LOS ÁRBOLES MUERTOS – 1970: La ruptura de un sueño

En 1968, después de la incorporación de Santiago Pizarro a la batería, Árboles Muertos hace su primera incursión en el País Vasco. Durante aquellos años, la única posibilidad de dar un concierto era tocar en verbenas y bailes populares, pero el País Vasco se había convertido en el centro de la Música en España, y Bilbao, con sus discotecas donde dejaban dar conciertos, era su capital. En 1970, el bajista Ángel  Rabazo decide abandonar el grupo. Este cambio importantísimo hace que el rol de Tini cambie en el grupo, e incorporan a Ángel Andrada a la guitarra. Con esta formación vuelven a meterse en una gira de varios meses que les lleva a todo el País Vasco y a Galicia. A su regreso, en diciembre de 1970, el grupo se disuelve de forma definitiva, dejando atrás incontables seguidores y actuaciones legendarias.

LOS ÁRBOLES MUERTOS

¿Qué tenía el País Vasco en esos años que no tenía Extremadura?
Tenía un nivel económico y social superior al que teníamos en Extremadura. El acceso de las chicas al mundo laboral allí era más habitual. Estas chicas, con un cierto nivel de emancipación, eran gran parte del público que llenaba muchas de las discotecas y salas que a diario abrían sus puertas en Bilbao y alrededores. En estas discotecas tuvimos entonces la oportunidad de escuchar a algunos de los grupos españoles más importantes de la escena musical de entonces: Los Canarios, Lone Star, Los Pop-Tops, Conexión, etc.

¿Os acordáis de vuestro mejor concierto allí? ¿Cómo fue?
Bueno, la idea de concierto tal y como la entendemos hoy no existía entonces. O al menos no existía para grupos que no eran estrellas. Nuestras actuaciones en las salas eran pases que alternábamos con la discoteca. No recordamos alguna actuación que fuese especialmente importante; pero si nos impactó bastante al principio aquel ambiente musical y aquella vidilla nocturna que, desde luego, en Cáceres era impensable.

Las cosas quizás sean muy diferentes ahora pero ¿cómo se cerraban los conciertos en 1968? ¿Ibais a caché? ¿A taquilla? ¿Ayudabais a vuestro manager?
Normalmente en las actuaciones se estipulaba un caché. Los contratos en Extremadura, normalmente, eran verbales. En el País Vasco si era más normal el contrato en papel. En cuanto al manager, no podemos hablar en aquella época del manager tal y como lo conocemos hoy. Sí había lo que llamábamos entonces representantes o agentes artísticos que te proporcionaban un contrato y cobraban una comisión. En el País Vasco tuvimos la oportunidad de trabajar con alguno de ellos, pero en Extremadura nosotros tratábamos directamente con los empresarios (ni los ayuntamientos ni ningún tipo de administración pública financiaban entonces ningún concierto, evento o acto cultural).

¿Cómo fue la salida del grupo de Ángel Rabazo como bajista? ¿Tardasteis mucho en reestructurarlo todo?
La salida de Ángel del grupo fue una decisión personal de él y, al principo, supuso un cierto trastorno pues había que buscar un nuevo componente para el grupo; pero una vez que se incorporó Ángel, un guitarrista trujillano que ya conocíamos de antes,  y con la nueva reestructuración del grupo con Tini al bajo, en poco tiempo estuvimos en condiciones de seguir con las actuaciones. Todo esto ocurría en un momento en que nos empezaba a llegar mucha música de fuera. Era la época de Jimi Hendrix, The Cream, The Doors, Chicago, Santana, etc.Todas estas influencias nos enriquecieron y nos hicieron evolucionar musicalmente.

Con el nuevo guitarrista ya en vuestras filas, os volvéis a ir de gira al País Vasco y Galicia. ¿Fue mejor que la primera vez?
En esta nueva gira ya teníamos más contactos y eso nos posibilitó conseguir más contratos y con mejor caché.

¿En ese momento sabíais que los días del grupo estaban contados, o vivisteis esa última gira sin saber lo que iba a ocurrir cuando volvierais?
Cuando volvíamos de Galicia ya sabíamos que se acercaba el final del grupo: Luis tenía que incorporarse al servicio militar, que entones era obligatorio y duraba más de un año, y Santi tenía otros proyectos de tipo profesional. Fue entonces cuando Tini y Ángel decidieron marcharse a Madrid para dedicarse profesionalmente a la música

Sigue esta apasionante historia:

Árboles Muertos – 1964

Árboles Muertos – 1971/2010

Árboles Muertos – 2011

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =