¿Sabes cómo formar un grupo? Consejos para músicos

En esta ocasión veremos algunos consejos de cómo formar un grupo y algunos pasos fundamentales a la hora de crear una banda. Lo primero para formar un grupo, como es lógico, es conseguir músicos para el grupo.

Elígelos siempre que puedas de amigos o gente cercana porque los primeros meses tendréis que ser muy flexibles en ciertos temas, y empezar con gente desconocida no te daría muy buenas papeletas (si no hay más remedio, una prueba anunciada en Facebook o Twitter daría buen resultado. Decidid qué temas vais a prepararos y quedad para ver qué tal va la primera toma de contacto).

La formación no tiene que estar compuesta por los mismos instrumentos de siempre. Las nuevas tecnologías pueden hacer de tu directo un verdadero show, dando lugar a formaciones con 3 guitarras, con 2 baterías, o con un set completo de instrumentos de viento. La evolución natural del grupo ya se encargará de poner a cada uno en su sitio a su debido tiempo. Lo mejor es dejarse llevar por la música y empezar a quedar de forma habitual para tocar.

Y tocar, y tocar… Esto es un hobby, está claro, aunque el trabajo y algunas pequeñas responsabilidades estarán ahí desde el principio, y se irán incrementando hasta transformar el hobby en un verdadero trabajo laboral. No olvidemos que un grupo profesional se asemeja mucho a una empresa, donde cada empleado tiene una función concreta.

El disfrutar de cada ensayo es fundamental en esta etapa inicial. Ya sé que también es algo obvio, pero os sorprenderíais de lo mal que han acabado grandes grupos porque ya no disfrutaban tocando entre ellos. Sí, es un hobby, pero no olvidemos que es un proyecto en común, en el que cada miembro tendrá que aportar su granito de arena tarde o temprano, y si uno tiene dudas, el hobby se transforma en una obligación… y a nadie le gustan las obligaciones, verdad?

El trabajo inicial que hay que hacer es muy concreto, y se limita a seguir quedando habitualmente para seguir ensayando, conseguir un repertorio para directos de buena musica, vuestros mejores temas (30 o 45 minutos serían perfectos), y crear la imagen corporativa del grupo. Para poder seguir ensayando con ganas tenemos que tener claro ciertas dudas que surgiran las primeras semanas. Qué estilo hacemos? A quién nos queremos parecer? Cómo quiero que sean mis melodías? Todas se responderán con el paso de los ensayos, no os preocupéis, pero aseguraos de responder ese tipo de dudas que podrían hacerte dejar el grupo, después de todo el trabajo ya realizado.

Siempre habrá alguien en la banda que tenga más iniciativa que otros. Aprovechadlo! No dejéis que haga solo todas las tareas. Usad su motivación para trabajar juntos. Si no sabes de algo y lo tiene que hacer una persona a la fuerza, involúcrate tú también y aprende cómo hacerlo. No sabéis hasta qué punto pueden agotar los deberes del grupo, y lo malo es que al principio nadie se dará cuenta, y el resultado negativo aparecerá mucho más adelante, dependiendo del aguante de la persona.

En una banda ya no hay líderes, ya no hay superestrellas de la música, sólo debería haber miembros que se implican un poco más que otros. Amigos, está muy bien que nos digan todo lo que tenemos que hacer, es mucho más fácil, pero todo desembocará irremediablemente en un líder saturado que no puede cumplir con todas las tareas impuestas, y en el resto de la banda sin ni siquiera saber dónde tocan esa semana o que a cualquier pregunta responden que ellos “no saben nada”.

Vuelvo a repetir que todo esto se solucionará con el paso del tiempo y la evolución natural del grupo, pero el germen, la idea de proyecto en común tiene que estar ahí desde el principio, haciendo que cada progreso obtenido por uno solo sea motivo de alegría para todos. Ahora mismo lo único que importa es ensayar, ensayar y ensayar, y esto no quiere decir que lo hagáis 3 horas todos los días de la semana, sino que elijáis el mejor horario para todos y os mantengáis constantes todo lo posible (dos horas de ensayo eficiente a la semana muchas veces compensa más que 8 horas mal aprovechadas, sin contar con el cansancio físico y moral). Dependiendo del nivel de composición de los músicos, los temas saldrán antes o después. No hay prisa, no hay obligaciones, solo hay música y lo que queráis transmitir con ella.

En el próximo capítulo de estos consejos para músicos hablaremos de cómo crear una imagen corporativa para el grupo, y cómo hacer que la banda tenga presencia en las redes sociales. Si creéis que deberíamos añadir o modificar algo, no os cortéis y comentadlo, así podremos trabajar juntos y hacerlo entre todos.

Deja tu opinión!

20 − 10 =