Chloé Bird nos da los detalles de su nuevo disco

«The Darkest Corners of My Soul» es el nuevo trabajo de Chloé Bird. Se presentó en el Gran Teatro de Cáceres y tuvo una gran acogida por parte del público. No pudimos asistir a la presentación, pero queríamos saber cómo había salido todo, así que concertamos una entrevista con Chloé.

Nos sentamos en una cafetería y cuando empezamos a hablar, tuvimos que correr a resguardarnos porque empezó a llover. Una vez a cubierto continuamos hablando mientras nos tomábamos un café y un té verde. La conversación fue muy agradable y hubo también algunos momentos de risas.

Además de leer esta entrevista, lo mejor que puedes hacer para conocer aún más a Chloé Bird, es escuchar la música de su nuevo trabajo, «The Darkest Corners of My Soul».

Chloé Bird

Chloé Bird nos da los detalles de su nuevo disco

Llevamos mucho tiempo siguiéndote en tu carrera musical y hemos ido viendo cómo has evolucionado. Si miras hacia atrás ¿cómo ves el camino que has recorrido hasta ahora?
Pues de momento, corto. Espero que me quede mucho, mucho camino, muchos años. Estoy contenta de cómo han ido sucediendo las cosas. Llevo muy poquito tiempo, no sé si son tres años o así y la verdad es que nunca me he planteado unas metas, pero he conseguido (bastante) hasta el momento.

Empecé en la música sin planteármelo muy bien, sin tener una meta. Es algo a lo que me he dedicado siempre y lo que he querido ser. Empecé subiendo vídeos a youtube pero no me planteaba que fuese a dar un concierto. Sigo sin planteármelo mucho porque yo creo que hay que ir poco a poco, pero sin fijarse unas metas de “quiero llegar a ser…”.

Creo mucho en el trabajo del día a día y de momento es en lo que me centro. Y poco a poco vas dando un pasito más, y otro más, y otro… y no se cuál será el próximo, o dentro de un año o dos…

No me lo planteo, porque es muy difícil calcular en esta profesión si va a ir todo bien, si vas a tener algún problema o a la gente le va a dejar de interesar lo que haces. Eso nunca lo sabes.

«Creo mucho en el trabajo del día a día y de momento es en lo que me centro».

Hemos podido disfrutar de algunos de tus directos y siempre hemos salido flotando. ¿cómo definirías tu música? ¿qué es lo que quieres transmitir con ella?
No se, yo siempre digo que lo que hago es música, no se muy bien qué estilo. Tampoco me interesa demasiado encajonarlo en un estilo. Me he criado con muchos estilos, con muchos tipos de música y todo eso lo he mamado. El no estar dentro de un cajón me da mucha libertad para experimentar y para enredar mucho, es muy divertido.

En este disco nuevo, por ejemplo, hay cosas de electrónica, que ni me lo había planteado ni he sido una gran oyente de electrónica, pero también trabajar en casa te hace experimentar y yo creo que es lo que más me gusta de la música, poder picar de aquí y de allá.

Lo importante es contar historias, da igual cómo las cuentes, si es a través de las palabras o a través de las melodías. Creo mucho en los paisajes sonoros de alguna forma, en que no sólo la letra cuente la historia sino que también lo haga la música.

De hecho, yo me considero más músico que letrista, la música para mí es la parte fundamental. Transmitir, contar historias, estar en conexión con el público es lo más importante, que les toque algo dentro.

Yo canto en inglés y muchas veces el público no está tan cercano a ese idioma, pero sí que me gustaría pensar que hay algo dentro de ellos que se mueve al escuchar mi música.

chloé birdY hay alguna razón por la que no hagas temas en castellano?
Bueno, en el nuevo disco hay un tema en castellano, jejejeje. Es algo que no descarto.

Suelo empezar por la música para componer y es la propia canción la que me dice un poco cómo tiene que ir y creo que gran parte de mi música en castellano no tendría mucho sentido.

Para mí el inglés es el idioma más cómodo, pero no se… Tampoco me cierro en banda, a lo mejor un día hago un disco entero en castellano… quién sabe? Jejejeje.

Hace muy pocos días presentaste tu nuevo trabajo The Darkest Corners of My Soul en el Gran Teatro de Cáceres. ¿En qué pensabas antes de salir al escenario? ¿Salió todo como esperabas?
Sí, fue una buena puesta en marcha del disco. Ha sido mucho tiempo de trabajo, llevo con el disco más de un año y medio, en el estudio hemos estado todo el verano, sin parar, ha sido como enlazar una cosa con otra. No ha habido tiempo de resetear el cerebro ni un día. Los ensayos (ensayaba en Cáceres, ensayaba en Badajoz)… un poco estresante.

Y luego la responsabilidad, decir “estoy estrenando en un teatro, en el de Cáceres, que es una de las salas más bonitas que hay”.

Estaba un poco de “no me lo puedo creer” y también, que para mi era muy especial. Normalmente no me suelo poner nerviosa antes de una actuación, pero sí que este suponía poner el fin a muchos meses de trabajo. Para mí, lo que más me pesaba digamos, era emocionalmente.

Era decir “se acaba”, “fin”. Y a partir de ahora, otra cosa, el tiempo de estudio ha pasado, el tiempo de mezcla (que es supercansado psicológicamente) ha pasado. Era todo como una vorágine de trabajo, de vete a este lado, vete a este otro…

Y llegó el día del concierto y cuando miré el setlist que tenía al lado me dije “Si ya se está terminando!! Y no me he enterado!!” Entonces tengo ahí como ese resquemor de no haberlo disfrutado como me hubiese gustado.

Era mucha responsabilidad y además el escenario de Gran Teatro es un poco complicado, para mí es uno de los mejores pero es que no ves a la gente, y a mi me gusta mucho ver la cara de la gente y sus reacciones y compartir con ellos, porque al final es un acto de comunicación.

Pero es un lujazo tocar en un escenario así, y con toda la banda además que son unos cuantos (somos 7 personas y no cabemos en cualquier sitio)

Ese día te acompañaste de varios músicos. Háblanos de su aportación a tu música y dinos, ¿te acompañarán en más conciertos?
Sí, están Manuel Velardo a la guitarra eléctrica. Mi guitarrista normalmente era Mikelo, lo que pasa que se fue a trabajar fuera de España. Estoy deseando que vuelva y se una al grupo. Vamos a ser ocho, ya que estamos qué más da! Jejejeje.

También está Adolfo Campini al bajo, César Bayón a la batería. Y luego tenemos un trío de cuerdas que son Elena Domínguez al cello, Jara Roque al violín y Coco Blanco (o Maria Luisa, como se hace llamar formalmente jejejej) en la viola.

Estoy muy contenta porque hemos podido ensayar bastante y en todo este tiempo hemos hecho muy buenas migas. Todo ese tiempo de relación ha hecho que nos convirtamos en una familia y eso es superbonito.

Estar con músicos que apuestan por tu proyecto a pesar de cualquier circunstancia, que te dicen “pase lo que pase vamos a estar ahí contigo», es algo maravilloso. Y por supuesto que voy a contar con ellos, a todos los sitios a los que podamos ir con banda, iremos.

«Estar con músicos que apuestan por tu proyecto a pesar de cualquier circunstancia, es algo maravilloso».

Lo bueno de este disco es que también puedo ir sola. Estamos en una época en la que hay que plantearse otros formatos, porque depende del sitio, de las condiciones y de muchas más cosas el que puedas ir o no con banda.

Yo soy la que si se tiene que ir a cualquier sitio voy yo, porque mover a cinco o siete personas siempre es más complicado.

Otras veces he ido yo sóla con un guitarrista, otras veces con la banda así un poco más clásica, el trío de cuerdas funciona muy bien, o el piano, guitarra, bajo y batería… Es muy interesante poder ir eligiendo. Ya no me apetece tanto tocar yo sóla, jejejejje teniendo ya a la banda disponible…

No es lo mismo tocar tú sóla a tocar con la banda. Pero también es un trabajo que tengo que hacer, el irme yo sóla. Voy dando a conocer al grupo y ya para la siguiente vez podemos permitirnos ir con banda. Ir poco a poco. Ir sembrando.

Háblanos un poco del disco ¿qué es lo que te ha resultado más difícil, la composición, la grabación, la producción, elegir los temas….? ¿cuánto tiempo le has dedicado?
Hay canciones que son de cuándo no sabía que iba a haber disco, de hace un año y pico o así. No soy muy prolífica componiendo, compongo poquito, entonces tampoco he sido muy selectiva, con lo que he compuesto para este disco estoy bastante contenta.

He trabajado mucho en casa, algún día componía una y a los pocos meses componía otra… Ha sido un año y medio, pero no de contínuo. A lo mejor estaba dos semanas que no paraba de trabajar y luego descansaba una semana, porque también yo creo que hay que reposar las cosas y digerirlas.

Con el equipo que tenía en casa hacía las maquetas, entonces tenía muy claro la instrumentación a la hora de ir al estudio. Lo he grabado en JQR, el estudio de Jorge Quesada, aquí en Cáceres y la verdad es que he sido muy mandona jejeje, pobre Jorge, no paraba de decirle cosas… La verdad, es que es un trabajo como muy personal y, por decirlo de alguna forma, no me apetecía que nadie metiese mano.

Evidentemente, me dejo aconsejar, porque yo creo que hay mucha gente que sabe mucho más que yo. Pero sí que a veces era como “No, es que tiene que ser así”, “Y ¿Por qué?”, “Pues porque lo siento así, porque para mí tiene mucho sentido que se haga de esta forma y no de esta otra”. Y a veces cuesta explicar eso cuando es algo que te sale de las entrañas, de dentro. Al pobre Jorge le daba así un poco el coñazo jejejej. Pero bueno estamos contentos los dos con el trabajo.

Hemos andado pillados de tiempo porque antes de tener el disco ya teníamos la fecha de presentación y había que enviarlo a fábrica y demás. Y el día de la presentación teníamos que tener los discos, claro. Ha sido un poco a contrareloj.

Lo más duro para mí han sido las mezclas. Cuando tienes poco tiempo… es como decir una palabra muchas veces, que luego ya no sabes que significa o qué estás diciendo jejeje. Muchos días estábamos en el estudio y a lo mejor en una canción escuchábamos algo que no acaba de sonar bien, y movíamos y tocábamos y seguía sin sonar bien… Y ya decíamos “lo vamos a dejar por hoy”.

Me pasó con el «October Moon», el primer Ep, que lo terminé y yo creo que nunca lo he metido en un lector de CD, jejejjeje. Ese si que fue “Juan Palomo”, lo hicimos nosotros (mi padre y yo) y en este caso mi padre era el que controlaba más la informática musical. A veces decíamos “Uff, en qué nos hemos metido!?”.

Y con este disco, «The Darkest Corners of My Soul», cuando lo mandamos a fábrica dije “ se acabó, tampoco lo quiero escuchar”. Pero sí que es verdad que a la semana o así de enviarlo a fábrica, lo metí en el coche y me gustó.

Sí que hay cosas que cambiaría, a lo mejor meter no se qué en esta parte, etc, pero voy a citar a Jorge con una frase que es super real “las mezclas no se terminan, se abandonan”. Y tiene toda la razón, porque siempre puedes mejorar, siempre puedes volver a grabar algo o meterle no se qué o no se cuantos, pero es que llega un momento en el que tienes que decir basta, porque si no te vuelves loco. Necesitas que se acabe en algún momento.

Y ahora que el disco está disponible, lo que toca es dar conciertos no? ¿cuánto tiempo estarás con la gira?
Sí, voy cerrando fechas para conciertos, pero también voy haciendo otras cosas. Vivo únicamente de la música, pero la música tiene muchas facetas.

Ahora por ejemplo estoy haciendo una banda sonora para teatro. Entonces a lo mejor no me puedo dedicar enteramente a dar conciertos. Ahora sí que me hubiera gustado ponerme a tope con la promoción del disco y demás, pero no he podido, y como me toca hacerlo todo a mi pues tengo que ir separando un poco, porque si no es imposible.

Supongo que ahora terminaré la banda sonora de esta obra de teatro y después será cuando me ponga a hacer el trabajo de promoción del disco, distribución y todo eso. Mi cerebro también necesitaba un par de semanas de desconexión.

Estoy igualmente trabajando, pero estoy en otra cosa. No son vacaciones, ni mucho menos, pero sí que es ponerme en otra tarea y empezar con más ganas.

Después del concierto de presentación he acabado muy cansada, más que físicamente, psicológicamente. Pero bueno, estoy contenta. No me puedo quejar, trabajo en lo que quiero y para mi eso es lo más importante.

Chloé BirdHemos visto el documental que se rodó durante el Womad de Inglaterra en el que estuviste actuando ¿cómo conseguiste tocar allí? ¿te gustaría volver?
Sí, esto fue porque tocamos en el Womad de aquí, de Cáceres y era tradición que de los artistas extremeños que tocaban en Womad Cáceres, elegían a uno para Womad Inglaterra.

Yo sabía de esa tradición y había pasado un mes (creo) del Womad y yo pensaba “no me han escrito, se lo habrán dado a otro”.

A los pocos días me llegó un correo con la confirmación de que me había elegido a mí. Y nada, muy contentos. Nos fuimos para allá con el equipo de Canal Extremadura, y la verdad es que el documental está genial. Yo me quedé encantada, porque además el equipo era majísimo.

Fueron dos días pero se me hizo supercorto. Pero el poder tocar ante una audiencia inglesa, que nunca lo había hecho, y cantando en inglés… era como hacer casi un examen oral jejejeje. Ves ahí un montón de cabecitas rubias, superatentos y además es que son superrespetuosos con la música.

El Womad de allí no tiene nada que ver con el de aquí. Aquello es como una explanada enorme y al lado hay un bosque. Hay ocho escenarios con actuaciones al mismo tiempo y no se molestan entre ellos (imagínate la distancia a la que están).

A nosotros nos tocó el escenario que estaba en el bosque y aquello parecía como de cuento de hadas, era precioso. Fue una experiencia chulísima. Es otra concepción, la gente va allí a escuchar música. Y sí, por supuesto que me gustaría volver, me encantaría.

Esperamos que llegues muy lejos, Chloé, y que tengas mucho éxito con este disco. Muchas gracias por atendernos.
Muchísimas gracias por todo, un placer ;-)

Más info en: www.chloebird.com

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 9 =