Con el mismo amor que los artesanos trabajan la madera, la arcilla o el pan, Cultrum trabaja sus canciones. Se podría decir que son “artesanos de su música”, cuidando cada pequeño detalle, creando compás tras compás, segundo