Oz, estilos musicales y sonoridades

Oz, estilos musicales y sonoridades

Desde su primer disco de larga duración, SonidOz de Humo de 2004, Oz han insertado su nombre en todas las palabras que lo permitieron.

Con extendidas pausas pero a paso seguro, Oz , la banda, actualmente conformada por Horacio Guzmán (batería), Gabriel Valdivieso (bajo), Pedro Pablo Siles (voz), Santiago Irazoque (teclados y cello) y Ariel “Oso” Torrico (guitarra), se ha consolidado como una de las bandas más representativas del rock boliviano de las últimas dos décadas. Un lugar que confirma su más reciente producción, CronOz, que en palabras de Pedro Pablo es “la obra más ambiciosa y trabajada de la banda.”

oz

CronOz es un disco conceptual que representa un cambio de dirección para Oz, tanto en el sonido como en el enfoque de trabajo. Consta de nueve canciones de las que ya se conocen dos: “Tempus” y “Gran Angular”, que son sólo una parte del abanico sonoro que propone esta producción.

“Desde ya, creo que ambos sencillos son bastante distintos entre sí. Uno tiene teclados y sintetizadores estilo Muse y el otro suena más a U2 o Arcade Fire, con el cello marcando el riff. El disco en general tiene varios climas, estilos musicales y sonoridades”, afirma el cantante.

El paso del tiempo como concepto es la columna vertebral sobre la que se construyeron las letras, los arreglos y la estructura general del álbum. Así, abarca desde el nacimiento (Vientre) hasta la muerte (Duelo) pasando por todos los puntos intermedios “hay un juego de oposiciones entre varios momentos de la vida: Juventud (Cristalina) y Vejez (Gran Angular), el tiempo que corre (Tempus) y el tiempo que se detiene en un momento entrañable (Alfiler). Por su parte, ‘Saturno’ narra la historia del dios titán Crono, desde el principio de los tiempos hasta que es destronado por su hijo Zeus.”

El proceso de creación y producción de este material también obligó a los integrantes de Oz a dejar un poco de lado el sonido ya conocido y asumir algunos riesgos.

“Hay muchos instrumentos y sonidos que antes eran impensables y que en gran parte se deben a Santiago Irazoque, quinteto de cuerdas, piano de cola, cello, sintetizadores, etc. (…) hubo temas en los que desde la concepción apuntamos a hacer otra cosa, saliendo de nuestra zona de confort. Ahí entran las zampoñas o los pasajes instrumentales extensos”.

A esto se suma, también, el cambio de productor. En esta ocasión decidieron trabajar con So Myung Jung, con quien encontraron una nueva forma de comunicación e identificación que les ayudó a renovar su sonido. Pedro Pablo nos cuenta que “(…) los dos álbumes anteriores fueron producidos por Martín Joffré, que de alguna manera es responsable por el sonido clásico de la era 2004 y del renacimiento del 2012. Pero ahora necesitábamos la paciencia asiática de So, su apertura a nuevas ideas y su capacidad de resolver problemas complejos y su imaginación rockera. Tal vez porque es de nuestra edad, hemos podido comunicarnos en otros niveles, y eso ha generado resultados increíbles.”

Oz se encuentra en un buen momento, con muchos planes y apuntando a que su trabajo se escuche en todas partes. Con un flamante disco y video ya iniciaron una gira nacional en la ciudad de Santa Cruz que los llevará en los próximos meses a Cochabamba, Oruro y Sucre.

“Si todo sale bien, desembocamos en Buenos Aires en unos meses. Queremos llevar este álbum a todas partes, que se escuche, que cause repercusión.”

Y aquellos que asistan a los conciertos programados para esta gira podrán esperar un show completo y variado. “Nos gusta combinar el poderío rockero electrificado con una sección más íntima y sofisticada que incluye cello y hasta cuerdas. Cada vez tocamos menos covers –mal que mal ya tenemos cuatros discos-, pero de vez en cuando asoma Soda Stereo o Muse, que se llevan muy bien con nuestro repertorio propio.”

Es así que Oz encara una nueva etapa y Pedro Pablo es optimista, considera que la escena musical boliviana ha crecido bastante y que ya se han superado muchos obstáculos que en el pasado impedían que las bandas crezcan.

“Creo que es un muy buen momento para la música en Bolivia. La producción es variada y cada vez más profesional en sonido y recursos. Además hay una comunicación mucho más fluida entre géneros diversos y entre ciudades diferentes. Y una escena saludable genera menos mezquindad y menos roscas, que al final sólo representan la desconfianza de un movimiento insipiente, inseguro. Creo que se ha superado eso y que el panorama es prometedor.”

Fanpage
Canal de YouTube

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cinco =