Notas de paso – Wolf vostell

Ver ahora!

“El ritual de la vida está acompañado por sonidos”. Es una frase de Wolf Vostell, el creador del movimiento artístico Fluxus, y artista multimedia que convivió con nosotros durante veinticuatro años y que dejó su huella en Malpartida de Cáceres.

Si por encima de otras consideraciones este artista alemán, nacido en Leverkusen en 1932, y afincado en Extremadura desde 1974, ha sido reconocido fundamentalmente por su obra pictórica, sus instalaciones y sus enormes obras escultóricas, al menos esto es cuanto más destacan sus críticos y la mayoría de quienes estudian su obra, no es justo que se olvide que al amparo de un paisaje insólito, el del paraje de los Barruecos, creó su Museo como expresión del arte de vanguardia.Y en ese arte, él incluía la música a la que daba singular importancia. Por eso no es gratuito que la música acompañe al visitante del Museo en todas las salas, porque es una parte que está inmersa en lo expuesto, consustancial a la motivación de sus instalaciones escultóricas. La música dice lo que quiere decir en cada una de las obras que se muestran.

Y es que Wolf Vostell era también músico. Un músico que se entendía perfectamente con la vanguardia, la sometía a experimentos curiosos y – expresado por él mismo- el ruido era el verdadero protagonista de su obra sonora-musical. Los experimentos de Vostell con la música y el ruido entran en el capítulo de la música concreta y la electroacústica. Por eso, Vostel se sentía muy cercano a autores como Ligetti, Stockhausen, Pierre Boulez, Luigi Nono… y tampoco es gratuito que el primer evento Fluxus que tuvo lugar en Wiesbaden fuese anunciado como un “Festival Internacional de Música Novísima”.

En España, Wolf Vostell se relacionó y colaboró con músicos del prestigio de Luis de Pablo o Tomas Marco, y con la cantante Esperanza Abad o con Nancy Bello, y no hay que decir que enriquecen su amplia obra artística, obras de pequeñas y de grandes proporciones, siempre en una línea revolucionaria (“El entierro de la sardina”, Música de los ángeles”, “El jardín de las delicias”, “Sinfonía para 40 aspiradores”, “La Siberia Extremeña”…). Obras que ha estudiado con detenimiento la Doctora en comunicación audiovisual, Ana Mª Sedeño Valdellós. No cabe duda de que como artista, Wolf Vostell fue completísimo.

Traigo a colación la figura de Vostel precisamente en los umbrales del mes de Septiembre porque, de algún modo, en este mes se le rinde homenaje anualmente en Malpartida de Cáceres y se evoca su nombre al estar, como estamos, quince años después de su partida, a las puertas del también XV CICLO DE MÚSICA CONTEMPORÁNEA, en el Museo de su nombre. El XV Ciclo comenzará el Jueves día 12 de Septiembre a las 21,00 horas, con la intervención del violinista Carlos Zíngaro, que con el portugués, Emidio Buchinho, guitarra eléctrica, presentan “Sketches”. El Viernes 13, Martin Bakero ofrecerá su espectáculo “Ultraeio”, y el sábado día 14 habrá un programa doble: a las 11 de la mañana “Poesía Preverbal” en sesión para niños en la Casa de Cultura, y a la tarde-noche en el Museo, “Armas Mosca” con la intervención de Víctor Nubla al clarinete eléctrico y Juan Crek, audio, voz y teclados.

Un año más, la música contemporánea estará en Malpartida y será un recuerdo renovado al músico que fue Wolf Vostell, Medalla de Extremadura a título póstumo en 1998.

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =