¿Recibimos suficiente educación sobre sexualidad?

En el siglo XXI, los jóvenes todavía no reciben una enseñanza sexual suficiente y de calidad. Saber cómo enfrentar la sexualidad es realmente importante para un buen desarrollo personal. Saber cómo interactuar con personas, explicar qué es la masturbación, conocer los juguetes que existen, como el strap on, aprender a cómo manejar ciertas situaciones… Son aspectos que no se enseñan en la escuela y, por tanto, carencias en el conocimiento de nuestros jóvenes.

Casi todo el mundo sabe lo que es la sexualidad, pero casi nadie sabe definirla. La Organización Mundial de la Salud  (OMS) la define como “un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. La vivencia se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales”. 

La educación sexual

Aunque somos seres sexuales desde el momento en que nacemos, la sexualidad conlleva un proceso de aprendizaje, condicionado por el entorno social y las vivencias personales. Un proceso en el que la educación sexual también juega un papel clave.

La educación sexual es una asignatura pendiente en España. Aunque se trata de una materia obligatoria por ley en la mayoría de los países de la Unión Europea (UE), los españoles nunca han tenido acceso a una educación sexual en los centros educativos, más allá de algunos talleres formativos impartidos por organizaciones externas en momentos puntuales o simplemente algunas charlas en algún momento del instituto. Una situación que ha cambiado recientemente con la nueva Ley de Educación, LOMLOE (también conocida como ‘Ley Celaá’), que determina la necesidad de fomentar la educación afectivo-sexual en todos los niveles del sistema educativo. Esta regulación supone una oportunidad para implantar un modelo de educación sexual reglada, adaptada a cada etapa educativa.


El sexo sigue siendo un tabú

sexualidad

La sexualidad sigue siendo un tema tabú para buena parte de la sociedad. La palabra sexo causa temor y ansiedad entre muchos jóvenes. Aunque hablar de sexo puede causar incomodidad, no hay que olvidar la importancia que tiene la educación sexual. Todos los jóvenes merecen una educación sexual de calidad, especialmente para que no tengan que acudir a Internet para buscar información al respecto, algo que puede provocar problemas a la hora de relacionarse de una forma positiva y saludable. Por este motivo, la educación sexual debe impartirse en los centros escolares. Pero no debe centrarse en la prevención de enfermedades de transmisión sexual o el buen uso del preservativo, sino que es necesario hablar sobre una sexualidad más amplia.

Explorar la sexualidad

Todo el mundo debe explorar su sexualidad. El sexo es una parte integral y natural de la vida, por lo que es fundamental experimentar, tanto en solitario como en pareja. Explorar la sexualidad no solo significar probar cosas con parejas, sino que tiene que ver con descubrir qué funciona para ti, incluido el tipo de cosas que te gusta hacer durante el sexo o el tipo de personas con las que quieres mantener relaciones sexuales. No hay mejor forma de explorar la sexualidad que con los juguetes sexuales. La popularidad de los juguetes eróticos, como los succionadores, los vibradores o el strap on, se ha disparado durante los últimos años. Estos pequeños aparatos se han convertido en un excelente complemento, ya que te permite descubrir todo acerca de tu cuerpo y de sus respuestas.


Hoy en día, sex shops online como www.easytoys.es, una de las principales tiendas eróticas online de confianza, ofrecen miles de juguetes sexuales de las marcas más importantes. Juguetes eróticos para ella y para él que ofrecen nuevas maneras de explorar y disfrutar de la sexualidad. Por este motivo, estos pequeños aparatos están ayudando a la naturalización del sexo y del placer, algo fundamental para impulsar la educación sexual.

Deja tu opinión!

10 − siete =