DÏSTURMENTÄL – EL REGRESO DE LA BESTIA

disturmentalUno de los mejores grupos de los 90 en Extremadura ha regresado y de qué forma.  Dïsturmentäl siempre ha estado en la memoria colectiva gracias a su trabajo en los escenarios y a su leyenda forjada en los fuegos del Heavy Metal extremeño. Pedro Barrantes se une ahora a Miki Gázquez para resucitar un proyecto que no tenía que haber desaparecido. Guitarras que suenan como motosierras, letras ácidas de denuncia social, solos salvajes y contundentes… Dïsturmentäl no es un grupo normal, es un proyecto que ha crecido y ya pertenece a todos los músicos extremeños. Todos deberían conocer su nuevo disco (Malditos, 2013) y reconocer que lo mejor de este año ha sido El regreso de la Bestia.
Habéis esperado 10 años para volver a darle vida a la apisonadora Dïsturmentäl, ¿quiénes forman parte de este nuevo viaje?
Pedro Barrantes: Como miembro fijo de la banda está Miki Gázquez,  vocalista y frontman del proyecto.  Nuestro deseo es poder contar siempre con los mejores músicos de Extremadura. Por eso, hemos querido contar para el primer videoclip con Óscar Trigoso a la batería, los grandes guitarristas Antonio Castelló y Dave Lerman, todos ellos integrantes de la banda Dimenssion, y con el bajista Manolo Crehuet, que por su contundencia y brutalidad ha demostrado ser la mejor opción para la banda. Todos son grandes músicos con los que esperamos contar en futuras ocasiones y también en posibles futuros directos, aunque entendemos que también tienen que atender a sus propios proyectos profesionales. En cualquier caso, los músicos que trabajarán con Dïsturmentäl serán músicos de gran nivel, como los que ya he citado, y deben ser amantes del metal, creer en el proyecto y comprometerse con él, sentir lo que hacen.En aquella primera época de la banda erais de los más activos de Extremadura, ¿qué objetivos llegasteis a conseguir?
P.B: Después de dar un montón de conciertos, (ya por aquel entonces se le podía llamar “gira”) el principal logro fue tocar en el prestigioso festival internacional Festimad. Era muy, muy difícil entrar en ese tipo de círculo y para nosotros fue todo un reto. Lo vivimos con mucha ilusión. En ediciones anteriores eran más exclusivos del “Pop Indy” aunque ya empezaban a entrar como cabeza de cartel grupos más duros. Además, las principales revistas del momento publicaron artículos sobre la banda, con muy buenas criticas. Estoy hablando de revistas como “Guitar player”, “Heavy Rock”, “Metal Hammer”, “Kerrang”, algo que sin tener una oficina de management profesional era un gran logro. Sin duda, eso ya decía mucho a nuestro favor y nos daba confianza para seguir trabajando.

¿El Cd que grabasteis en el 97 fue el top de aquel periodo como grupo, o teníais más proyectos que se abandonaron con la disolución?
P.B: Cuando se disolvió la banda ya habíamos agotado todos nuestros compromisos de conciertos y giras, aunque es cierto que nos hubiera gustado haber participado en algún festival importante del género. Por aquel entonces, además, ya empezaba a tener ideas de algunos de los temas que componen el nuevo proyecto, pero Dïsturmentäl quedó aparcado y esas ideas se quedaron en cajón hasta ahora.

¿Cuáles fueron los motivos por los que se disolvió la banda?
P.B: No creo que existan motivos concretos, pero, por ejemplo, recuerdo que me negué a tocar en un festival que se celebró en Coria. Recuerdo que venían entre otros Def Con Dos y recuerdo que nos citaron a las doce de la mañana para probar el sonido, y eran la cuatro de la tarde y todavía no se había montado el equipo. Para mí eso es una tomadura de pelo, una falta de respeto hacia el músico. Yo no tenía por qué aguantar eso, pero aguanté todo ese tiempo porque el organizador era amigo. Quizás no tuviese toda la culpa, pero llegó un momento en que decidí que ya era suficiente. No me arrepiento de la decisión que tomé en ese momento, pero sí que me disgustó el hecho de que hubo chavales que hicieron un gran esfuerzo únicamente para vernos y se llevaron un decepción. La decisión de no tocar en el festival fue unánime, pero yo fui el que mas insistió en retirarnos del cartel y eso disgustó a parte de la banda.
Después de esto, empecé a darle más importancia y dedicarle más tiempo al estudio de grabación que estaba montando. Por eso, y por un cambio en mi situación personal, se dieron las circunstancias para que Dïsturmentäl casi desapareciera, y que sus miembros siguieran caminos distintos.

Lo que nadie se imaginaba es que volveríais 10 años después. ¿Cuándo supisteis que el regreso de Dïsturmentäl era seguro? ¿Hubo algún “momento mágico”?
P.B: En realidad, hasta que no hubo un poco de estabilidad emocional, personal y laboral en mi vida, no pude seguir con el proyecto. Recuerdo que por aquel entonces  nació Daniel, mi hijo mayor, y tenía pánico de que le pasara algo. Estaba continuamente  pendiente de él, y tenía mucho miedo de no poder actuar correctamente en el caso de que ocurriese algo malo y no pudiera dominar la situación. A esto se unió el hecho de que vivía en un pueblo, y las únicas noticias que me llegaban era de la guerra de los Balcanes y eso aumentaba el miedo sobre todo por mi hijo. En esas condiciones uno no se puede centrar en nada.
Cuando las cosas se estabilizaron un poco (y te puedo decir que pasaron años), decidí dedicarle menos tiempo al estudio y más a Dïsturmentäl. Poco a poco fui creando una base sólida en la que asentar todas mis ideas. El momento mágico fue el día que hicimos las  primeras pruebas vocales con Miki. Yo le conocía de años y sabía de su potencial, pero él estaba con sus proyectos y aunque quería hacerlo, no encontraba el momento. Créeme si te digo que si no lo hubiera hecho él, posiblemente Dïsturmentäl hubiera muerto definitivamente. Yo no estaba dispuesto a pasar por el trago de tener que volver a cantar. Después de la prueba supimos rápidamente  que Dïsturmentäl podía seguir adelante.
Miki Gázquez: De ese día me acuerdo. Fue un día que también estaba un gran amigo nuestro, Fran. Me pusisteis el disco y yo pedí que para hacer las pruebas quería hacerlo con Revelación. Era el tema que yo pensaba en ese momento que podía hacer mejor, pero con el tiempo descubrí de que eso no era nada comparado con lo que podíamos hacer con las demás canciones. Fue una sorpresa para mí, y fue en ese momento cuando me dije ¿por qué no cantar heavy metal?

¿Cómo definirías el sonido de Dïsturmentäl?
P.B: Dïsturmentäl sigue teniendo un sonido típicamente Heavy Metal, aunque las estructuras de los temas no lo sean. El sonido, los riff… sí son puros Heavy Metal, pero no las estructuras. La manera de construir el esqueleto de los temas es diferente. No suelen tener el típico estribillo, pero salvo excepciones cuidamos mucho de la melodía. Procuramos que los temas tanto en lo musical, como en la entonación vocal, sean melódicos, y no me refiero a la balada ni al rock llamado melódico Americano AOR. El que ya nos conoce sabe de lo que estoy hablando y se va a encontrar con 12 temas dentro del estilo Dïsturmentäl, pero totalmente nuevos y de ninguna manera suponen una repetición de los que ya escuchó en el primer disco. No es que sea un disco complicado, al revés. Lo que ocurre es que no sigo unos patrones habituales a la hora de componer.
Si bien en el primer trabajo había más temas instrumentales, podríamos decir de relleno, en este no hay nada de eso. Hay doce temas en los que según nuestro criterio no sobra ni falta nada. Posiblemente, habrá quien piense que falta la típica balada romántica, pero de momento y por ahora en Dïsturmentäl no se baraja la posibilidad de que eso suceda.
En cuanto a la temática, el nuevo disco sigue la huella de la anterior etapa de la banda. Aparecen temas relacionados con la política, la guerra, las injusticias, el desorden mental, la religión, el satanismo… Todo esto mezclado al más puro estilo Dïsturmentäl, que yo aseguro que en este nuevo trabajo ya queda bastante definido.

Nos ha sorprendido gratamente la evolución de Miki Gazquez. ¿Os costó empezar a trabajar juntos?
P.B: Lo que Miki había hecho anteriormente en el ámbito musical no tiene nada que ver con Dïsturmentäl, ni siquiera con el Heavy Metal. De hecho, al principio, por su trayectoria, tuve mis dudas  de que pudiera formar parte del proyecto, pero poco a poco fue involucrándose cada vez más, y aportando ideas dentro de la filosofía Dïsturmentäl.
La verdad es que no nos costó casi nada empezar a trabajar juntos. Durante la grabación se iban  intercambiando ideas, rectificando cosas e incluso se llegó a eliminar algún tema porque no parecía adecuado al estilo Dïsturmentäl.

Miki, ¿cómo ha sido el proceso de grabación para ti?
M.G: Para mí ha sido un placer trabajar con Pedro. Es un gran compañero además de que he aprendido mucho con él sobre este mundo del heavy metal. En poco tiempo le he cogido cariño tanto a él como al proyecto, y aunque de vez en cuando escuchaba este estilo musical, ahora ya es una tónica en mi vida.
Yo tengo un pequeño estudio de grabación en mi casa y podría haberlo grabado allí, yo solo. Sin embargo, le dije a Pedro que prefería que estuviera él presente durante el proceso de grabación y no tuvo inconveniente en ello. Estuvimos mucho tiempo juntos enfrascados en el estudio para conseguir sacar algo bueno de mi voz. Fue una aventura divertida y sacó de mí el heavy que llevo dentro.

Lo que sí es cierto es que regresar a los circuitos con nuevo trabajo bajo el brazo ha sido una gran idea. ¿Por qué elegisteis ese nombre para el Cd?
P.B: Tenía otro titulo para el álbum pero era más largo y  quizás complicado, podía generar confusión así que decidimos cambiarlo. Elegimos “Malditos” porque es directo y define muy bien a muchos de los personajes de  nuestros temas, y a muchos de los personajes que hoy  pululan por desgracia en nuestro panorama actual, en nuestra vida cotidiana: políticos y empresarios indeseables, curas pederastas, personas  que quieren ser populares y  lograrlo a toda costa cueste lo que cueste. Dïsturmentäl está llena de malditos inocentes y malditos culpables.
Es curioso, pero con Dïsturmentäl sigue pasando, muchos dicen Distrumental que no sé lo que es… Instrumental?

¿Trabajasteis todos en la composición de los temas o eso es tarea de una única mente?
P.B: Prácticamente todos los actuales componentes entraron en la banda cuando todo estaba compuesto y casi grabado, por lo que nada pudieron aportar, pero admito todo tipo de sugerencias al respecto. Eso sí, el que las haga tiene que tener muy claro el espíritu y la esencia Dïsturmentäl.
Hay muchas maneras de contar historias pero Dïsturmentäl tiene una forma única de hacerlo y el que quiera aportar algo musicalmente lo tiene que tener muy claro. A mí no me vengas con un blues o un rockanroll, porque eso no es aceptable por mucho que me quieras contar de dónde venimos. A mí me gusta todo tipo de música, menos las sevillanas. Me gustan las horteradas y la música pop y funky de los setenta. Hay música actual que me gusta y otra que no. Tampoco es que quiera estar a la ultima, pero Dïsturmentäl no es ni bluesero, ni rockero… es heavy, y es Dïsturmentäl.
A la hora de componer me acuerdo mucho de las bandas clasicas Zeppelin, Purple, Judas, pero no sólo del Hard o del Heavy, también de bandas de Pop, pero no por el estilo, sino porque componían CANCIONES y te voy a poner un ejemplo: Eleanor rigby de los Beatles  o Father to son de Queen o un montón de canciones de Queen y de otros muchos que hacían CANCIONES, y no solo RIFF RAFF.

