Cerandeo, Folk extremeño en Estivalia

El programa de la Diputación de Cáceres, Estivalia, sigue adelante apostando por la música y la cultura en Extremadura en estos tiempos de crisis sanitaria y, el próximo 29 de Agosto podremos disfrutar del Folklore extremeño de Cerandeo.

Hemos hablado con ellos en esta entrevista donde nos cuentan, entre otras muchas cossas, la importancia del Folklore para la sociedad, cómo se preparan para este concierto y algunas reflexiones de la propia banda sobre la actual situación del sector musical y cultural en la actualidad.

Quizás también te interese leer:
ESTIVALIA celebra una nueva edición 100% extremeña
Solima, copla extremeña en Estivalia
Estivalia 2019 – Música y Teatro

Cerandeo, Folk extremeño en Estivalia

cerandeo
Foto: Fran Campón

¿Qué tal, amigos? Es un placer hablar un rato con vosotros. Antes de nada, decidnos, ¿cómo se inició vuestra pasión por el folklore extremeño? ¿Qué significado tiene este género para vosotros?

Antes de nada, muchísimas gracias, Salomé, y a la revista LaCarne Magazine por acordarse de CERANDEO para esta entrevista. El placer es nuestro.

CERANDEO nace en el año 2007 de la unión de un grupo de amigos que había compartido (algunos de ellos todavía lo hacían y lo hacen) años de música en la rondalla de la Asociación Cacereña de Folklore El Redoble.

A cada uno de nosotros la pasión y la afición por el Folklore nos viene de diferentes fuentes: en algunos casos pesa la tradición familiar y en otros ha sido algo adquirido. Sin embargo, el nexo común fue, como decimos, la rondalla de El Redoble donde hemos aprendido durante muchos años.

Nosotros entendemos la música tradicional como un legado de sabiduría que las generaciones pasadas han dejado sin saber el valor que tenía (puesto que eran sus usos y costumbres) y que, gracias a la labor de muchas personas, se ha mantenido con mayor o menor fidelidad hasta nuestros días.

Es por ello que CERANDEO trata la música popular con el máximo respeto posible, procurando siempre ser rigurosos en su estudio y conservando la esencia de lo que, creemos, un día fue.

Así, nuestro trabajo consiste en cribar todas esas melodías de siempre para extraer su esencia  y, a partir de ésta, devolver esa música a la sociedad con un formato que resulte compatible con los ritmos, estructuras y cadencias de la música actual, de forma que podamos dar entrada a un público más joven.

En este sentido, uno de los primeros objetivos de CERANDEO fue el mantenimiento y la conservación de la gaita extremeña y el tamboril de modo que, aprovechando sus posibilidades rítmicas y melódicas, pudiéramos integrarlo como instrumento solista en una formación instrumental contemporánea.

Fue un experimento que, visto con la perspectiva que nos dan estos 13 años música, creemos que ha sido fructífero y bien acogido por el panorama musical extremeño en general, pues no han dejado de surgir posteriormente formaciones que han apostado también por su integración.

cerandeo
Foto: Fran Campón

Cerandeo hace una gran labor de recopilación y difusión, algo muy importante para que ésta no se pierda. ¿De dónde o de quién sacáis toda la información para hacer vuestro repertorio? ¿Cuál es la mayor dificultad a la hora de recopilar estas canciones?

La característica principal de la música popular es su transmisión oral. El que haya llegado a nuestros días pasando de generación en generación. Sin embargo, gran parte del Folklore musical que hoy conocemos aparece ya escrito en diferentes cancioneros y recopilaciones que durante años hicieron algunos de los folkloristas más destacados de la historia reciente, como pueden ser Manuel García Matos, Alan Lomax, o la cacereña Angelita Capdevielle.

Estos trabajos son, quizás, la principal fuente de la que bebe CERANDEO. Estamos hablando de recopilaciones que aúnan grandes cantidades de músicas y letras y que, no por ser muy conocidos, están siempre lo suficientemente estudiados.

Por ejemplo, el apartado dedicado a Extremadura en la Magna Antología del Folklore Musical de España, de García Matos, recoge cientos de registros sonoros de los cuales muchos de ellos no han sido apenas escuchados en los escenarios. Son estas canciones, precisamente, en las que CERANDEO pone el foco. Aquellas que, aunque lleven años recogidas, no han salido aún a luz.

Pero además de los cancioneros y recopilaciones, CERANDEO trata de cantar las canciones que nos enseñan nuestros mayores y que no están recogidas en ningún sitio.

