Entrevistamos a CAJÓN DE SASTRE en Extrematronica

cajon de sastreCORRECCION FOTOS: Dr. Barmacéutico & 8de3.com – pág 6, 10, 11 y web  

     Para tener un buen mes de septiembre qué mejor que empezar entrevistando a una de las bandas electrónicas más desarrolladas de Badajoz. Hablamos de otro grupo montijano (no sólo salen buenas bandas de las ciudades). Ellos se llaman Cajón de Sastre….

Ver ahora!

Bueno amigos, ¿De quien Hablamos?
Hola Kali, te contamos un poco quienes somos Cajón de Sastre:
CAROL: Hola, soy Carolina Piñero (Carol), canto y toco normalmente teclados, además de ocuparme de la puesta en escena (vestuario, atrezzo, interpretación en lengua de signos y hablada, etc) y también de la imagen (diseño web). Con mi anterior grupo, 3 al Son, recorrimos Extremadura a principios de la pasada década. Por definirlo de alguna manera, hacíamos un estilo… propio, de tendencias pop, rock, cantautor y folk. Gracias a Miguel grabamos nuestra primera maqueta.
MIGUEL: Hola Kali, yo soy Miguel Ángel Gragera (Miguel), toco la guitarra, hago segundas voces y lo que más me ocupa y divierte son las programaciones midi y el sonido del grupo en general. Comencé a mediados de los 90 con un proyecto personal llamado Eccehomo, primero como banda y después en solitario.
Mantuve mi música siempre a la sombra hasta poco antes de conocer a Carol, con quien formé, de la proyección de aquellos claroscuros, Cajón de Sastre.
El 3er. miembro en meterse en el Cajón fue Emiliano Fernández (Emi), que normalmente toca guitarra o el microKorg en directo, también hace coros y segundas voces. Su pasado musical se llama Hipo, primero estaba él sólo y después montó una banda con sus amigos. Se incorporó a Cajón de Sastre en 2007, y actualmente también comparte su tiempo, talento e ilusión con Superbólido, junto a Adolfo Campini (Left Brothers, The Wish)

¿Cómo surgió el nombre de vuestra banda?
Pues… éramos Eccehomo, el proyecto de Miguel, pero cuando decidimos asomar la cabeza a la superficie pensamos que sería conveniente buscar otro nombre y a Carol se le ocurrió el de Cajón de Sastre. El nombre parece tener diversas connotaciones, algunas podrían venir a ser una especie de declaración de intenciones: un espacio donde cualquier estilo o tendencia musical pudiera tener cabida, o como dice nuestro lema “cualquier prenda es posible”. O también otras más personales: tanto el padre de Miguel como las madres de Carol o Miguel fueron costureras, o en el caso del padre de Miguel, sastre durante toda la vida. Nos viene de familia.

Habladnos de vuestro proyecto musical, de cómo empezó todo y qué relación tiene con “Extrematronica”.
En 2001 Miguel conoce a Carol mientras les graba la primera maqueta de 3 al Son, y desde entonces comparten, por lo menos, inquietudes musicales.  En 2004 Carol colabora en las nuevas canciones de Eccehomo, y poco después se animan a enviarlas al concurso que coordinaba Jorge Ares junto a Alternativa Joven de Extremadura,  Extrematrónica. Aquella primera demo la envían bajo el nombre de Cajón de Sastre, abriendo así una nueva etapa donde las texturas sonoras coloristas contrastan con otras de corte expresionista, propio de las composiciones de Miguel.

Asi que vuestra primera referencia salió en un cd recopilatorio, llamado Extrematronica… Cómo fue vuestra carrera musical al principio…
Sí, todo se elaboraba en el estudio casero (composición, grabación, edición, mezcla, masterización, autoedición, diseño web, etc), evidentemente, con sus pros y sus contras. La informática musical (DAWs, plugins, teclados y controladores midi) siempre presente, la principal herramienta de trabajo, pero las texturas más personales, además de buscarlas en loops e instrumentos virtuales, las encontramos en guitarras y voces procesadas. Estuvimos varios años grabando y moviendo demos, tocando en directo allí donde nos llamaban. Nunca buscamos un solo concierto,  aunque sí que participamos en diversos concursos, festivales y galas. En 2009 nos pasó algo muy chulo: tras ganar el I Concurso “Reload” de música electrónica patrocinado por MicroFusa, fichamos con “Tsunami Music”, sello barcelonés recientemente desaparecido. En 2011 editamos Miedos y otras fobias, nuestro primer álbum de estudio, grabado y producido en Barcelona junto a Juanjo Alba (Felix Da Housecat, Howie B, Monoculture) y masterizado por Tomi Pérez (Nena Daconte, Maldita Nerea). Nos trataron fenomenal, de hecho Juanjo viene por Extremadura a menudo y tiene en Montijo su segunda casa. Llamamos al disco Miedos y otras fobias porque nos dimos cuenta de que todas aquellas canciones hablaban o trataban de expulsar diversos miedos (a enamorarte, a la soledad, a no ser escuchado, a no ser comprendido, a la tiranía del capitalismo, a la muerte, a vivir, etc).
Ahora estamos trabajando en nuestro segundo largo, ya tiene título, se llamará Mil horas de vida y será muy diferente al primero. Hace poco presentamos en Disco Grande un primer single adelanto del álbum, “Maquillaje”, grabado y mezclado por Michel Martín en Dalamix (Madrid) y Juanjo Alba respectivamente. Aunque “Maquillaje” sigue la estela de nuestro anterior álbum, el disco se nos antoja diferente y difícil, más orgánico, más atrevido que el primero. Estamos coqueteando con otros géneros que se alejan del pop pero contagiados por nuestro sonido.

Cuando creáis una canción en qué pensáis, cómo lo hacéis y, ¿siempre revindicáis en serio?
Como sabes, Kali, las canciones pueden surgir en cualquier momento, provenir de cualquier estímulo… no hay nada forzado, nos dejamos llevar. Si tenemos que terminar una canción en un día, decimos -esto es una mierda-. Si tenemos que tardar 6 meses en hacer una canción para después mirarnos y ver ese brillo especial en los ojos… ha merecido la pena. Que no es que sea la caña lo que hacemos, pero sí que es especial lo que puedes llegar a sentir, no hace falta que se lo expliquemos a otro músico :) Esa universalidad de la música como lenguaje para transmitir sentimientos… nos induce, ante todo, respeto.
¿Reivindicar en serio? ¿En serio qué reivindicamos? ;)
Las emociones que buscamos transmitir no siempre suelen ser demasiado explícitas, y esas posibles interpretaciones pueden parecer que no siempre reivindiquemos totalmente en serio (p.e. en La Chaqueta Arrugada coqueteamos con samples y sonidos muy de andar por casa, pero la “escena” se presta a la discusión de pareja, ¿es para tomárselo en serio?)

Me gustaría que explicarais a nuestros lectores cuales son vuestros equipos y de que manera trabajáis…
El equipo no debería ser más que la herramienta que nos permite hacer nuestro trabajo, pero la herramienta es importante. La canción es siempre la misma, pero puede hacerse de mil formas diferentes. Ahí es donde la herramienta parece tener más peso. De cualquier forma, la música debe transgredir al instrumento, el sentimiento ha de imponerse a la mecánica o al bit.
En casa, trabajamos mucho con DAWS, con instrumentos virtuales y plugins, tenemos un par de sintes y cajas de ritmo pero sucumbimos a la inmediatez de todo lo que integra una estación de trabajo, un DAW como Logic o Pro Tools con sus plugins bien escogidos te puede permitir hacer un disco muy elaborado, pero también puede hacer que te dejes cosas en el tintero. Mira a tu alrededor, el mundo está lleno de sonidos, de armónicos, de ambientes. Hay que intentar capturar esos ambientes o al menos captarlos en las canciones. El amor duele… y suena, ¿cómo meterlo en una grabación? Creo que hay que sentirlo de verdad.
Y la parte técnica es muy importante. Durante la grabación de Miedos y otras fobias aprendimos, con Juanjo, a grabar salas y tratar la acústica con el respeto, como se merece, a probar cosas, a buscar texturas diferentes… Reamplificamos bajos y sintes, convertimos instrumentos virtuales en reales, grabamos bases en grabadora de cinta y volcamos a Pro Tools, jugueteamos con un vocoder analógico, con un moog realistic, con un theremin (dificilísimo afinar), pero sobre todo, la paciencia, el cariño con el que se pueden hacer las cosas, es lo que al final te realiza en tu trabajo.  Y para ello necesitas un espacio adecuado, un equipo adecuado, un estudio adecuado, un buen técnico… al final todo esto, además de un trabajo apasionante, te cuesta un dinero que no recuperas.

¿Os ha sido difícil desde Extremadura conseguir más seguidores y disfrutones de la música de Cajón de Sastre?
Para que todo este esfuerzo cobre sentido, necesitas llegar a más público del que hay en Extremadura, salir fuera a tocar, hacer promos, etc. Pero si no tienes quien te lleve de la mano, puedes perderte en el camino. En ese sentido, nosotros, hasta la fecha, no hemos sido demasiado exigentes, no hemos salido a buscar guía, aunque es posible que tras varias experiencias lo hayamos encontrado. Casi siempre nos llaman para tocar, no solemos llamar nosotros a casa de nadie, a no ser que estemos presentando algo nuevo y el momento lo requiera. Normalmente anteponemos la creación y la recreación a la ejecución, al directo, aunque para poder seguir creando necesitas seguir tocando, seguir alimentándote de tu público, de tu directo, es un importante elemento motivador.

Habladnos de lo que supone NO vivir en algún lugar con más oportunidad que las que ofrece Extremadura: sin estudios de grabación, sin sellos, sin industria musical de ningún tipo…
El aislamiento musical en el que vivimos en un pueblo como Montijo o en general, en una región como Extremadura, tiene sus pros y sus contras. La ventaja es que te da tiempo a madurar antes de aventurarte a salir fuera de la región. La gran desventaja es que pareces estar al margen de todo lo que ocurre ahí afuera, pareces estar perdiéndote algo importante. También puedes buscarte la vida y salir a tocar y tocar, pero, ¿bajo qué precio? No creo que merezca la pena hacer 800 kms. para tocar para 30 personas, aunque sí que es necesario probarlo.
Otra cosa es ir de la mano de alguien. Cuando fuimos a tocar a la sala 3 de Razzmatazz (Lolita’s), ante un público que nunca nos había visto, patrocinados por una conocida marca, nos dimos cuenta de la poca accesibilidad al público que tenemos los grupos que vivimos en ciudades pequeñas.
No quiero decir con esto que todos los grupos o artistas que viven en grandes ciudades lo tengan fácil, no, pero todos sabemos lo difícil que es llegar al público, que te den la oportunidad de tocar en una sala como dios manda y no te cueste dinero, que te lleven a tocar a un festival sin que necesariamente seas el grupo de moda o tengas la mejor agencia de contratación, que se valore tu trabajo por lo que haces, no por el nombre que fuiste o el que otros pretendan que seas.

¿Cuál es el festival donde mejor os han aceptado y dónde os lo habéis pasado  mejor?
Contemporánea ha sido uno de nuestros referentes. Hasta la fecha hemos tocado en 3 ediciones. Te emocionas al compartir cartel con artistas que escuchabas ya de adolescente.
Estar en la gala de los premios Pop-Eye también es una experiencia inolvidable, más si eres premiado. Cantar para Massiel, tomarte una caña con Jeanette, charlar con Jesús Ordovás o Julio Ruiz
Europa Sur, en Cáceres, también es un escenario privilegiado.
Por su parte, nos encantaba el Navalpop, en Navalmoral de La Mata, trataban a los grupos como a auténticos artistas. Y aquí he de hacer una crítica a los compañeros arrieros: creo que los grupos deberíamos hacernos ver como artistas, llegar a las salas demostrando que somos artistas, arrieros pero artistas, no mulos de carga que se beben hasta el agua de los floreros.

¿Alguna vez no os han entendido o no han entendido vuestra música?
Cuando tocas en un espacio donde el público no va a escuchar, y no está por la labor de entender, sino más bien de ingerir y llamar la atención, es probable que se encuentre con algo que no le guste o no entienda. Esto puede pasar en espacios abiertos al público donde no se filtra correctamente la información. Pero también nos hemos encontrado en muchas ocasiones con la admiración y el respeto de un público que no nos conocía de nada, y que incluso después del concierto se ha acercado a saludarnos, comprarnos discos, etc. Depende de muchos factores.

Dadme vuestra opinión sobre los temas más tópicos de internet, la cultura es gratis, la música o el cine, ¿os ha beneficiado? Qué aportáis a esta nueva industria (discos o artwork descargable). Comentar todos los medios en los que vosotros estéis apareciendo (youtube, facebook, twitter).
El tema de la cultura nos lleva hirviendo la sangre desde hace algún tiempo. Ya de por sí herida de muerte, la últimas iniciativas legislativas no hacen  sino más que trizas del árbol caído.
Se nos plantean cuestiones como si la intención del gobierno no será otra que la privatización de la propia cultura, convertirla en un artículo de lujo al alcance de unos pocos, etc. Un sinsentido, pues pensamos que el arte, como máxima expresión del sentimiento humano, emerge del pueblo, pertenece al mismo y si la tecnología hace del planeta una aldea más global, la creación artística, que fluye por los cuatro costados del globo, no hace más que acercar a las personas, con lo cual con esta política sobre la cultura vamos en contra natura a ese sentimiento, a ese pensamiento común que acerca a los pueblos.
Cultura accesible, compartida, pero ni a cualquier precio ni gratis, porque creemos que no hay nada gratis, que igualmente, de alguna manera, lo estamos pagando.
Un ejemplo muy claro es el de la música en la red. No hay música ni gratis ni regalada. Cuando descargas una canción de internet de forma gratuita y por ejemplo, ilegal, además de haber pagado el equipo desde donde te conectas, la cuota de conexión, el dispositivo de almacenamiento, etc, estás cediendo tus datos a un proveedor de servicios que se está lucrando con tus visitas a través de la publicidad. Esto viene generando un modelo de negocio en el que la industria musical, debido a la crisis económica, a su falta de adaptación a los cambios tecnológicos y a la cultura de gratuidades que tenemos en España, sale mal parada.
Los grupos musicales ganan en popularidad, pero si no tienen los medios necesarios como para llegar al gran público fuera de internet (la mayoría), quedan con el culo al aire. ¿Y por qué decimos esto? Porque hace unos años había sellos discográficos independientes que apostaban e invertían en la carrera de aquellos grupos que les resultaban interesantes. Editaban álbumes, ep’s, singles, etc, corrían con los gastos de una gira, construían una carrera en torno al artista… ¿Era esto mejor que lo que los grupos tenemos ahora? ¿Podríamos haber mantenido un modelo de industria musical acorde con las necesidades de público y artistas? Ahora mismo la única salida es la autoedición, y sigue habiendo numerosos intermediarios, pero han cambiado de nombre y de epígrafe empresarial.
A nosotros, internet nos ha beneficiado y nos ha perjudicado. Quizá hayamos llegado lo suficientemente tarde como para lo viejo y lo suficientemente pronto como para lo nuevo, lo que aún por construir, porque queda aún mucho trabajo por hacer. En cualquier caso, todo lo relacionado con la industria musical lo consideramos, como decía Herzberg, un factor de higiene, que puede incidir en nuestra satisfacción, pero no en nuestra motivación. La música en sí, los sonidos, las melodías, las armonías, los ambientes… eso es lo que queremos, el problema es que hemos de sacar el tiempo necesario y suficiente para ocuparnos de otras tareas que nos permitan pagar la luz o la hipoteca, ocuparnos de nuestras familias, etc.

Ha sido un placer haceros esta entrevista y ha sido de gran valor vuestras opiniones. Gracias desde LaCarne Magazine¡¡¡¡
Gracias, LaCarne Magazine, por vuestra importante labor de difusión y apoyo a las bandas, grupos y artistas extremeños. A vuestra vera y entre muchos, seguiremos construyendo la historia musical extremeña.
Salud y mucha música!

Visita www.cajonesdesastre.com

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 − 1 =