¿Dónde grabasteis? ¿Os sentisteis cómodos?
P.B: Todo se grabó en los estudios In/Out. Prácticamente todo lo grabé yo, exceptuando las baterías, la voz, los teclados y  alguno de los solos. Tener estudio propio te da toda la libertad de experimentar con toda la tranquilidad y confianza que sea necesaria. La gran mayoría del trabajo lo hacía primero en casa  y cuando las cosas estaban muy, muy claras, se hacía el trabajo de estudio.
Fran  Siendones, aparte de grabar el solo de “Revelación”, participó activamente en la grabación de casi todo el material. Fran  es quien trabaja y lleva las riendas del estudio, y fue decisivo a la hora de elegir la microfonía, y los amplis, para lograr un sonido contundente y afilado, como a mí me gusta. Aunque parezca fácil, es muy complicado trasladar el sonido que te gusta a los monitores tal y como lo tienes pensado. Yo quería que las guitarras sonaran parecidas al sonido que desprende una motosierra, y créeme que lo conseguimos, aunque claro, luego en las mezclas todo tiene que guardar un equilibrio y no se puede abusar. Si por mí fuera, las pondría a tope hasta que se te reviente la cabeza.

Tenemos muy buenos músicos en Extremadura, ¿Habéis contado con alguna colaboración?
P.B: Como colaboración especial hemos podido contar con Kay y Fran Siendones. El primero ha grabado todos los teclados del álbum, dándole un toque especial a los temas. Fran se ha currado un solo con mucho gusto y digno de cualquier guitarrista de élite, la verdad es que como músicos son muy buenos y tendrían que valorárseles mucho más, pero bueno, hay personas que siguen haciendo las cosas por gusto y simplemente por el placer de hacerlo. Además, hemos contado con algunos de los integrantes de la primera formación. José Joaquín ha grabado casi todas las baterías. De eso hace ya dos años.
Para las demos de este nuevo trabajo conté en su día con Manu Herrera, pero para la grabación definitiva fue imposible contar con él por sus compromisos profesionales. Después de grabar yo mismo algunos de los solos, de los más técnicos se encargó Antonio Castelló, de Dimenssion, que ha realizado un gran trabajo. Antonio es muy exigente y desechaba algunas grabaciones que yo daba por buenas. Dave Lerman estaba en esa época por México. De todos modos, Lerman me mira de reojo, con recelo, creo que ve en mí algo maligno… no se fía. Espero que el tiempo pueda borrar esa sensación de su mente.

Dicen que lo más difícil de una grabación es la parte final de producción y mezcla. ¿Cómo os fue a vosotros?
P.B: Bueno, eso es una cosa que nos ha traído de cabeza. Tienes que conocer muy bien tu equipo (en el caso de que sea tu propio estudio) para compensarlo todo y procurar que el resultado final, aparte de coherente, quede de tal manera que en cualquier equipo que se reproduzca suene  igual y no desfase nada. Eso es muy complicado, y de hecho hay estudios que sólo se dedican a ello.
M.G.: Por mi parte, a lo que yo me he dedicado ha sido a retocar pequeñas cosas, arreglos de las canciones, aunque tengo que decir que Pedro lo pone muy fácil. Es un gran compositor y con nada que se haga, algo que ya era perfecto de por sí queda brillante. También he trabajado el sonido, para que quedara lo más fiel a lo que Pedro pretendía. Ha sido bastante difícil porque hay muchos instrumentos grabados, hay bastantes pistas de guitarra y era fácil que alguna cosa se perdiera.
Hemos hecho cuatro o cinco máster diferentes y cuando íbamos por el penúltimo nos dimos cuenta de que lo que habíamos hecho al principio era lo que estaba bien. Es algo que pasa muy a menudo. Como dice Pedro, es una técnica muy complicada, es difícil conseguir un resultado coherente que suene bien en cualquier equipo, pero finalmente pensamos que el sonido definitivo es increíble, y que va a cubrir con creces las expectativas de los seguidores. Por otra parte, Pedro no ha desfallecido en los intentos y me agrada trabajar con una persona que es perseverante y tenaz.

Entonces el disco ya está listo para salir al mercado. ¿Dónde vamos a poder encontrarlo?
P.B: En principio el disco se va a distribuir exclusivamente en formato digital, por las facilidades que ofrecen este tipo de plataformas. Además, creemos que es la mejor manera de llegar a seguidores de la banda que compraron el primer disco estando fuera de Extremadura o incluso fuera de España. Con las infraestructuras que había en aquella época, lo recibían a través de correo postal. Ahora las posibilidades de distribución hacen que todo esto sea más fácil. El disco estará disponible en iTunes a lo largo del mes de marzo.

