Alonso Torres – Ella’s song de los Kinky Attitude

Leer esta seccion   Ver otras secciones  
Alonso Torres LaCarne MagazinePor donde lo pilles, por donde empieces, lo que escuches… la introducción, por ejemplo, de este disco, me recuerda por lo disímil al inicio del disco que Bryan Wilson tardara en hacer 35 años sin los Beach Boys, “Smile”; allí sonaban cantos de hombres intentado ser sirenas, en este disco que han creado a mil quinientas manos Jesús “Epy” Figueroa y Carlos “Chinesky” Ojeda hierve la primera imagen (desierto y sol, piedras y plumas, todo borroso debido a una luz excesiva) de una película que alguien tendrá que hacer algún día (¡hostias, y si he encontrado mi camino?), y lo digo de verdad y pensando en mi futuro más próximo, eso sí, haciendo una versión en la que no necesariamente se cuente con la ayuda, asesoramiento e incluso aquiescencia de los hacedores de esta joya musical (y no es coña) universal, y no digo esto porque los autores sean colegas y amigos, compañeros, además, en algún proyecto musical, sino porque el disco es… espectacular: “Ella`s song” de los Kinky Attitude..

He esperado para escribir esta reseña hasta última hora (lo siento, buena y comprensiva gente de LaCarne Magazine) no por miedo precisamente a la página en blanco (esa paranoia nunca la he tenido, y toco madera), sino por saber lo que sale de mi pluma de indio (existía un personaje de cómic, allá por los años 70 que se llamaba “Nube Baja” y a mí me encantaba, eraaaaaaaa… era como yo quería ser –¡qué barbaridad, cómo hemos cambiado!-) al escuchar este disco (tan maravilloso) que llevará en la calle, cuando esto se publique, apenas cuatro semanas (se puede localizar y comprar en la librería “Figueroa2” y en www.ruidodefondo.com), y lo he hecho de tal forma, a última hora, para no reflexionar (me pierdo, me pierdo en disquisiciones múltiples y quería que la cosa no fuera tan “filosófica”) en demasía sobre el trabajo de estos dos geniales (de genialidad) músicos que podrían ser, uno, criollo cajún, y el otro, tijuanero espalda mojada, y que sin embargo son de Reseca, en el Lejano Oeste Peninsular, esto es, de Cáceres -qué lejos-, Extremadura –al Oeste, más al Oeste-, España –Eggpaña-, Península Ibérica –unión, ya, y republicana, con Portugal-, Europa –asko de mercaderes-, el Mundo –miiiii caaaassssaaaa-, la Vía Láctea –leche de madre-, nuestra Galaxia –una más-, el Universo Todo –por descubrir-. ¿No decía Rick, el de aquel café, que ya me gustaría a mí frecuentar, de Casablanca, “soy borracho, ciudadano del mundo”? Son, Chinesky y Epy, músicos, tremendos, y también, por ello, ciudadanos del mundo (y tienen que buscar quien distribuya su “producto” sin complejos y a lo grande, sin penas y sin provincialismos, que por cierto, tienen que acabar de una vez por todas).

Escribo con los cascos puestos y por única luz, la de la pantalla del ordenador, la soledad es grande en esta noche-madrugada, [email protected] duermen y agradezco las siestas que me permite la familia para poder estar aquí, en el sitio en el que normalmente redacto (sentado a la mesa del comedor, sobre una recta silla) escuchando a todo volumen (recuerdo, llevo los casquitos del mp3 de mi hijo puestos, así que si pasa algo, no me voy a enterar) esta creación musical (también incluye cómic, este, con los dibujos de “Gabi”, Gabriel de los Bueis; además, la primera semana que estuvo en venta se regaló con el cedé una botella de vino, “Kinky wine”, o bien podías elegir una de cerveza, “Kinky beer”, todo un auténtico lanzamiento no visto por estas lejanas tierras apartadas de la mano de Dios, uuummmhhhhh, “lejanas tierras apartadas de la mano de Dios”, recuerda a “Meridiano de sangre” de Corman McCarthy).

La música que nos hace reflexionar, la que hace pensar (y esto no quiere decir, “mejorar”), es la que llamó Baricco, “reservatta”, y este disco, “Ella`s song” de los Kinky Attitude me ha hecho replantearme (reflexionar) cambiar de oficio, ¿podría intentar a estas alturas de mi partido ser director de cine (aunque solo fuera para dirigir una peli cuyo título es, “Ella`s song”)? Je, je, je…

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *