Imaginad a Gaudí volviendo del más allá para escribir música pop y a Jack el destripador componiendo algunas canciones mientras está en terapia. Esta combinación capta muy bien la esencia de Red and Black, el primer álbum