Festival Amazonas Andes, un festival sustentable

En Bolivia, el Festival Amazonas Andes es el evento que ha direccionado toda su organización a la realización de un evento amigable con el medio ambiente y su entorno.

Si bien todos los festivales de música electrónica en el mundo han quedado totalmente afectados por la pandemia del COVID- 19, se espera que el 2021 los organizadores puedan retornar a la “normalidad” en estas actividades.

Un retorno que definitivamente tendrá muchísimos cambios en la perspectiva, tanto de los espectadores (quienes todavía quedarán con la huella de esta pandemia que hizo del ‘distanciamiento social’ una norma) como de los organizadores, quienes deberán implementar medidas de bioseguridad para los asistentes.

Quizás también te interese leer:
Cables Sueltos, segunda versión
Cables Sueltos, mostrando la electrónica de Bolivia
BMT: Transmitiendo la esencia del Underground

festival amazonas andes

Pero este cambio no solamente deberá estar enfocado a brindar dichas medidas de bioseguridad, sino en cambiar los propios hábitos y concepciones a la hora de realizar estos eventos para que exista un cambio en la mentalidad de los asistentes.

Según el Foro Económico Mundial realizado en 2018, se advirtió que para el 2050 habrá más plástico que peces en el océano. Tal frase no debería parecernos irreal, tomando en cuenta la contaminación y daño ambiental causado por el ser humano a lo largo de estas décadas.

Algo que no se puede negar es que esta pandemia nos ha mostrado quién es el verdadero virus del planeta. ¿O acaso no ha existido una drástica reducción de la contaminación mientras las personas estaban en confinamiento?

Hoy más que nunca, todos somos conscientes de esto, y si bien pensamos que toda esta contaminación tiene como matriz a las grandes industrias en los diferentes rubros, nos debemos dar cuenta que, desde el lugar donde estamos y a lo que nos dediquemos, nosotros podemos hacer la diferencia.

Ahora, refiriéndose específicamente a la industria musical, y en este caso a la música electrónica, no podemos dejar de lado a los festivales: eventos en los cuales, si bien la música une a todos sus asistentes hacia un goce y disfrute colectivo, se debe tomar conciencia del impacto ambiental que éstos tienen.

Un festival “no sustentable” deja una huella ecológica enorme en el lugar en el que se realiza.

Dicho impacto tiene relación con todos los aspectos que forman parte de un festival, desde la organización misma (la construcción y decoración del escenario), los baños portátiles, la contaminación que implica el uso de vasos y platos desechables en el lugar, los ‘souvenirs’, entre muchos otros más.

Imaginémonos por un momento cómo quedan los lugares que albergan festivales masivos como Tomorrowland, Ultra Music Festival, EDC, y tantísimos más, que congregan miles y millones de personas durante dos, cuatro o incluso una semana.

Millones de botellas plásticas desechadas, cientos de artículos plásticos que si bien son recogidos del lugar, generan toneladas de basura que no siempre es reciclada.

Pero el ser un festival “sustentable” implica mucho más que generar menos basura. Es todo un proceso que abarca varios aspectos relacionados entre sí, como ser la evaluación del ecosistema o lugar donde se realizará el festival, la alimentación, los desechos sólidos y reciclaje, o el uso del agua, entre otros.

Si bien varios festivales en el mundo (sobre todo en Europa) han tomado conciencia de este aspecto, y han puesto en práctica las acciones necesarias para la realización de festivales sustentables, aún falta mucho para que esta nueva forma de organización consciente se expanda a todos los rincones del orbe.

Festival Amazonas Andes – Bolivia y el impulso inicial

festival amazonas andes

En Bolivia, uno de los eventos impulsores de esta nueva visión en la realización de festivales sustentables, es el Festival Amazonas Andes.

Un evento realizado desde el año 2009, en el cual se busca promover el arte musical de una manera totalmente diferente a la de un festival convencional.

Roxana Giménez, “DJane Inia”, quien forma parte de la organización de dicho evento, nos explica las directrices del mismo:

La cabeza del equipo de organización está a cargo de Jimmy Luksic, y es un evento anual que se caracteriza por ser principalmente direccionado al Psy Trance, pero también tiene un escenario que incentiva a otros géneros electrónicos.

El Amazonas Andes Festival intenta basarse en principios sustentables y ecológicos, es un festival que se realiza siempre en la naturaleza, y año tras año estamos trabajando en medidas que mitiguen el impacto a la naturaleza.

Brindamos un servicio de calidad, porque en Bolivia no hay muchos festivales, y al ser este uno de los pocos que hay, por lo menos intentamos que sea respetuoso con nuestra ‘Pachamama’ (Madre Tierra).

El festival consta de dos escenarios, de un área de terapias alternativas y sanación, de un patio de comidas y cafetería con opciones vegetarianas, veganas.

También tenemos un bar que denominamos un ‘eco-bar’, porque intentamos tener todas nuestras medidas con los procesos menos perjudiciales posibles. Intentamos tener vino, cervezas artesanales, hacer todo de la manera más orgánica posible.

Recibimos personas de más de veinte nacionalidades, es un festival que requiere de mucha atención y mucho cuidado, porque al ser de larga duración, contar con todos los permisos de los municipios y comunidades donde se desarrolla, requiere de mucho cuidado”.

AMAZONAS ANDES FESTIVAL 10 AÑOS - ISLA DEL SOL, BOLIVIA

El Festival Amazonas Andes se ha realizado en distintas locaciones con gran potencial turístico y cultural en Bolivia, y en este caso, del departamento de La Paz: La Isla del Sol y Coroico.

Es en este punto donde empieza el trabajo del Festival Amazonas Andes en su premisa de ser un festival sustentable, ya que tal como lo explica Roxana, el primer paso es establecer una relación con la comunidad en la cual se va a realizar el evento, y una evaluación del ecosistema.

Es decir, no se trata de llevar un festival totalmente ajeno sin explicación alguna, sino al contrario, se trata de contar con la comunión de las personas que asisten al festival y quienes habitan dicho lugar:

El primer aspecto para realizar estos eventos tiene que ver con la relación con la comunidad: en lugar de ir y simplemente invadir sin ningún permiso de los propios comunarios.

Lo que hacemos es trabajar con ellos, intentar que ellos nos brinden su servicio en varias áreas. Los comunarios de las diferentes regiones de nuestro país cuidan mucho el medioambiente.

En el evento último de la Isla del Sol, la playa estaba llena de basura y hemos recogido esa basura de sus playas para recibir a la gente en el festival con el lugar limpio, e incluso para esta versión estábamos pidiendo la donación de material escolar para la comunidad en la cual íbamos a realizar este festival, pero lamentablemente tuvimos que suspenderlo hasta el próximo año”, relata.

festival amazonas andes

Es por ello que esta organización trata de ser amigable y ecológica en todos los aspectos que sean posibles.

Es en este sentido que incluso se promueve la utilización de baños secos en lugar de baños portátiles para reducir el desperdicio de agua, además de la sustitución de material de construcción plástico por material biodegradable disponible en el lugar:

Implementamos lo que son los baños secos en lugar de desperdiciar agua en un baño común. El uso de los materiales en la construcción del evento es sustentable y biodegradable.

Por ejemplo, en lugar de usar plástico, reemplazamos con cosas naturales, conseguimos lonas impermeables para los techos, y que puedan usarse en ediciones próximas del mismo festival.

También utilizamos el material que crece en el lugar, por ejemplo, eucalipto o hay otras regiones donde se puede utilizar bambú, mismos que son de crecimiento rápido y por tanto no contribuyen a la deforestación.

Es importante que los materiales sean lo menos perjudiciales al medio ambiente, que no apoyen el consumo, que no apoyen lo que no sea orgánico y biodegradable.

Obviamente, cada una de estas áreas no es que las tengamos 100% resueltas, pero paso a paso estamos llegando al ideal”.

Otro aspecto esencial que la organización del Festival Amazonas Andes toma en cuenta está relacionada con la alimentación que se brinda durante los días del evento, muy ligada al vegetarianismo:

Siempre tenemos una gran cantidad de opciones vegetarianas y veganas, ya que el vegetarianismo es amigable con el ambiente.

Además, cada vez la tendencia es mayor, y si no se motiva y no se incentiva tampoco se incentiva al cuidado del medio ambiente, y el vegetarianismo es un eje fundamental de éste. Si uno no va optar por esos hábitos, tampoco deben ponerle trabas a los que sí queremos hacerlo.

Por ejemplo, en nuestro caso tenemos todo nuestro menú vegano y vegetariano, y tenemos dos opciones con carne para quienes lo prefieran”, explica.

Por el contrario, uno de los temas más descuidados por los festivales “no sustentables” están referidos al uso de vasos, platos y demás artículos de plástico que terminan generando basura:

Los vasos reutilizables evitan el 80% de los desechos generados en un evento. De esta manera reducimos la gestión y el coste de la limpieza del recinto”, refiere Roxana.

festival amazonas andes

Es por ello, que en este festival cada asistente debe alquilar la vajilla para su alimentación, y por supuesto realizar la compra de su vaso personal:

“El tema de la cocina y el bar podría ser la principal fuente de producción de desechos, hablando del plástico, y es ahí donde nosotros hemos decidido usar la técnica del ‘vaso recargable’.

Es decir, las personas llegan al evento y les vendemos un vaso para que lo tengan en lo que dura el evento, que son tres o cuatro días. De esta manera pueden realizar el lavado de su vaso, y lo mismo pasa con los platos de comida: hemos pensado alquilarles un set de vajilla a la entrada del lugar y devolverles el dinero a la salida del mismo.

Además, esos vasos también sirven como ‘souvenirs’, ya que sirven tanto para bebidas calientes como frías, y no tienen ninguna toxicidad con el organismo como otros materiales”.

Al respecto de la parte económica, Roxana afirma que incluso en muchos aspectos, el adoptar medidas sustentables implica una reducción económica en el costo de la organización:

La parte económica puede ser percibida de diferentes maneras. Hay algunas áreas en las que el precio es mayor, y hay otras en las que reducen los precios, yo creo que es igual (a un festival no sustentable) si uno encuentra las maneras.

Es decir, en costos no representaría un aumento, por ejemplo, disminuimos las bolsas de basura en una cuarta parte a que si usáramos platos o vasos desechables.

Entonces convendría mucho comprar estos vasos porque se pagan solos, porque se venden a las personas, ya que antes hemos visto que si les regalas, lo botan. Entonces mejor véndeselos para que ellos intenten conservarlos bien para no pagar nuevamente.

Con las botellas hacemos lo mismo, les pedimos 5 Bs de garantía, y si nos devuelven la botella les devolvemos el dinero que dejaron”, afirma.

De esa manera, y con el cuidado y planificación de cada aspecto referente a su organización, es que el Festival Amazonas Andes tiene presente la premisa de sustentabilidad con el medio ambiente, realizando un festival en equilibrio con las comunidades, la ecología y el medio ambiente.

Festivales “sustentables” en Bolivia: De la teoría a la práctica

Bolivia, en años anteriores, ha albergado la llegada de grandes festivales realizados por franquicias internacionales, tales como el Life in Color, Road to Ultra, entre otros, y nunca nos pusimos a pensar: ¿Cuánta basura se generó en estos eventos? E incluso en festivales de menor magnitud realizados en las ciudades capitales por organizadoras nacionales siempre existe esta generación de residuos contaminantes.

Es por ello, que para quienes realizan este tipo de festivales, ya sea enfocado a música más comercial o música ‘underground’, de ahora en adelante sería ideal tomar en cuenta estos aspectos, y empezar a aplicar el cambio para hacer la diferencia.

Nuestras elecciones no solo son individuales, sino también colectivas, y por eso mismo la industria del entretenimiento debe ponerse en marcha y tomar conciencia en cuanto a sostenibilidad se refiere.

Las empresas organizadoras de festivales de música ya están dando los primeros pasos para reducir el impacto medioambiental de sus eventos, y eso es algo muy bueno.

Yo creo que en Bolivia si es rentable realizar festivales sustentables, tratándose de que es un país tan hermoso en lo que son los paisajes, e incluso hay muchas comunidades que necesitan ingresos extras de dinero, y llevarles turismo siempre es llevarles más dinero y poder contar con su apoyo.

Entonces yo lo veo como una manera muy buena de hacer algo alternativo a lo común y conocido en Bolivia, porque hoy en día en todas las áreas existe la necesidad de ponerle un poquito más de atención al medio ambiente”, finaliza.

Y tal como lo afirma Roxana, el ponerle atención al medio ambiente ya no es cosa de un rubro, sino que es un aspecto al que cada uno de nosotros, como individuos y partiendo desde nuestras pequeñas acciones diarias, debemos ponerle importancia, porque si algo nos está enseñando esta pandemia, es que para vivir bien debemos respetar el lugar en el cual vivimos, respetar la naturaleza, y los recursos que nos brinda la Madre Tierra.

Más información sobre el Festival Amazonas Andes en los siguientes enlaces:
Facebook
Aftermovie evento 2019

Deja tu opinión!

dos × dos =