Mozart no pensaría esto – Capítulo XII

Leer esta seccion   Ver otras secciones

Mozart no pensaria esto LaCarne MagazineA finales de 2012 se produjo la desintegración del núcleo arindododiano. Sólo desintegración física, por supuesto, no espiritual. No sé si en algún momento volveremos a tener una época igual, porque con Quique Cremol en Nueva Zelanda, “Donde” en Inglaterra y Ruvenigue en Irlanda y las Islas Canarias es difícil, pero nunca se sabe… No creo que Arín Dodó tenga un final, supongo que será un punto y aparte. De todas formas el espíritu arindododiano se mantiene y se continúa en las manifestaciones artísticas donde ando metido ahora, porque lo que estoy haciendo, o lo que estén haciendo ellos, está regulado por los mismos principios y por la misma manera de entender el arte (no arte) y la vida. Más de una vez he dicho eso, el arte y la vida se confunden y más en la improvisación, que es donde los arindododianos se mueven. Es una forma de mostrar cómo eres, es una proyección de cada personalidad.

A partir de esa época mi forma de trabajar se ha decantado por la improvisación, no por la composición. En la composición tienes tiempo para rectificar. En la improvisación libre no. La improvisación es estar continuamente en la cuerda floja, no se sabe que va a acontecer hasta que lo haces. Ahí he llegado de forma natural, sin forzarme en absoluto y eso se lo debo en gran parte a todos los componentes que han pasado por ese colectivo que hemos hecho entre todos nosotros, Arín Dodó. Fue un laboratorio de experimentación donde pude probar un montón de recursos que sigo utilizando ahora y que me han servido para obtener otros nuevos y los que tengan que venir en un futuro.

Las últimas grabaciones de Arín Dodó se pueden descargar en http://www.arintonadodo.com/category/musica/2011/ y http://www.arintonadodo.com/category/musica/2012/; grabaciones (algunas de ellas) realizadas en un cuarto de baño, inmediatas e improvisadas, con percusiones primitivas y efectos analógicos pasados por cinta magnetofónica, utilizando una mesa de 4 pistas. Si se fijan, la idea y el concepto es el mismo que en Poliedro Kobold, aunque formalmente es distinto (eso ya lo he dicho alguna vez creo). Además la inspiración la sigo encontrando de la misma forma, limpiando un retrete. Y eso es lo que más me importa ahora mismo, el concepto, la idea… y esa manera que tengo de entender la música y el arte se empezó a gestar en esas dos formaciones, con estilos muy distintos, pero con una misma base. Por eso digo que aunque físicamente Poliedro Kobold y Arín Dodó ya no estén, su espíritu permanece aquí.

Incluso en un proyecto creado a finales de 2012 por Quique Cremol está ese espíritu. Al fin y al cabo en Industrial Water (que así se llamó ese proyecto) estábamos los mismos que en Arín Dodó.

Industrial Water:

http://extremasound.com/sobre-industrial-water/

https://myspace.com/industrialwater/music/songs

Parece que no hay para más… en el siguiente capítulo contaré cómo conseguí sobrevivir a la desaparición de mi más preciada criatura.

Atentamente, J.G. Entonado & Arín Dodó (contacta desde www.arintonadodo.com)

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − seis =