ambient NuJazz Instrumental al que han llamado YELO y que ahora estrena su nuevo trabajo al que han llamado Geometría Orgánica.

Ver ahora!Descargar ahora!

Edgar nos atendió y respondió muy amablemente a nuestras preguntas. Nos ha encantado hablar con él, hemos aprendido un poco más sobre el espontáneo mundo del jazz de YELO y si tenéis la posibilidad de verlos en directo, no os lo perdáis porque son conciertos únicos.

Para que los lectores puedan conoceros un poco más nos gustaría que nos hablárais sobre los orígenes de la banda y vuestros comienzos como músicos.
Como grupo YELO, empezamos a trabajar juntos hace dos años, en 2014. Yo (Edgar) tengo un estudio de grabación con Pedro, y vino Eloy a grabar una producción de música contemporánea, clásica-contemporánea, y ahí le conozco yo. Y a raíz de lo que estaba tocando, surgió la idea de incorporar un contrabajo y le pareció bien. Y dijimos “esto iría bien con el trombón de Pedro”, y le llamamos por teléfono para decirle que se viniera al estudio. Y efectivamente vino, grabamos algo, y Pedro dijo “esto está fenomenal, pero necesita una base electrónica”. Y así fue. Dijimos “parece ser que este va a ser el proyecto”. De esta forma empezamos a trabajar. Al contar con estudio es un poco fácil, por así decirlo, entrar y tocar y dejarse llevar, y luego escuchar el resultado. No queda en un simple ensayo, sino que hay un registro sonoro y podemos ver qué parte está bien o qué parte eliminar, etc. Esa es la idea, esa es la mecánica y la filosofía de YELO. Tocar, y en base a eso, va surgiendo la música.

“Esa es la idea, esa es la mecánica y la filosofía de YELO. Tocar, y en base a eso, va surgiendo la música.”

En cuanto a los orígenes individuales que me comentabas, tanto Pedro como Eloy son músicos clásicos de la Orquesta Sinfónica de Madrid, tienen una carrera como tal (Conservatorio, música clásica, oposiciones…). Yo particularmente, vengo de todo lo contrario, vengo del rock and roll, del blues, del jazz… pero bueno, ambas músicas se unen en un punto. Tanto lo clásico llevado a lo contemporáneo, como el jazz llevado a lo contemporáneo, tienen un punto de encuentro en común. Ese punto de unión es el que hace que tanto la cultura musical de uno, como la del otro fluyan naturalmente, porque es un poco el mismo lenguaje, por así decirlo.

Vuestro nombre como banda, YELO, ¿de dónde sale? ¿Tiene algún significado especial?
Eres la primera que me lo pregunta, jejeje. A mí me gusta mucho jugar con las palabras, y cuando conocí a Eloy, saqué la idea y se la puse delante. Si trasladas la “y” de Eloy como primera letra, te queda YELO. Jejejeje.
Nos gustó como palabra, suena bien. Las palabras así de cuatro letras, y que sea algo original, suelen estar muy buscadas, y ésta es la que teníamos más a mano. Jejeje.

YeloHacéis Ambient-NuJazz-Instrumental con trombón, bajo y percusión como únicos instrumentos. Hemos escuchado pocos grupos de jazz o nujazz que hagan algo parecido. ¿Habéis hecho desde siempre esta mezcla de sonidos?
Sí. La mezcla de sonidos, de instrumentos, es lo natural en nosotros; porque son nuestros primeros instrumentos. Si bien somos multi-instrumentistas, cada uno de nosotros tiene su instrumento: el trombón es el instrumento natural de Pedro, la percusión el de Eloy y el mío el bajo.

A partir de ahí incorporamos las variantes. Dentro de la percusión tenemos el vibráfono, la marimba; Pedro con los instrumentos de viento, toca la melódica en algunos; y yo, por ser cuerda, también toco la guitarra o el bajo eléctrico. Pero son variantes, digamos, de nuestros instrumentos principales. Y con eso lo que mejor se nos da es crear música.

YELO es un grupo que está basado en la composición espontánea. Es decir, nosotros nos juntamos, hay una pequeña base electrónica que nos va a guiar ,y en base a eso, tocamos. Ni siquiera fijamos acordes ni estructuras, ni nada. Tocamos.

Improvisáis entonces como en el jazz, ¿no?
Sí, pero es más. En cualquier tema de jazz, ya hay una melodía establecida que se toca primeramente para indicarla y luego vienen las improvisaciones de cada instrumento, pero siempre sobre esa estructura armónica, donde estaba basada la melodía original. Esa es la improvisación de jazz de toda la vida.

En nuestro caso es un punto más, es ir más allá, componer espontáneamente, el tema no existe y lo estoy creando en ese momento. De hecho, en el disco hay, concretamente, tres temas que fueron compuestos y grabados a primera toma, el caso de “Quince corto”, “Inéditos I y II”. Fue entrar y decir “tenemos que tocar algo de 15 minutos”. “Pues tocamos 15 minutos y lo que salga”. Lo escuchamos, nos gustó, hicimos una toma 2 para ver qué tal salía. Nos gustó la toma 1 y ahí está. Es espontáneo.

Lo mismo ocurre en los directos. Siempre hay dos o tres temas que surgen en ese directo, que son únicos de esa noche. No se repetirán jamás. Es un tema que fue creado ahí, ahí sonó, la gente que vino lo escuchó igual que nosotros mismos, y nunca más se volverá a tocar.

Asistir a un concierto vuestro siempre puede dar lugar entonces a nuevos temas únicos, ¿no?
Exactamente. Las canciones tienen un título, por ejemplo, hay uno que se llama “Cuerpos”, pero que nunca es el mismo tema. Decimos “venga, vamos a tocar algo, Cuerpos, y a ver qué sale hoy.” También tenemos otros temas que están más estructurados, que ya repetimos en base a lo que hemos hecho, que bien en directo puede durar un poco más o desarrollar un poco menos una parte o la otra. Pero claro, como hay un disco, la gente quiere escuchar lo que ha escuchado en el disco. El 80% del concierto es el disco, pero hay un 20% de creación espontánea ahí que siempre está muy bien.

YeloMuchos grupos quieren destacar de entre los demás haciendo algo distinto ¿es esa también vuestra intención con esa fusión que hacéis entre el Nujazz y la electrónica?
No es nuestra idea. Es decir, por tocar lo que nos fluye naturalmente, lo que nos sale, hemos notado que no somos iguales a los demás, pero ha sido de una forma muy natural. Cuando te esfuerzas por encontrar un nuevo lenguaje o lo que sea, te metes en un terreno bastante difícil (en cuanto a investigación).

En nuestro caso ha sido el resultado de permitirnos tocar lo que naturalmente queríamos tocar. Y eso fue dando un entendimiento dentro del trío. Durante todo este tiempo que llevo de músico, nunca antes he tenido un grupo en el que hubiera podido desarrollar con esta manera de tocar. Hay artistas, músicos, que son muy buenos en lo suyo pero que luego están menos abiertos a dejarse llevar e improvisar.

Lo mismo nos ha pasado a los tres con YELO, porque tiene que haber un entendimiento tácito con el otro para que puedas dar lugar al otro, ver tu sitio, escuchar al otro, saber qué te motiva para tocar un tema, una frase. Tiene que haber ese entendimiento que es muy natural y difícil de conseguir a priori. Digamos que o surge, o no surge.

Hemos escuchado algunos temas de vuestro nuevo disco Geometría Orgánica con esos toques electrónicos que hablábamos antes. Contadnos qué más vamos a encontrar en este trabajo de YELO.
Todo el mundo que escucha YELO se encuentra con algo inesperado. Por más que antes les digas “mira, esto que tienes es jazz, electrónica, no se qué, no se cuantos…”, te puede predisponer o no para la escucha, pero cuando le das al play te encuentras con que es cualquier otra cosa menos lo que te esperabas. La sorpresa suele ser grata porque es un poco la respuesta que tenemos de todos los oyentes. Es un poco una sorpresa sonora.

