BONIFACIO GIL y su cancionero popular de Extremadura

Bonifacio GilQuiero verlo!

Por Sebastián Díaz

Trabajo realizado por: Pablo Escudero Santos, Samuel Álvarez Flores, Alejandro Márquez Giraldo y Sebastián Díaz, alumnos y profesor de la asignatura optativa La Música en Extremadura, 3º de la ESO, IES El Brocense de Cáceres en su 175 aniversario (1839-2014).

Junto a García Matos, del que hablamos en el nº 32 de LaCarne Magazine, Bonifacio Gil es otro de los grandes folkloristas que, aunque no nació en Extremadura, realizó en nuestra tierra un intenso trabajo de investigación en el folklore, trabajo que aún hoy día se nos antoja fundamental para entender nuestro patrimonio musical.

Bonifacio Gil (Sto. Domingo de la Calzada 1898-Badajoz 1964), tras su paso como músico por diferentes bandas militares, recala en Badajoz a los veintiséis años, como Director de la Banda Militar del Regimiento de Infantería de esta ciudad. Tres años después, en 1927, funda el Conservatorio de Música de Badajoz y crea el Orfeón de Badajoz.

Interesado por el rico patrimonio etnomusical extremeño, enseguida inicia su colaboración con el Centro de Estudios Extremeños recogiendo más de ochocientas canciones populares y romances en Extremadura. Ello le permitió publicar en 1932 el primer tomo del Cancionero Popular de Extremadura. Su compromiso con esta tierra le llevó en los años siguientes a componer un “Himno de Extremadura”, poemas sinfónicos para banda como “Nochebuena Extremeña” o “En una aldea extremeña”, varias armonizaciones para voz y piano de varias canciones extremeñas, además de otras obras centradas en el folklore como Romances populares de Extremadura,  Canciones Populares de Extremadura, Romances y Canciones Narrativas.

En 1956 publica el segundo tomo del Cancionero Popular de Extremadura, junto al primero, una auténtica joya etnomusicológica de la que hablaremos seguidamente.

Bonifacio Gil también realizó trabajos de recogida de músicas tradicionales en La Rioja, Granada, Ciudad Real, Toledo, Ávila, Cádiz.

Se puede consultar una bibliografía extensa de Bonifacio Gil. Así como información de sus libros, artículos, conferencias, composiciones, armonizaciones, transcripciones, etc., en:

http://nuestramusica.unex.es/nuestra_musica/autores/bonifaciogil.pdf

Sin duda, la obra culmen de este folklorista, al menos para nosotros, fue el Cancionero Popular de Extremadura que, además de un impresionante número de transcripciones musicales de canciones tradicionales, muestra un análisis musical de todas ellas del que se pueden extraer las características generales de nuestro folklore.

 

CANCIONERO POPULAR DE EXTREMADURA

TomoPrimera ediciónPáginasPiezas musicalesPlan de la obra
SecciónContenidoPartituras
I1931425350Romances102
Canciones de ronda31
De las faenas del campo33
Epitalamios11
Infantiles47
De Nochebuena52
De cuna11
Religiosas16
Características de danzas e instrumentales21
10ªEsquileos7
11ªPregones10
12ªDe varias clases63
II1956498400Romances y canciones narrativas100
Navidad50
De cuna10
Infantiles50
De ronda22
De bodas12
De faenas40
Pregones12
Fiestas profanas12
10ªReligiosas31
11ªDanzas e instrumentales26
12ªDe varias clases

36

Junto a la Lírica Popular de la Alta Extremadura de Manuel García Matos, más centrado en la provincia de Cáceres, este Cancionero Popular de Extremadura, de Bonifacio Gil, dedicado sobre todo a la provincia de Badajoz, constituye la principal obra sobre nuestro folklore. Posteriormente se han publicado otros cancioneros, algunos de ellos de zonas amplias, como el Cancionero de la provincia de Cáceres de Ángela Capdevielle, si bien en ellos falta el análisis etnomusical presente en los anteriores.

Siguiendo aquello que dijo Bonifacio Gil “Dada la abundancia y variedad de la melodía popular extremeña podría permitir la formación de un Cancionero (del volumen del presente) por cada partido judicial” (en la Introducción del tomo II), se han hecho alguno cancioneros centrados en localidades concretas como Piornal, Torrejoncillo, Orellana la Vieja, etc., y otros sobre zonas más amplias, en algunos casos comarcas, como la Vera, las Torres, etc. En todo caso, aún hay muchas zonas extremeñas sin su cancionero, lo que con el tiempo podría llevar a la desaparición de sus músicas tradicionales, algo que no sería deseable.

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *