Documental sobre el activismo punk

“Positive Force: More Than a Witness; 30 Years of Punk Politics in Action” es el título de un documental a propósito de Positive Force, un grupo de activistas radicado en Washington DC y vinculado con la escena hardcore de la ciudad.

activismo punk

activismo punk

Dirigido por Robin Bell, acaba de publicarse en dvd en EEUU y cuenta la historia del colectivo a través de sus campañas contra el racismo, la homofobia, la pobreza en las calles, el militarismo, etc. La vinculación de Positive Force con la música e incluso el hecho de que miembros de destacadas bandas de la capital de EEUU formaran parte activa de la misma explica que a lo largo del filme podamos asistir a actuaciones de Bikini Kill, Nation of Ulysses, Anti-Flag o Rites of Spring, además de que componentes de estos y otros grupos como Kathleen Hanna, Ian MacKaye, Dave Grohl, Ted Leo, Allison Wolfe (Bratmobile), Jello Biafra o Jenny Toomey (Tsunami) son entrevistados frente a la cámara.

A modo de promo en la red ha visto la luz este clip con la aparición de Ian MacKaye y una actuación de Fugazi el 12 de enero de 1991 dentro de una serie de protestas contra la guerra en Oriente Medio. (Fuente: Mondosonoro.com)

Si el activismo estuviera remunerado, Mark Andersen tendría más dinero que Leo DiCaprio en El lobo de Wall Street. O más, quién sabe. Pero a Mark no le interesa contar billetes, sino causas justas. Una nueva manera de hacer matemáticas donde sólo importan las personas y nadie puede quedar excluido. Nacido en un pueblo de Montana a finales de los años 60, Andersen empezó a creer poder cambiar el mundo justo cuando el hardcore estallaba en Washington DC, la capital de un país tan injusto políticamente como fértil en propuestas contraculturales. Ha escrito libros importantes para la escena, Dance of Days: Two Decades of Punk in the Nation’s Capitol (2001), ha participado en documentales, ha sido el motor de movimientos tan importantes como Positive Force, ha sido inspirado por la mejor generación de artistas del siglo XX y, a su vez, ha inspirado a otros a empezar a cambiar el mundo desde su propio mundo. Sin embargo, nada de eso parece alterar a este nieto de emigrantes daneses y noruegos. Su verdadera obsesión son los demás y cómo hacer para que, a través de su acción, los otros (¿nosotros?) tengamos vidas más dignas, más justas, más vivibles. (Fuente: http://stafmagazine.com/features/mark-andersen/)

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *