Dennis Mateis: entrevistas a Improvisadores Libres

Trabajos artísticos de Dennis Mateis:

 • SAL OM FREE:
Mediterráneo – https://www.youtube.com/watch?v=jQH-Dsrwwyk
Aborigen – https://vimeo.com/223165940

 • Publicaciones en el Sello Alina Records:
SIN AVISAR – https://www.facebook.com/sinavisar
CARS – http://alinamusica.blogspot.com/2016/02/cars-sinavisar-dennis-mateis-ricardo.html
ÁUREA – http://alinamusica.blogspot.com/2017/04/aurea-dennis-mateis-al040.html

 • Otras publicaciones:
https://sinavisartenerife.bandcamp.com/album/sinavisar-sesi-n-ii-07-12-2016
https://criptogramasmusicales.bandcamp.com/album/llave-del-9 https://criptogramasmusicales.bandcamp.com/album/nikola-tesla-369 http://escalamusicalaureadennismateis.blogspot.com/

Los comienzos en la música fue escuchando a mi hermano mayor que tocaba la guitarra y ensayaba con bandas, intentaba tocar con cualquier cosa que tuviera cuerdas. El Cuatro, instrumento venezolano, habitaba en mi casa como casi un adorno. Estaba siempre colgado de la pared detrás de una mecedora, hasta que un día, alguien al mecerse muy fuerte, el Cuatro se destruyó por completo, ya no tenía cuerdas con qué practicar. Un vecino me prestó una guitarra, después me regalaron para el cumple una guitarra, intenté empezar a tocar algo.

En esa época no había youtube, no había tutoriales ni nada de estas herramientas modernas. Mi hermano se mudó a otro lugar, y se llevó la guitarra, y lo que sabía sobre el instrumento también se fue con él, así que escuchar música era retroceder y adelantar el cassette. Me gustaba escuchar Rock, después inicié estudios en una escuela de música un poco informal, tenía interés, iba a ver gente que tocaba.

Dennis Mateis

También estuve en el conservatorio de música, donde cursé hasta un segundo año de guitarra más o menos, y me retiré, busqué algunos profesores particulares, y así empezó la música. Posteriormente, muchos años más adelante, después de recibir el título como Técnico Superior de Audio (Audio Engineer).

Hice algunos trabajos en teatros, más adelante me hicieron trabajador fijo del Departamento Audiovisual Inocente Carreño Fonología, grabando música académica y el Proyecto de Orquestas Nacionales Simón Bolívar, Orquesta Municipal, y el proyecto de orquestas nacionales infantiles y juveniles en la sala José Félix Rivas del Teatro Teresa Carreño.

En otras ocasiones trabajé sonorizando los conciertos de música electrónica que celebraban en la ciudad donde vivía, en Mérida (Venezuela). Miguel Noya, quien fue profesor de música en el T.A.S (Taller De Arte Sonoro), en sus charlas nos hizo conocer los músicos electrónicos de ese momento: Alfredo de Mónaco, Ángel Rada, Vinicio Adames, Stephano Gramito, Vytas Brenner, etc… (música y los músico electrónicos de Venezuela). (https://plus.cusica.com/2016/08/01/los-experimentos-sonoros-y-la-musicaelectroacustica-venezolana/ )

Muchos años después, con el ir y venir de los días y el tiempo, terminé viviendo en Tenerife, donde conocí a Ricardo Marichal, fue en el año 2009. Ricardo tenía una banda impresionante llamada Sal Om Free, junto a David Paredes, Lola, Peter y David. Dos amigos, el fotógrafo Juan Mare y Héctor Navas me invitaron a ver un ensayo y a conocerlos. Ellos estaban realmente emocionados por este proyecto. Me invitaron súper animados e ilusionados a verlos ensayar: buenísimos, raros y con mucha personalidad. Me gustaron.

Posteriormente terminamos haciendo un vídeo para Sal Om Free (Mediterráneo) en 2009, hicimos el vídeo mientras el audio lo grabó Marcos de Paz. Posteriormente, después de estar grabando el audio para otro vídeo que hicieron más adelante con otra formación (Aborigen), un día me quedé con Ricardo para tocar y hacer música. Después de muchas escuchas de música, conversaciones y sesiones grabadas en estéreo, nació el proyecto SinAvisar, que fue publicado de la misma manera sin avisar, y por sorpresa, por Victor Sequí en el sello Alina Records.


La Improvisación Libre es un lenguaje, una comunicación entre varios músicos, tanto si tienen experiencia como si no (personalmente lo veo así). Se genera un diálogo, un acercamiento al espíritu de las personas, de manera mística como era parte del conocimiento en varias culturas de la antigüedad.

En la actualidad se está recuperando este tipo de encuentros, de reuniones donde se genera un lenguaje propio y se comparte. Hay una parte individual que se lleva a un campo colectivo.

La Improvisación Libre es un hacer creativo, una forma orgánica donde convergen muchas energías: la de la persona, la de su instrumento, los sonidos del ambiente que también juegan un papel importante en la improvisación, el ambiente sonoro. En algunos momentos aparece una estética, desde el punto de vista tanto de quien escucha como del que interpreta. Hay un proceso de búsqueda personal tocando, investigando. Aparecen los juicios personales, las diferentes opiniones sobre una sesión de improvisatoria.

La improvisación es como un desapego, o al menos tomar distancia a todo lo aprendido. La música en su concepto de melodía, armonía y ritmo conforman una serie de patrones, de disposiciones pensadas para encontrar un resultado. Éste ha sido nuestro aprendizaje.

Sin embargo, la Improvisación Libre trata un poco de romper esos esquemas, se trata de redescubrir, reutilizar, buscar nuevos caminos. No importa el instrumento, sino lo que se pueda hacer con él, expandir sus posibilidades en conjunción con nuestra intuición y nuestros bagajes.

Posteriormente, cuando vuelves a tocar cualquier tipo de música, puedes incluir los elementos descubiertos, amplia tu sonoridad, tienes otra perspectiva musical.

Existe el concepto de la Improvisación Libre sin guion, y la que tiene ese mapa o guion utilizado para generar y recrear estados, intensidades, dinámica.

Hay opiniones que dicen que es una composición en el momento, una creación en el instante. Hay una analogía que puede clarificar mi idea sobre la improvisación: la improvisación no es solamente la música, sino que la experiencia que definimos como vida, nos da la ilusión de improvisación. Esta forma de hacer música no está condicionada por los elementos, los sonidos que uno tiene a su disposición, su instrumento y elementos que quieras incluir.

La improvisación trata sobre la creatividad del que la practica, de su trabajo de investigación y evolución. El trabajo de búsqueda no es solamente a nivel musical o del instrumento, también se trata de una búsqueda hacia el interior de cada individuo. La música no son solo conceptos, patrones, escalas, arpegios…, también tiene un componente espiritual, el del intérprete. La composición instantánea también tiene un componente del ambiente, de la sonoridad y energía del alrededor. Los sonidos del lugar también se utilizan dentro del concepto de la improvisación en el momento.

Cuando se termina, cuando aparece el silencio, la música creada ha terminado, se ha diluido, pero indirectamente algo ha producido.

La Improvisación Libre está intrínsecamente relacionada con el caos y el orden. La física y las matemáticas siempre han intentado describir la naturaleza de lo orgánico y sus probabilidades. En algunos momentos puede generar un caos tremendo, de la misma manera generar una belleza extrema. Nos ha sucedido que escuchamos una grabación y puedes llegar a no reconocerte a ti mismo de la misma manera, cuando escuchas grabaciones de otros quienes practican improvisación. Encuentras esos diálogos, esa comunicación se hace más clara.

De esa forma empiezas a comprender que tienes que cambiar la manera de escuchar, y comprender lo que conocemos con el concepto tradicional de música. Se trata de sentimientos, de sensaciones personales, como lo que sientes cuando ves arte abstracto, es subjetivo. Mi idea es que hay una manera subjetiva de expresar, de estar, de dialogar, de escuchar. El escuchar es básico, algunas veces en las improvisaciones no escuchamos a los demás. La escucha es tan importante como la interpretación.

El interpretar, tocar, buscar caminos. No solo se trata de un reconocimiento personal, de lo que uno puede dar, de un discurso. Crear un ambiente, o hacer silencio simplemente son alguna de las formas. Algunos artistas reúnen una búsqueda indirectamente desde la práctica artística, pintura, sonido, arquitectura…, diferentes concepciones. Es una expresión sin límites, lo que se expresa es la libertad del ser, del individuo, que se une en un colectivo libre, que genera una armonía respetuosa entre las personas, en el ambiente que puede ser o reaccionar como la misma naturaleza, desde la suavidad y la calma, o con el potencial de una tormenta.

Esta práctica puede generar un caos molecular en el movimiento del aire, es tan complicada y tan profunda y tan sencilla a la vez que creo que analizarla es imposible. Hay momentos donde la intensidad, la frecuencia, la intención, energía, una serie de factores diversos, toda esta complejidad hace que transcribir todos estos parámetros sea difícil. Si la intentáramos escribir nunca llegaría a ser igual que la improvisación que queremos transcribir, no tendría la misma frescura.

Hay momentos puntuales muy valiosos, tanto para el que escucha como para el intérprete. Es como caminar por la psiquis del ser humano, un sueño, una parte onírica, una parte profunda del ser humano materializada en la interpretación de la Improvisación Libre.

El encuentro improvisador normalmente es integrador, de alguna manera, se genera una conversación, un diálogo entre los participantes, un lenguaje no verbal sin conceptos preconcebidos de lo que va a suceder, una relación de ser a ser. La música, de alguna manera, genera un cambio de paradigma, de conceptos religiosos o políticos que encasillan a la sociedad, habiendo sido la música desde la prehistoria una compañera de la humanidad hasta la actualidad, esto en rasgos generales. Crea la libertad de expresarte hacia los demás y con los demás, esto genera una conexión entre los seres, entre las personas, es una idea muy personal de verlo.

Hay improvisadores que van a tocar buscando el análisis, la técnica, la complejidad, inclusive la contraposición para generar ese diálogo. Cada uno elige un camino. Sin embargo, para mí es algo más profundo, tiene una vuelta al ser humano, a la esencia del espíritu. No es solamente un concepto filosófico contemporáneo de algo actual y vacuo al mismo tiempo, el compartir un momento con otras personas, las características de este tipo de música (ego, personalidad, utilización del silencio) hacen que cada vez sea diferente y motivador.

Puedes ver más artículos de Improvisación Libre desde este enlace.

Deja tu opinión!

uno + trece =