Analizamos «Flores, Carne» de VIVA BELGRADO

Viva BelgradoVIVA BELGRADO (Córdoba) por Valen Via
DISCO: Flores, carne (2014)
TEMAS: 10
WEBhttp://vivabelgrado.bandcamp.com

Pocos grupos españoles han hecho verdaderamente aquello que les ha dado la gana. Y un colectivo aún más reducido se ha dejado dominar por su furia interior a la hora de hacer música. Y aún dentro de este pequeño círculo, oculto tras el flujo comercial, solamente un puñado de artistas han optado por materializar su corrosión interior en un LP delirante y catártico como lo han hecho la formación Viva Belgrado con su ‘Flores, carne’ (noviembre, 2014).

Este grupo cordobés es una mezcla de estilos muy distantes que a primera vista no parece saciar de inmediato. Pero una vez entras en su juego, uno abstrae todo su jugo y se queda con ganas de más. Si bien se perciben ecos de Poison the Well o de Deafheaven en su cara más agresiva, también nos enfrentamos a melodías más roqueras propias del post-rock y cercanas a las de bandas como God is an Astronaut.

‘Flores, carne’ es una de esas experiencias única en el panorama nacional actual y que muy pronto tendrá imitadores. Mezclas de guitarras rítmicas totalmente distorsionadas, muy características del shoegaze, ascienden con repentinos crescendos en los momentos indicados, aunque pocos no terminen de cuajar del todo. Sus melodías encarcelan aquellos ambientes armónicos propios del post-rock y se entrelazan con un screamo en lengua española que parece arrancar con cada verso un tumor metafórico anclado en lo más profundo de las vísceras. A todo esto se le tiene que sumar una melodía muy sensiblera, en el buen sentido de la palabra, recurrente en los interludios Los olivos o en ~ que se fusiona a unas letras desgarradoras, vividas de forma muy intensa en todo el álbum.

Tras su debut con el EP ‘El invierno’ ya sorprendieron a un público minoritario con una apuesta musical muy trabajada y alejada del actual caldo de cultivo nacional. Su estilo no ha evolucionado radicalmente del que ya fecundaron en su debut, pero sí que nos deja con un buen sabor de boca porque han perfilado su sonido y el resultado es un LP compacto, bien equilibrado y muy delicado. Necesitamos escucharlo con cuidado, alejándonos de convencionalismos y dejar que nos embadurne poco a poco su cruda musicalidad. Y, ante todo, dadle un poco tiempo. Qué vivan este tipo de iniciativas, y como no, que vivan los Belgrado.

VAN SOBRADOS EN: energía, agresividad y sensibilidad

LO QUE YO CAMBIARÍA: algunos crescendos que no están en el sitio indicado para generar aún más emoción.

LA SENTENCIA: se encuentran en un periodo de introspección, desarrollando su propio estilo y trabajándolo de forma muy intensa. Les falta una pizca de tiempo y un nuevo trabajo para terminar de solventar sus pequeños defectos y así lanzar algo muy especial con el que deleitarnos todos al escucharlo. Pero de momento, chapó con ‘Flores, carne’.

Flores, Carne by Viva Belgrado

Deja tu opinión!

4 + 19 =