Dolores O’Riordan, Cielos Amarillos por siempre

Lo de Dolores O’Riordan son de esas noticias que jamás quieres creerte. Cuando uno va cumpliendo años y peinando cada vez más canas y menos pelo, va acostumbrándose a la desaparición de aquellos artistas que marcaron una época, sobre todo la niñez y la adolescencia, que tan importantes son una como la otra.

Especialmente en 2016 esa horrorosa sensación se incrementó de una manera casi insultante, jamás un año fue tan desgraciado para la historia de la música reciente.

dolores o'riordan

El día de la muerte de Dolores O’Riordan

Desde Black a David Bowie pasando por Prince, George Martin o George Michael, poco a poco uno iba adquiriendo la idea de que hacerse mayor duele, en especial cuando ves cómo artistas que apenas tienen 20 años más que tú nos abandonan de una manera tan cruel.

Pero lo de Dolores O’Riordan ha sido aún más si cabe totalmente inesperado.

Aunque aún desconocemos los motivos de su muerte, éstos no importan demasiado, ya no nos la devolverán. Uno no puede dejar de pensar cómo una joven mujer, famosa, rica, bella, con una sensibilidad tan especial y esa maravillosa voz, capaz de componer canciones increíbles, nos haya dejado a los 46 años.

Desde luego, la muerte, aunque sea la única realidad en nuestra vida desde que nacemos, nunca es justa, pero en demasiadas ocasiones se muestra especialmente cruel.

The Cranberries llegaron a mi vida en el 93, cuando con apenas 13 años comencé a tocar la batería en mi primer grupo, Cuarto Menguante.

dolores o'riordanNo era fácil en aquella época hacerse con música a la carta, con las facilidades que disponemos ahora. Había que estar muy pendiente de la radio, y no sólo las radio fórmulas.

Los pocos programas musicales de la tele (aun así más numerosos que los de hoy en día) se convertían en citas ineludibles, aunque hubiera que madrugar un sábado si uno quería estar al loro de las nuevas tendencias.

Fue seguramente en alguno de aquellos formatos de principio de los 90 en los que descubrí la fascinante voz de Dolores, quien siendo justos, no me cautivó especialmente, al igual que aquellas primeras canciones (llegué a odiar el maldito Zombie hasta el extremo de despreciar al cuarteto irlandés).

Pero al igual que a las obras literarias, a los grupos de música hay que darles una oportunidad, y, gracias a un familiar que adquirió su cd, me empapé del “No Need To Argue” hasta que acabó fascinándome con canciones como Empty y I Can Be With You. Y no sólo por la fascinante y cautivadora voz de Dolores, sino por el alto nivel interpretativo del grupo.

Siempre ha sido, desde entonces, Fergal Lawler uno de mis bateristas favoritos.

Su trabajo en temas como Free to Decide, Animal Instinct, la misma Zombie o I can be with you los hicieron aún más grandes e interesantes, aunque si tuviera que quedarme con uno solo de sus trabajos sería sin duda el corte 6 del “To The Faithful Departed”, aquel maravilloso Forever Yellow Skies.

Dolores O’Riordan, Cielos Amarillos por siempre

El día de la muerte de Dolores O’Riordan, lo primero que vino a mi cabeza fue precisamente esa canción. ¿Qué significado tendrá ese cielo amarillo que cantaba de aquella manera tan emocinante? Ese amarillo que está presente incluso en la portada del disco, en la batería de Lawler, e incluso en la guitarra, bajo y ampli de los hermanos Hogan.

Existe un dicho popular que asegura que el amarillo es el color de los tontos. Desde que escuché la maravillosa canción de Dolores O’Riordan jamás me ha dado vergüenza reconocer que el amarillo es mi color favorito, y seguro que para Dolores también poseía un significado especial.

En su última entrevista, la cantante aseguraba que no llegaría a los 50 años, y que seguramente regresaría como un ángel protector para cuidar y guiar a las personas que sufrieron por las mismas causas que ella. Sin duda unas declaraciones que producen una gran conmoción tras la noticia de su extraña muerte.

Las comparaciones siempre serán odiosas, pero será difícil volver a soñar con una artista como Dolores O’Riordan. Como siempre, la magia de su música nos queda como legado impagable para toda una generación. Allí donde estés, querida amiga, Cielos Amarillos por siempre para tí.

Cielos Amarillos para siempre jamás.

Más información sobre The Cranberries en los siguientes enlaces:
Ver Facebook
Ver Twitter

Encontrarás más música y grupos de Rock AQUÍ.

Otros lectores también vieron:

4 Comments
  1. jose
    febrero 6, 2018 | Responder
    • febrero 6, 2018 | Responder
      • JOSE
        febrero 7, 2018 | Responder
        • febrero 8, 2018 |

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *