Ópera Infantil en el Centro Machado de Colonia

El pasado viernes 26 de abril, la compañía mexicana Ópera Irreverente visitó el Centro Machado, nuestro espacio cultural en Colonia, para representar “Elefantes”, una ópera en espacio mínimo pensada para los más pequeños.

El elenco lo formaban un percusionista, un pianista y seis actores cantantes, para dar vida a seis ancianos que ven pasar los días en “El Anciano Feliz”, un asilo frío y desolado. Gracias a su imaginación y los recuerdos de juventud, se fijan el objetivo de encontrar el Elefante de la Verosimilitud.

centro machado

El numeroso público asistente en el Centro Machado, la mayoría familias con niños, pudimos disfrutar de una ópera seria a la vez que simpática y amena, con una partitura divertida, diferente e irreverente, dirigida magistralmente por Luis Felipe Losada, responsable junto a Mauricio Jiménez de la música y el libreto. Lo acompañaban Fernanda Allande, Mauricio Jiménez, Zabdi Blanco, Ángel Luna, Kevin Arnoldo, el pianista Adrián Juárez, y el percusionista Oliver Ochoa. El responsable de la dirección escénica es Jorge Reza.

Puedes ver más crónicas del Centro Machado desde AQUÍ.

Le preguntamos a Luis Felipe por su gira europea, más concretamente por su estancia en el Centro Machado de Colonia.

Ópera Infantil en el Centro Machado de Colonia

centro machado

La Asociación de Críticos y Periodistas Teatrales os dieron un premio en la categoría “Teatro para jóvenes audiencias”, y vuestra ópera infantil ha girado dentro de la programación del Sistema de Teatros de la Ciudad de México. ¿Por qué Europa? ¿De dónde sacáis tanta energía?

El sueño de cualquier artista latinoamericano siempre será hacer una larga o breve parada en el continente europeo. Ya sea compartiendo su talento desde lo individual, o como miembro de una agrupación. La inmensa mayoría de quienes conformamos el gremio de las artes, y particularmente el gremio operístico, hemos visto el Viejo Continente como una ventana de superación, de posicionamiento y de crecimiento. Quizá, en el caso más específico de nuestro país, tendemos a volver los ojos hacia Europa con un dejo de cierta nostalgia por ser la cuna del florecimiento de las artes, y particularmente de la ópera misma. ¿Por qué Europa? Porque hace más de 50 años que una compañía mexicana no tocaba suelo Europeo, y aún más relevante: porque hemos sido la primera compañía mexicana dedicada a escribir y producir ópera para niños, y asumimos esa empresa tan ambiciosa. Nuestra compañía tiene la firme convicción de llevar la ópera a donde no suele llegar. Uno creería que a Europa no le hace falta más ópera, pues la mayoría de sus países tienen un sistema de promoción de las artes y la cultura muy sólido. Sin embargo, aún se encuentran muchos sectores de la población y sectores geográficos a donde este tipo de representaciones artísticas no tiene acceso.

¿Has visto alguna diferencia o similitud entre la escena teatral en México, y la de los países europeos que acabáis de visitar?

Hay algo incuestionable en este hecho: en la mayoría de los países latinoamericanos, por no decir en todos, se padecen enormes y delicadas carencias en torno a la divulgación, promoción y producción de las artes escénicas. Así mismo, ese mismo rezago se vive en prácticamente todas las escuelas de formación, en donde muchos jóvenes son formados a punta de talento, sudor y lágrimas para suplir la falta de herramientas y programas formativos adecuados para su formación profesional. Por otra parte, el mundo laboral es un campo de batalla despiadado, gobernado solo por algunas mafias y círculos muy cerrados a los que difícilmente el egresado de escuelas profesionales de formación artística tendrá acceso en el futuro. Este fenómeno ha tenido resultado que las comunidades de artistas independientes (principalmente en el teatro y la danza) se organicen cada vez más y mejor, para apropiarse de espacios alejados de los grandes teatros y procurarse así un estilo de vida, y por tanto también un sustento. En cuanto se refiere a la ópera, no es ningún secreto que Mexico exporta algunas de las voces más importantes de la escena internacional. Cabe señalar que, desgraciadamente, miles de voces mexicanas, con la calidad necesaria para llegar a hacer grandes carreras, siguen y seguirán sin ser descubiertas, refundidas en un silencio insoportable además de lamentable.

Ya de salida, añadiré como anécdota que en Berlín tuve oportunidad de presenciar en el Teatro de la Ópera la producción “Tannhäuser” de Wagner. Tuve el placer de deleitarme con grandes voces, cantantes con falta de histrionismo (algo que siempre he criticado mordazmente), una orquesta con un sonido impecable, pero, en mi humilde opinión, con una producción y dirección escénicas que dejaban mucho que desear. Me di cuenta que en todos sitios se cuecen habas (como diríamos en mi país), pues en México he tenido el gusto de asistir en más de una ocasión a producciones de mayor calidad y contenido.

¿Qué te llevarías para México del carácter alemán, y cómo lo aplicarías a tu proyecto artístico?

De Alemania me quedo con el alto nivel organizativo con que en términos generales funciona su sociedad, y que siempre estuvo presente en la calidad de sus servicios, en el colosal aparato de difusión de la cultura, el deporte y la divulgación tecnológica y científica. La disciplina y tenacidad con que los alemanes trabajan y construyen su sociedad, y su predilección por el trabajo en equipo, es lo que destacaría de su carácter.

¿Y qué exportarías del carácter de los mexicanos?

Quizá lo más destacable de nuestro carácter sea la pujanza, la algarabía y el desparpajo con que vivimos nuestro día a día, tanto en lo próspero como en lo adverso. El mexicano acostumbrado a sortear todo tipo de obstáculos, y a ampliar sus horizontes en la búsqueda de una realidad mejor, es valorado en todo el mundo por su ingenio, creatividad y corazón. Somos apasionados, entregados, trabajadores e intensos. Si algo exporta México al mundo es eso: mucho corazón y mucha inventiva.

¿Hay alguna posibilidad de que podamos disfrutar de nuevo con otro espectáculo de Ópera irreverente aquí en Alemania?

¡Todas las posibilidades! Nos ha encantado dejar nuestra huella irreverente por algunos de los rincones más transitados de Europa, y también nos encanta la idea de volver al Centro Machado de Colonia, o a otras localidades. Para una compañía de nuestras características este tipo de hazañas representa un reto de proporciones gigantescas, debido a que, al no contar con beca o subvención económica, la cantidad de esfuerzo, tiempo y dinero empleado para impulsar todas las gestiones necesarias para salir de nuestro país y mantenernos girando a lo largo de diferentes ciudades, por momentos parece volverse insostenible. Hemos sobrevivido al «suicidio», así somos, algo temerarios. Nuestra filosofía es ser un poco luz guía e inspiración para otras compañías teatrales y operísticas independientes que también sueñan con trascender fronteras. Ojalá que otros ojos alrededor del mundo, y también los de los funcionarios dedicados a promover las artes y la cultura, así como la iniciativa privada de nuestro país, pueda dirigir su mirada hacia nuestro trabajo y trayectoria, y que ello mismo tenga como consecuencia el poder seguir promoviendo nuestra obra dentro y fuera de México.

Más info:
VER WEB
VER FACEBOOK

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =