Cómo escribir una canción

¿Quieres aprender a escribir una canción? Suena sencillo pero en realidad esta tarea conlleva mucho trabajo. Las cosas no son tan fáciles como parecen.

Puedes encontrar la inspiración en cualquier parte, el sonido de un río, el viento, una tormenta, el ruido del tráfico… no te lo crees? Es cuestión de abrir tu mente.

Escribir una canción

Muchos compositores han seguido estos cuatro pasos que te explicamos a continuación, como Beethoven No es que con estos pasos vayas a escribir una sinfonía, pero sí te ayudara en los primeros bocetos o ideas a la hora de hacer una canción.

Los cuatro pasos a seguir son: escuchar, grabar, tocar y escribir.

Paso 1: Escuchar

Lo que Beethoven entendió fue que la inspiración para hacer música viene de escuchar los sonidos a su alrededor. Puede ser por ejemplo el sonido de un tren, el ruido del tráfico, el tintineo de las campanas de una iglesia, el viento o el martilleo en una obra de construcción. Incluso podrían ser los sonidos inusuales de una conversación en el autobús en un idioma que no entiendes. Algunos han encontrado la inspiración en una tormenta eléctrica. La música está en todas partes, no sólo en lo que otros han compuesto. El truco es escuchar. Sólo escucha. No analices, ni siquiera te concentres demasiado. Sólo escucha. Deja que el sonido venga a ti.

Otro lugar obvio para conseguir la inspiración es a través de la música de otras personas. No es casualidad que la mayoría de los grandes compositores y compositores modernos tengan grandes colecciones de registros. Escuchan lo que otras personas están haciendo.

Paso 2: Grabar

La segunda cosa Beethoven entendió es que tienes que ser capaz de mantener un registro de tus ideas. Es decir, grabar tus composiciones. Hoy en día, cada teléfono móvil tiene una grabadora incorporada. Si lo prefieres, puedes conseguir una grabadora de buena calidad.

Si escuchas algo que te guste, grábalo. Si una melodía o frase te viene a la cabeza, puedes cantarla o tararearla y grabarla. Lo importante es conseguir la mayor cantidad de ideas que puedas. Después puedes quedarte con lo que más te guste y desechar el resto. Lo mejor que puedes hacer es grabarlo, la inspiración puede llegarte en cualquier momento y si no lo grabas seguramente lo acabarás olvidando.

Paso 3: Tocar

Cuando decimos tocar, no necesariamente significa sentarse con tu guitarra o delante del piano, así sin más. Puedes hacerlo si te sientes cómodo haciéndolo así, pero de lo que estamos hablando es de tocar con las ideas que tienes en tu mente o las que has registrado en tu grabadora.

Nos referimos a que toques para divertirte. Siente el ritmo. Cambia el tempo, canta en un tono alto, en un tono bajo. Dale vueltas en la cabeza, dale un giro y hazlo. La creatividad no consiste en decir o hacer cosas por primera vez, sino coger cosas que ya tienes hechas y procesarlas de forma individual para producir algo fresco y nuevo.

Escribir una canción
Paso 4. Escribir

Hoy en día, escribiren papel tu música es fácil. Hay muchos programas de notación muy buenos en el mercado y sobre todo, en internet, algunos incluso son gratuitos. Si tocas un instrumento, puedes conectar tu ordenador a través de una interfaz MIDI o un buen micrófono.

Ahora ya tienes la primera pista para la grabación de tu canción: la música. Todo lo que tienes que hacer ahora es estar atento a las palabras, el proceso es el mismo: escuchar, grabar, tocar y escribir.

Los buenos compositores utilizan algunas herramientas para dar a sus canciones un impacto emocional y hacer que sus canciones se repitan una y otra vez en la mente del que está escuchando. Las herramientas de construcción de canciones y técnicas que llamamos «arte de hacer canciones» no son arbitrarias; no se inventaron sólo para hacer que los compositores se vuelvan locos o que nos lleven a crear canciones de fórmula sin profundidad, sin originalidad. Existen porque, durante cientos de años, los compositores se han dado cuenta de que ayudan a los oyentes a entender qué queremos transmitir y que recuerden el mensaje de nuestras canciones.

El oyente debe viajar a través de tu canción, desde las primeras líneas del verso hasta el final. Puedes hacer viajar al oyente a través de las emociones o hacer que quiera salir a romper la pista de baile. Pero una canción que se va de una idea a otra, o pierde impulso, o carece de enfoque puede ser desconcertante para los que la están escuchando. Si esto te pasa, desconecta, no sigas por ahí. Como cualquier habilidad, escribir una canción lleva su tiempo. Debes practicar mucho e ir probando poco a poco hasta conseguirlo.

Y te preguntarás ¿por dónde empiezo? Pues algunos empiezan componiendo la letra, otros lo hacen con unos cuantos acordes, otros por el título de la canción… Por norma general, lo recomendable es hacerlo por el título del tema.

Debes tener en cuenta queel título es lo que va a definir el mensaje de la canción, es la guía que te va a ir marcando el camino de la canción.  A partir del título puedes sacar el resto de la canción con palabras relacionadas, palabras opuestas o sensaciones y/o sentimientos relacionados. Por ejemplo, si escribo una canción llamada «Chica de California», es evidente que las palabras relacionadas incluirán verano, sol, calor, olas, agua, arena, sentirse libre, etc. Palabras contrarias serán por ejemplo: invierno, la luna, el frío, el fuego (en contraste con el agua), y el sentimiento de estar [email protected] (lo contrario de sentirse libre). Así que ahora tenemos un montón de palabras que evocan imágenes mentales: abejas, flores, posavasos sol, fiestas, bailar, etc! Todo ello viene del título y a partir de ahí han surgido las demás.

No tengas miedo de empezar, con trabajo, constancia y desarrollando poco a poco tus habilidades, conseguirás escribir una canción.

Esperamos que estos consejos y herramientas te sirvan para al menos, comenzar a componer tus propias canciones.

Deja tu opinión!

tres × cinco =