¿Tenéis ya preparada la gira de presentación? Más de uno podríamos ir a donde hiciera falta para veros en los escenarios…
P.B: Lo lógico, después de la promoción y el lanzamiento del disco, sería encerrar a los muchachos en las mazmorras y empezar a preparar los directos, pero tal y como está la situación, con una caída brutal de público en los conciertos, primero tendríamos que hacer una valoración de los acontecimientos, ver cómo funciona el nuevo disco y cómo reaccionan los fans, los de siempre y los nuevos, y a partir de ahí estudiar las mejores opciones para que todo el quiera vernos pueda hacerlo en las mejores condiciones.
Lo ideal para el proyecto como Dïsturmentäl sería teatralizar los conciertos con actores, poner distintos decorados y fondos, y para eso es necesario contar con salas grandes y que estén bien acondicionadas para tal fin.

Lo que sí está más que preparado es vuestro primer videoclip, Loco. Lo presentasteis el pasado 19 de febrero en Cáceres. ¿Cómo fue la reacción de la gente? ¿Buenas vibraciones?
P.B: La presentación fue muy bien. Teníamos muchas ganas ya de sacarlo a la luz, y más en un espacio como la Filmoteca de Extremadura, proyectándolo en pantalla de cine. A los asistentes le sorprendió el video por todo en general. Aunque hay escenas sangrientas, el toque de humor a la hora de hacer algunas tomas es decisivo, y le da un toque especial que posiblemente se utilice en otros videos.
Queremos hacer una fuerte apuesta por lo audiovisual ya que como te he contado antes no tenemos en nuestros planes a corto plazo actuar en directo. La presentación era en principio para la prensa, pero hubo muchos seguidores de la banda y amigos que se acercaron para acompañarnos. Les estamos muy agradecidos por todo el apoyo.

El director de este videoclip es Miki Gázquez. Cuéntanos cómo fue la experiencia de la grabación, en la que por cierto aparece Epi Figueroa. ¿Qué planes tienes para los próximos videoclips?
M.G: En este primer videoclip se ha trabajado con los recursos que teníamos a mano. Se ha elegido la canción “Loco” porque pensábamos que era la más idónea, y porque sólo con dos actores se podía contar la historia que Pedro había ideado. Yo, personalmente modifiqué un poco la historia con el fin de que el videoclip fuera lo más asequible posible a nivel de producción, y fue estupendo trabajar con Epy y con Pedro porque son dos personas que han estado o están implicadas directamente con el proyecto y comprenden muy bien la filosofía de las canciones.
El videoclip se grabó durante un día aunque la fase de montaje ha llevado algo más de tiempo. Nos lo hemos tomado más bien como un juego porque tampoco teníamos la pretensión de hacer una gran superproducción de Hollywood, pero pensamos que como comienzo no está nada mal. Ahora que la máquina de Dïsturmentäl ya  ha echado a andar, mi intención es poner toda la carne en el asador y poder hacer mejores producciones.
En un principio, pensamos hacer el videoclip de la canción Crónicas de un pueblo. Teníamos una idea que era bastante costosa y ambiciosa a todos los niveles, pero debido a esto y a las exigencias tanto técnicas como de producción lo descartamos porque en ese momento Dïsturmentäl no estaba preparado para asumir algo así.
La filosofía de la banda, que yo secundo, es que si algo no puede hacer bien del todo, no se hace. Tenemos la intención de seguir adelante con los vídeos, y aunque el que más ilusión me hace editar y producir es Crónicas de un pueblo, pienso que todas las canciones tienen un gran potencial para ser trasladadas al formato audiovisual.

Gran grupo, grandes músicos y un pedazo de trabajo de estudio es lo que os encontraréis al descubrir a Dïsturmentäl. Muchas gracias por pasar este buen rato con nosotros. Espero que nos crucemos pronto en los escenarios. Si queréis añadir algo más para nuestros lectores, este es el momento.
Ya que nos das esta oportunidad aprovechamos para decirle a los lectores de LaCarne que si les ha gustado la entrevista y están interesados en saber más sobre Dïsturmentäl pueden mantenerse informados de todo lo que hacemos en nuestros perfiles en redes sociales: www.facebook.com/disturmental y www.twitter.com/disturmental  y en nuestra web www.disturmental.com

Enlaces de interés:
www.disturmental.com

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − seis =