Hace unas semanas me enteré de que habían cambiado el nombre al salón Belén, donde se realizan conciertos de la escena under. Al parecer, hubo quejas de los vecinos que terminaron con la llegada de la Alcaldía