RaroNeat’s, creando su propio espacio

En el año 2014 una banda, RaroNeat’s, lanzaba su primer álbum, con todas las expectativas que en 4 años de existencia se podían hacer. Con las 11 canciones que conformaron su primer disco, titulado Pasiva Ansiedad, estas criaturas procedentes de la ciudad de Cochabamba, Bolivia, daban un primer grito a dos voces para dejar en claro que estaban vivos.

RaroNeat's

Ver ahora!Descargar ahora!

RaroNeat’s se forma como un proceso natural, en la época del colegio para divertirse mucho tocando covers de bandas punks, con integrantes que ya no permanecen, salvo por el fundador del proyecto Mario Morató Toranzos, quien, además de tocar la guitarra al revés, también hace las letras de los temas. En la otra guitarra encontramos al recién integrado Michel Castro Espinoza, en el bajo a Kevin Sánchez Linares, y a Fabrizio Eróstegui Losantos en la batería.

Pero cuando decidieron que la música era algo serio en sus vidas, allá por el 2011, la banda tenía a Carolina Maldonado Solís como vocalista, con quien concibieron su sonido en los comienzos, compartiendo con Mario, bastante equitativamente, el frente del escenario y la voz principal en los temas del disco. Ella también escribe una de las letras, la canción número 4 de esta primera producción llamada «Cambios».

Por esta razón fue un golpe bastante fuerte para el grupo verla partir. Habían definido el sonido vocal como un dúo y no se imaginaban a la banda sin una chica cantando en ella. Además de eso, se suma también la retirada de otro miembro y gran amigo, quien fuera el primer guitarrista de la agrupación, Marcelo Muriel Zelada, que se mantuvo hasta un tiempo después de la grabación del «Pasiva Ansiedad» para dedicarse a otros proyectos musicales.

Intentando por 3 meses encontrar un reemplazo para Carolina, la banda se da por vencida y decide dejar de perder el tiempo y asumir lo que quedaba: la necesidad de seguir haciendo música a cómo de lugar.

Mario asumió el rol del que se escabullía un poco… delante de la banda y enfrente del público, para cantar sus propias letras y exponer por sí mismo las situaciones de su vida, canalizando experiencias que han producido diferentes cambios, expresando deseos quizá reprimidos, revelando los primeros pasos de un camino de autoconocimiento, inspirado, como muchos, por todo y por nada, sin sustraerse a la influencia literaria de quien admira demasiado: el psicomago A. Jodorowsky.

El sonido de RaroNeat’s parte con influencias de la década de los noventa (como Foo Fighters por ejemplo para Fabricio), algo de pop, rock clásico británico, entre otras vertientes y de bandas Indies por sobre todo, asimilando siempre lo nuevo que uno y otro integrante de la banda lleva y trae. Cabe destacar la gran admiración de Kevin por el maravilloso Paul McCartney, y la inexorable huella de los chilenos Los Bunkers en las guitarras de Mario. De esta manera se entiende que estamos ante un proceso de construcción que aún tiene mucho por delante y que poco a poco coloca sus cimientos.

Las mejores presentaciones en vivo, opina Fabrizio, son aquellas donde la gente y amigos cantan, saltan y bailan con la banda. Esto les quita el mal sabor del sonido deficiente que muchas veces se aguanta en los locales de música en vivo, que por ignorancia, falta de interés o recursos, no invierten en equipos y sistemas de mayor calidad para los grupos, que cada fin de semana aportan con covers o composiciones que, como en el caso de RaroNeat’s, ya cuenta con cuatro videos del primer disco.

Algunos de ellos son: “Ni gloria, ni victoria”, con una letra crítica e instigadora; o “Más Allá”, tercer sencillo del álbum debut, una balada existencialista que dice: “Buscando la claridad en lo oscuro, no intento… sólo procuro, encontrar la paz, más allá de los muros”, compuesta mientras se miran partir los aviones, tal vez, en los frondosos alrededores del aeropuerto de Cochabamba.

Hay que tener cuidado con éste cuarteto que ya prepara un EP para el presente año, porque lo que no reciban… lo irán a buscar por ellos mismos. Por ejemplo, Sonido Activo, que es un festival organizado por ellos y autofinanciado por las bandas participantes, que al no conseguir un lugar en los grandes eventos donde priman agrupaciones consagradas, deciden crear su propio espacio desde el pasado 2015,  “¿Por qué no?”, dice Mario con tranquilidad, quien no se imagina la vida sin su proyecto. Esperemos que así sea. Larga vida a RaroNeat’s.

Ver facebook

Deja tu opinión!

18 − 15 =