Especial salud – Prevención de lesiones en el músico

En un artículo anterior hablamos sobre las principales lesiones que el músico puede sufrir como consecuencia de su actividad profesional. Hoy os hablaremos sobre las herramientas de las que dispone el músico para prevenirlas.

Como hemos comentado varias veces , el músico se lesiona debido al gran número de repeticiones que realiza sobre un mismo gesto.  Por lo que la prevención gira en torno a disminuir los efectos de las mismas.

ERGONOMÍA DEL INSTRUMENTO

lesionesAlgunos instrumentos, como el violín, permiten adaptarlos levemente a la persona.

Deberemos ajustar el instrumento lo mejor posible a nosotros, dentro de las posibilidades y teniendo en cuenta la postura más óptima para tocar.

Para esto quizás haga falta la ayuda de un profesor experimentado o de un fisioterapeuta formado en artes escénicas o posturología.

Otros, como por ejemplo la batería o la percusión, pueden modificar su distribución y composición. Ajustaremos los instrumentos a nosotros, y no al revés, es decir, primero me coloco “yo”, en una posición adecuada, y a partir de ahí coloco la batería o el cuadro de percusiones.

Algunos instrumentos no permiten ningún tipo de ajuste, así que poco podríamos hacer por mejorarlos…

POSTURA

Es quizás uno de los pilares de la prevención. Una mala postura o gesto hará que ciertas estructuras se sobrecarguen o que realicen funciones para las que no están adaptadas. Y al revés, una postura optimizada facilitará el trabajo a nuestro cuerpo.

Existen diversos métodos posturales que pueden ayudarnos. Los más relacionados con la música son el método Alexander y el método Feldenkrais. Otros, más propios de la fisioterapia clínica, son el método RPG, el método GDS y el método Busquet.

Todos van a buscar los “vicios posturales” del músico y a reeducarlos, así como van a tratar de corregir las disfunciones que pueden estar facilitando el proceso o que hayan surgido como causa de la postura errónea (acortamientos musculares, contracturas…).

Hay que recordar que ninguna postura es buena del todo. Por muy bien posicionados que estemos a la hora de tocar, pueden surgir molestias si tocamos demasiados días o demasiadas horas seguidas. Todas las estructuras del cuerpo pueden sufrir un sobreuso aunque se usen bien, pero con una postura y gesto correcto lo más seguro es que suframos menos problemas a medio-largo plazo.

Otros métodos, aunque no son propiamente posturales, pueden ayudarnos a mantener la postura ya que trabajan sobre el control motor y la musculatura “postural” del tronco, aumentando nuestra elasticidad y resistencia. Por ejemplo, el pilates, la natación y el yoga son buenas opciones. Además, suponen un ejercicio físico, con los beneficios que ello conlleva.

Es importante recordar que cada instrumento y cada músico son diferentes, por lo que cada caso debe ser estudiado, como en el caso de la ergonomía del intrumento, por un profesor o fisioterapeuta experimentado.

ESTIRAMIENTOS , CALENTAMIENTO  Y AUTOCUIDADOS

Esenciales.

Como deportista de élite, el músico debe preparar su cuerpo para el esfuerzo que va a realizar y una vez terminado, facilitar la recuperación.

Antes de tocar deberemos realizar ejercicios sencillos y útiles sobre las estructuras que vamos a demandar, por ejemplo, un guitarrista deberá estirar y calentar los antebrazos y los dedos así como estirar la musculatura de los hombros y la espalda. Al terminar debería estirar/movilizar el cuello, los brazos y automasajear un poco los antebrazos.

Entre conciertos es apropiado realizar ejercicios específicos de dedos  y manos para mejorar la fuerza, la resistencia y la coordinación, ya que la técnica ha de estar acompañada de unas buenas habilidades motoras, y viceversa.

Como hasta ahora, cada instrumento y cada músico contará con sus propios estiramientos y ejercicios. Consultad con especialistas.

PLANIFICACIÓN DE LA CARGA DE TRABAJO Y DE LOS ENSAYOS

Hemos de calcular el número de horas de práctica musical a realizar, ya que es el principal factor de riesgo para sufrir lesiones.

En ocasiones, es difícil hacerlo a largo plazo, ya que uno no sabe cómo se presentará la temporada de conciertos, grabaciones, etc… pero si es posible hacerlo a corto-medio plazo.

Como regla aproximada, más de 5 horas diarias empieza a ser bastante, por lo que debemos intentar que no nos coincidan más de dos ensayos u horas de grabación o práctica privada al día, ya que corremos el riesgo de sobrecargarnos.

En los ensayos deberemos hacer una pausa de al menos 15 minutos cada dos horas de trabajo. Es un buen momento para cambiar de postura paseando un poco, masajear suavemente la zona más sobrecargada y estirar.

EJERCICIO FÍSICO

Realizar ejercicio físico 3 veces por semana, durante al menos media hora, nos ayudará a evitar lesiones, ya que nos ayudará a mantener el cuerpo en forma  y a corregir pequeñas disfunciones que pudieran surgir por la repetición del gesto.

En cuanto al deporte, el mejor consejo que podemos dar es que sea uno que os motive, que os guste. Si no, lo más probable es que lo dejéis al poco de empezar.

Cuidado con deportes de contacto ya que una lesión puede apartaros de los escenarios un buen tiempo. Imaginaros un verano sin tocar…

DESCANSO Y ALIMENTACIÓN APROPIADOS

Si el cuerpo no descansa y no está bien alimentado es mucho más propenso a sufrir lesiones. A veces, debido al ritmo de las giras es difícil establecer un patrón de descanso correcto y una alimentación sana y variada, pero debemos de ser conscientes de la importancia que tiene para nuestro cuerpo e intentar descansar y comer adecuadamente.

Al día, deberíamos dormir entre 6-8 horas y comer entre tres y cinco veces, de todo un poco. No podemos dar consejos de nutrición porque no somos nutricionistas, pero creo que en la cabeza de todos está lo que es una alimentación sana y variada.

Posdata: cuidado con el alcohol…

CONSULTA CON ESPECIALISTAS

Si empiezas a notar molestias al tocar acude cuanto antes a un sanitario especializado en la materia. Por lo general, uno de los problemas es que el músico acude demasiado tarde a consulta con su patología, por lo que en muchos casos se ha cronificado o ha afectado ya a otras zonas a parte de la lesión original.

Te ayudamos con las lesiones

Esperamos que los consejos os sean útiles. Ante cualquier duda ya sabéis que podéis contactar con nosotros a través de nuestra web o a través de LaCarne Magazine. (Como siempre, recordaros que lo expuesto solo tiene carácter divulgativo, ante cualquier sospecha de lesión acudid al médico o al fisioterapeuta de confianza.)

Hasta la próxima, carniceros!

Encontrarás más consejos AQUÍ.

No Comments

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + trece =