Es por ello que, otro de los ejes vertebradores de nuestro proyecto consiste en entrevistarnos y aprovechar el conocimiento musical de nuestros mayores, para recuperar algunos cantos desconocidos y ponerlos en valor.

Asimismo, nuestro repertorio también incluye canciones de composición propia que se basan en los ritmos y en las estructuras armónicas más comunes de la música tradicional de Extremadura.

Lo más complicado de todo esto, tal vez, resida en ser rigurosos en lo que hacemos y decimos. Cuando hablamos de música popular o tradicional es muy aventurado hacer afirmaciones categóricas. Una canción que se canta en una determinada localidad puede también cantarse en otro pueblo cercano, de modo que resulta casi imposible afirmar que las canciones pertenecen un sitio o a otro.

Además, no es raro que un mismo pueblo sus vecinos canten una misma canción con matices distintos, o que incluso existan versiones muy diferentes de un mismo tema que haya evolucionado con el paso del tiempo. ¿Es una versión más  válida que la otra? Probablemente no. Es el criterio de quien la escucha, la recoge y la interpreta el que debe primar, siempre que el trabajo haya sido riguroso y tenga diversas fuentes contrastadas.

Pero todo esto hay que explicarlo. No podemos hacer creer a la gente que estamos en posesión de la verdad absoluta. El público que viene a escucharnos a nuestros conciertos debe saber que lo que nosotros hacemos es una interpretación de lo que nos ha llegado.

CERANDEO, como decíamos al principio, intenta mantener de la manera más fidedigna posible la esencia de nuestra música tradicional, y para extraerla nos basamos en investigaciones y trabajos de investigación, pero, al fin y al cabo, estamos aplicando un criterio propio a la hora de cribar e interpretar.

2018 08 25 CERANDEO - 2 Amores he tenido - Festival folk de Plasencia

En Cerandeo sois muchos músicos, todos experimentados, pero ¿cómo os ponéis de acuerdo tantas personas para tomar decisiones, ensayar, etc?

No siempre es fácil… CERANDEO lo componen en la actualidad ocho músicos. Por motivos laborales, dos de ellos residen en Madrid, uno en Córdoba, otro en Casas de Millán y el resto en Cáceres. Esto nos obliga a planificar ensayos periódicamente pero siempre agrupados en fines de semana y, sobre todo, a trabajar mucho los temas de manera individual.

CERANDEO, para lo bueno y para lo malo, funciona casi como una familia. La mayoría de nosotros somos grandes amigos desde hace muchos años, y las nuevas incorporaciones parece que lo fueran desde entonces. Es por ello que cada uno de nosotros tiene la confianza suficiente para opinar y proponer sobre cualquiera de los aspectos que atañe al grupo.

Sin embargo, sería muy complicado coincidir en las demandas y sensibilidades de ocho personas, de modo que el grupo funciona a través de una figura de dirección que está encarnada por tres de nuestros componentes, y que son los encargados de tomar las decisiones organizativas y musicales de la formación.

cerandeo
Foto: Fran Campón

Habéis tocado en muchos escenarios, tanto dentro como fuera de España. ¿Cómo recibe la gente el folklore extremeño? ¿Qué escenario es el que más os ha impresionado y por qué?

En líneas generales el Folklore y el Folk son músicas que tienen muy buena acogida, tanto dentro como fuera de Extremadura. Es raro el concierto en el que el público no reconoce y se siente identificado con alguno de nuestros temas, por haberlo escuchado o cantado en algún momento de su vida.

Sobre los escenarios, es complicado quedarse con uno porque todos en los que hemos estado nos han aportado algo. Quizás, los tres que más nos han marcado han sido el de la Plaza del Rossio, en Lisboa, por ser la primera vez que CERANDEO salía de España; el del Festival Folk Plasencia en el año 2018, en el que cualquier grupo Folk quiere estar alguna vez; y este mismo verano, nuestro concierto en Garrovillas de Alconétar, pueblo al que nos sentimos muy vinculados por ser nuestro baterista de allí y por la relación que nos unía a Julio Saavedra Gutiérrez, quien fue maestro de CERANDEO y padre de nuestro bajista, y que lamentablemente falleció hace unos meses.

Por todo ello quisimos preparar un concierto diferente, especial, que celebramos el pasado 16 de agosto, y que para todos nosotros fue una experiencia muy bonita.

Hablando de escenarios, podremos veros el próximo 29 de agosto en la localidad de Saucedilla, dentro del programa de la Diputación de Cáceres. ¿Qué van a encontrarse los espectadores? ¿Qué les diríais para que se acerquen a vuestro directo?

El concierto que CERANDEO ha preparado para esta gira de verano, bajo el título de “Sentir la tradición”, consiste en un viaje por Extremadura a través de su música.

El público puede escuchar una muestra de los ritmos más representativos de nuestra comunidad y nos gusta enseñar las fuentes de las que bebemos, reproduciendo en el directo los audios originales en los que se han basado nuestras canciones para, posteriormente, interpretar la versión de CERANDEO.

Además, durante este verano hemos estrenado diferentes temas que nos gusta probar en los directos para testar qué tal funcionan y decidir, posteriormente, si los grabamos.

En este sentido, el próximo día 29 de agosto vamos a estrenar un tema recogido en Montehermoso del que hemos hecho una adaptación en la que priman, sobre todo, instrumentos de percusión tradicional y nuestras voces femeninas.

Creemos que todo el que se acerque a Saucedilla a ver nuestro concierto va a poder disfrutar de una noche diferente, en la que le vamos a proponer reencontrarse consigo mismo y con sus raíces a través de un repertorio plagado de contrastes que busca hacernos “Sentir la Tradición”.

La actual situación está siendo muy difícil para el sector, pero Estivalia y otros programas de Diputación siguen apostando por la música y la cultura. ¿Cuál es vuestra opinión acerca de estos programas? ¿Creéis que podemos seguir disfrutando de los espectáculos de forma segura?

La pandemia de Covid-19 nos ha cambiado la vida a todos, al menos de momento. Iniciativas como Estivalia creemos que suponen un impulso a un sector (el de la música y la cultura en general), que está siendo duramente castigado por las restricciones sanitarias y cuyo futuro depende en gran medida de lo que podamos hacer este verano.

Nosotros no somos quien para entrar a valorar las medidas que se toman desde el ámbito político. Entendemos que todas ellas están encaminadas a resolver una situación inédita y de gran complejidad que afecta al principal valor de las personas: la salud.

Pero al mismo tiempo creemos que si todos, de manera individual, respetamos las normas sanitarias y realizamos actividades culturales en espacios que estén adecuadamente acondicionados a la nueva situación, deberíamos poder seguir disfrutando de conciertos, teatros, cines, o cualquier otra actividad cultural.

cerandeo
Foto: Fran Campón

Imaginamos que también os ha afectado esta crisis en lo personal y en lo musical. ¿Cuál es el futuro de Cerandeo ahora mismo? ¿Habéis tenido que posponer o cancelar muchos conciertos?

Como decíamos, la pandemia nos ha afectado a todos de una forma u otra. CERANDEO como grupo, afortunadamente, no se ha visto especialmente perjudicado por la cancelación de conciertos, sino más bien todo lo contrario.

A principios de año tan solo teníamos un concierto cerrado para el verano y hemos podido ir llenando los fines de semana en los últimos meses, por lo que estamos muy agradecidos a todas las instituciones y ayuntamientos que han confiado en nosotros para sus actividades.

Esperamos que la situación mejore, o que al menos entre todos encontremos una solución para que el sector siga adelante. Muchas gracias por vuestro tiempo, y gracias por hacernos disfrutar del folklore. ¡Un abrazo!

Es un deseo mutuo. Debemos trabajar para que la cultura salga adelante.

Además, hemos de ser conscientes del valor que tiene para la sociedad. En los peores momentos del confinamiento ésta ha alimentado su alma gracias al trabajo desinteresado de miles de músicos y artistas que cada día salían a los balcones de sus casas a tocar para sus vecinos o compartían su trabajo en redes sociales. Estamos en deuda con todos ellos.

Es el momento no dejar que caigan y, cumpliendo con todas las medidas de seguridad, seguir celebrando conciertos y programando actividades que permitan mantener a flote la cultura y dar de comer a tantas familias que viven de esto.

Ojalá que entre todos lo consigamos y que, más pronto que tarde, podamos recuperar plazas y recintos llenos de gente disfrutando de la música. Si todos cumplimos estamos seguro de que así será.

Muchísimas gracias, de nuevo, a LaCarne Magazine por contar con CERANDEO para esta entrevista.

Más información sobre Cerandeo en los siguientes enlaces:
Facebook
Instagram

Deja tu opinión!

tres + cuatro =