YeloEl título del disco, Geometría Orgánica, nos ha hecho pensar de repente en Fibonacci, pero bueno, es nuestra interpretación. Pero decidnos, ¿cuál es la vuestra? ¿qué motivo hizo que le pusierais al disco este título?
El título surge del arte del disco, del artwork. Para la portada del disco hemos usado un cuadro de Pedro Muiño, un artista plástico español muy bueno. Nos comentó que eligiéramos una de sus piezas, la que más nos gustara. Elegimos una pieza y dijimos “esto es….geometría orgánica!”. Si te fijas en el trabajo de la pintura, es muy geométrico por un lado pero tiene esos iconos orgánicos, y los colores… Nos salió así de natural. Pensamos que representa muy bien la idea musical de todo el proyecto.

La presentación del disco, Geometría Orgánica será el 8 de abril en Madrid, en la sala MoonDance. Ya no quedan muchos días! ¿Cómo lleváis los días previos al concierto? Contadnos un poco cómo os preparáis para el estreno y si hay nervios.
Bueno, por un lado está la preparación musical y de instrumentos y equipos que vamos a llevar en base a la sala, y digamos que esta es la preparación un poco más técnica. Y luego, lo que hacemos nosotros, es no ensayar mucho, porque si repetimos mucho vamos perdiendo la frescura, que es un poco el motor del proyecto. Bueno, hacemos dos o tres ensayos previos para estar un poco ahí y saber dónde nos vamos a meter. A lo mejor coincide y tocamos dos o tres días antes, y la cosa quedó ahí ya establecida, y por la noche, el día de la actuación, empieza a surgir. Y eso es lo que nos gusta a nosotros, porque también nos sorprendemos de lo que vamos escuchando del otro. Cada concierto tiene su punto mágico, es una sorpresa para el espectador en los directos y también para nosotros mismos.

YeloY las expectativas? ¿Cómo creéis que recibirá el público Geometría Orgánica? ¿Les sorprenderá igual que a nosotros?
Eso es lo que nos está pasando. Todo el mundo que escucha el disco lo recibe muy bien, a todo el mundo le gusta. Por un lado o por el otro, o por la sorpresa o por lo diferente.

Nos ha pasado que dos personas en dos conciertos diferentes nos han comentado la misma idea, “viendo un concierto de YELO hay como dos conciertos en uno. Uno es si estás mirando a la banda y escuchando, y el otro es si cierras los ojos y te haces tu propia película con la música que vas escuchando”. Y es un poco lo que pasa.

Hay gente que ha escuchado el disco y alguien me dijo “en un viaje que hice, me puse el disco en el coche y flipé, qué viaje que me hice!”. No hay un texto que te esté atando ahí, a una idea o a una melodía muy definida de algún instrumento que ya te marca la forma. Hay algo que vas descubriendo cada vez que lo escuchas.

La respuesta, felizmente, es que gusta. El asunto es que lo escuche la mayor cantidad de gente posible para que ellos mismos decidan, lo más importante ahora es que llegue. De momento llega bien a la gente, y eso es lo que más nos motiva. Parece ser que vamos por una buena senda porque el producto es bien recibido.

El concierto del día 8 de abril ¿es el pistoletazo de salida de una larga gira? ¿sois de dar muchos o pocos conciertos?
Ahora todavía no hay muchas fechas, pero tenemos una primera gira: el día 8, como ya sabes, en Madrid en la MoonDance, en Mayo iremos a Alicante, aunque todavía faltan algunas fechas por cerrar, el 4 de Junio en Gijón, y luego ya viene el verano y cambia un poco el panorama musical general, festivales y demás.

Y ya, para primero de año, no tenemos todavía nada concretado. Ahora la idea es tocar aunque sea para poca gente, ir tanteando un poco y ver si tenemos la posibilidad de estar ante un público más numeroso. Pero llegará, las cosas llegarán. Hay que tocar, hay que tocar para sacar el disco un poco a la calle y que la gente lo escuche.

Nos ha encantado conoceros y hablar con vosotros. Os deseamos mucha suerte con vuestro nuevo disco. Gracias por atendernos, os esperamos de nuevo cuando queráis!
Muchísimas gracias a vosotros. Un abrazo y gracias!

Ver facebook
http://yelotrio.com/

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *