Masterización al alcance de todos los bolsillos

grabar guitarras

Masterización para cualquier presupuesto

por Brandon Miller

En este artículo presentamos cuatro opciones a considerar para cuando llegue el momento de darle en toque final tu música. Cuatro ejemplos de masterización con un presupuesto que se adapta a cada bolsillo.

Hagas el tipo de música que hagas, siempre vas a querer que la grabación final suene lo mejor posible, y masterizarla es uno de los pasos más importantes para lograr sacar el sonido que buscas. El problema viene cuando hay que decidir qué opción elegir a la hora de masterizar. ¿Es mejor hacerlo por ti mismo con un plug-in? ¿Enviarlo a un servicio online de masterización? ¿Que lo mastericen a distancia en un estudio profesional, o prefieres ir tú mismo al estudio y trabajar mano a mano con el ingeniero de sonido para masterizar metódicamente cada canción? La elección depende de tu presupuesto, tus objetivos, el tipo de música que hagas y cómo quieres que tu música suene una vez esté acabada.

Masterización D.I.Y.

audio digitalMasterizar tú mismo tu propia música es el método más barato pero también el más problemático. Es barato porque lo puedes hacer en casa con un ordenador y plug-ins de secuenciadores que no son apenas caros. El problema es normalmente, que como compositor de la música puede ser complicado percibir los cambios sutiles en el color, carácter, volumen y frecuencia de manera objetiva. Es muy recomendable que si decides masterizar tu música por ti mismo, le pidas a otro músico que escuche el master junto a ti. Puede llegar a sorprender lo que un par de oídos extra ayudan.

Algo fundamental es que escuches el master en distintos tipos de equipos de audio, como el de un coche, en casa de un amigo y con cascos y auriculares de diferentes modelos. Una de las metas es encontrar el equilibrio perfecto entre volumen y compresión, para que tu música suene bien en cualquier equipo de sonido. Es muy difícil llegar a percibir estos cambios de frecuencia tú solo o en tan sólo un juego de altavoces.

Antes de ponerte a ello, deberías investigar acerca de cómo preparar tus canciones para la masterización y también acerca de los plug-ins que hay disponibles y de cuáles son apropiados para el tipo de música que haces.

Servicios de masterización online

Utilizar un servicio de masterización online es una forma rápida y sencilla para masterizar tu música, sobre todo si va a ser escuchada online en sitios como YouTube, SoundCloud, etc. Todo lo que tienes que hacer para ello, es subir tu canción a una web de masterización online y escuchar la diferencia. Este método no es tan caro como enviar tus canciones a un estudio, y es bastante recomendable si eliges usar un servicio online que te permite crear distintos tipos de mezclas de tu canción para así poder saber cuál es mejor algoritmo de masterización haciendo comparaciones entre una mezcla y otra. En este caso, también te vendrá bien tener un par de oídos extra y usar distintos equipos de sonido para que te ayude a decidir qué versión elegir antes de lanzarla al público.

Un ejemplo de masterización online es LANDR, quienes ofrecen diferentes opciones y tarifas para elegir, que dependerá de la calidad en la que quieras masterizar tu canción: MP3 de baja o alta resolución, WAV sin comprimir o WAV HD.

Masterización profesional de estudio a distancia

Home StudioUna opción muy cómoda y eficaz es enviar tus canciones a un estudio de masterización profesional y que un ingeniero de sonido masterice tus canciones con herramientas especializadas para ello. Probablemente usen herramientas analógicas, digitales o una mezcla de ambas. Yo mismo envié mis canciones a un estudio profesional de masterización para mi último álbum y les pedí que masterizaran tanto analógica como digitalmente para que así pudiera comparar entre ambas y saber cuál iba a encajar mejor con mi música.

Cuando las recibí, escuché ambas versiones en distintos equipos de sonido, pedí a amigos que también la escucharan y llegamos a la conclusión de que la masterización analógica iba a ser la elegida. Cuando tienes ambos masters ambos suenan estupendamente y la elección es mera cuestión de gusto estético. Un servicio recomendable que dispone de equipo para realizar ambos tipos de masterización es J.P. Masters. Tienen el material más puntero de procesamiento de señal, combinando la calidez característica de lo analógico con la precisión de lo digital. Para un entender mejor lo que pueden hacer, puedes escuchar este ejemplo de antes y después de la masterización.

Una de las principales diferencias entre la masterización analógica y digital es en lo que concierne a la “guerra del volumen”. ¿Prefieres que tu canción suene como un anuncio de la radio con una compresión extremadamente elevada y sin dinámica alguna, o que tu música suene cálida, con dinámica pero quizás no con suficiente volumen como para que sea reproducida a la vez que otra música bajo los estándares de emisión de hoy en día?

Un rumor que ronda en torno a la industria musical, es que cuanto más alta suene tu música, más posibilidades hay de que la gente la escuche. Yo sin embargo, a veces siento que la música está masterizada a un volumen tan elevado que hace que no la pueda escuchar bien. Las canciones parece que se desvanecen en su propio volumen y no las puedo recordar durante mucho tiempo ya que semejante ruido sencillamente abrumó mis sentidos.

Con las canciones masterizadas de manera adecuada, creo que se puede conseguir lo mejor tanto del sonido analógico como del digital, o al menos un equilibrio entre ambos extremos, para que así tu música se escuche bien en distintos formatos.

Masterización profesional en un estudio con un ingeniero de sonido cualificado

compresiónIr a un estudio profesional y trabajar junto a un ingeniero de sonido a la hora de masterizar es la mejor manera de hacerlo, pero también la más cara, la que más tiempo conlleva y el camino más tedioso. De todas formas, merece la pena el tiempo y dinero empleados porque en este caso vas a tener las mejores oportunidades de que tu música suene exactamente como tú quieres. Cuando me adentro en un estudio con un profesional, siempre llevo una colección de discos de otros artistas cuya calidad y el carácter de su sonido en ese álbum es como quiero que mi música suene.

Una vez queda todo lo claro posible el sonido, hacemos comparaciones con distintos tipos de compresores y de potenciadores de frecuencia hasta que encontramos lo que buscamos. Este proceso suele tardar días y puedes estar horas trabajando en tan sólo una canción, pero creo que merece mucho la pena hacerlo si alguna vez tienes la oportunidad. A pesar de ser redundante, vuelvo a recomendar que por mucho que masterices en un estudio profesional, siempre escuches tus canciones en distintos equipos de sonido y se lo muestres a otras personas para que opinen y te asegures de que has encontrado exactamente el sonido que estás buscando.

Ten siempre en cuenta que la masterización es una de las partes más importantes que tratar antes de lanzar tu música, y que si no te convence cómo suena, no debes conformarte con algo peor de lo que puedes llegar a hacer.

facultad de música

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × dos =