Cómo tocar música electrónica en directo

Una introducción por Skinnerbox

Hola. Somos Skinnerbox. Hacemos jazz. Quizás no suene como jazz al uso, ya que no usamos los típicos instrumentos de jazz, y normalmente tocamos en clubs húmedos y humeantes a oscuras horas del día. Sin embargo, ¡debes confiar en nosotros!

Para hacer las cosas un poco menos abstractas, vamos a explicar quiénes somos. Ifta (israelí y viviendo en Berlín desde 2002) y Olaf (berlinés de pura cepa) nos conocimos en el año 2003 y hemos estado haciendo música juntos desde entonces. El primer año de nuestro matrimonio monógamo musical lo pasamos explorando música electroacústica improvisada, haciendo sesiones ambient en el estudio y tocando cualquier instrumento que llegara a nuestras manos. Conforme pasaba el tiempo, nos encontramos centrados en dos instrumentos: Olaf tocaba el Minimoog e Iftah el ordenador, y la música se fue definiendo cada vez más y enfocándose a la pista de baile. Nuestra visión era poder tocar cuando y donde quisiéramos con un equipo del menor tamaño posible. Por ello, construimos unos altavoces alimentados por una batería de coche, salimos a la calle e hicimos nuestro trabajo.

Aquellos de vosotros que haya pasado el verano de 2005 en Berlín, probablemente conocerá el llamado “Renacimiento Rave” que impregnó la ciudad. La fiesta estaba en cada esquina y además era gratis. Los organizadores como Bachstelzen y Bar25 prácticamente estaban dando forma a la estética que definiría el clubbing de los años venideros. Y sí, estábamos en el lugar adecuado en el momento adecuado, llamando la atención gracias a nuestros nefastos cortes de pelo y nuestras infames sesiones en directo en el Görlitzer Park. A lo largo de los últimos años hemos editado una docena de singles y un disco en sellos como “BPitch Control”, “My Favourite Robot”, “Darkroom Dubs” y otros. Empezamos construyendo nuestros propios instrumentos y efectos de sonido y programamos una caja de ritmos llamada “Time & Timbre”, que se lanzó oficialmente junto a Ableton en el año 2014. Nuestra música probablemente haya cambiado mucho a lo largo de estos 10 últimos años, pero una cosa sigue siendo la misma: tocamos música electrónica de baile en directo.

Acerca de lo que vamos a tratar

música electrónica

En estos artículos que vamos a escribir mensualmente nos gustaría hablar acerca de ser un productor de música electrónica DIY superviviente (tanto técnica como filosóficamente), haciendo énfasis en tocar en directo música electrónica, encontrando el equipo adecuado o construyendo instrumentos propios y desarrollando también un sonido propio, así como acerca de conceptos fundamentales como el “groove”, la harmonía, estética en general y el desarrollo de nuevas ideas.

Hoy vamos a hablar acerca del setup para tocar en directo con ordenadores. Ten en cuenta que este es el primer artículo, por lo cual no vamos a profundizar demasiado. También lo vamos a expresar de una forma no muy técnica, ya que nos meteremos en detalles más geeks en próximos artículos.

Entonces, ¿qué significa tocar música electrónica en directo?

Skinnerbox hemos construido nuestro propio setup y usamos mucho equipo y software customizado que nos permite tener la libertad que necesitamos en directo. Hoy en día, multitud de herramientas ofrecen muchas formas de ser customizadas aún sin ser programador o fabricante de instrumentos. Tan sólo debes permanecer centrado ante la multitud de posibilidades y en hacer que las herramientas que elijas sean la adecuadas y funcionen para tí. Deberías tomarte mucho tiempo en descubrir qué se adapta mejor a tu flujo creativo.

No te centres en si es analógico o digital, o en si es un instrumento fácil o difícil de tocar. Todo puede ser precioso u horrible pero útil en ambos casos. El motivo principal por el cual nos fascinaba el techno era que se trataba más acerca del “qué” que del “cómo”. Hoy en día puedes y deberías hacer música electrónica a partir de casi cualquier cosa.

La clave para hacer buena música en directo (según nuestra opinión) es sentirse cómodo en el escenario, y sólo te puedes sentir bien si te sientes libre. Mientras mentalmente significa el superar cualquier tipo de pánico escénico y creer que tu música se ha ganado un hueco en la saturada escena de música electrónica (¡eso no es nada fácil! La ignorancia puede ser útil hasta cierto punto…), técnicamente significa que tengas un setup que abarque lo suficiente y te ofrezca un gran control (… pero no demasiado. ¡Mucho control normalmente acaba siendo una pérdida de él!). ¡Debes conocer tu equipo como si fuera una extensión de tu cuerpo!

Crea tu cuenta gratuita en iMusician

Crea tu música sobre la marcha

Suponemos que usas Ableton, pero esto que explicamos funciona para cualquier secuenciador:

Hoy en día hay principalmente dos formas de tocar música electrónica en directo. La primera y aburrida es tocar canciones ya hechas y con sus partes divididas mientras se juguetea con sus elementos (por ejemplo con filtros, efectos, silenciando pistas, etc.). La segunda es tener una buena base de datos de sonidos dividida en categorías en diferentes canales (por ejemplo línea de bajo, percusión, melodías, baterías) que se pueden combinar de distintas formas para crear nueva música sobre la marcha (esto es lo que hacemos nosotros). Recomendamos tomar la segunda opción, ya que os asegurarán a tí y al público que no os aburrais pronto. No hay nada más sobrio que música “en directo” que no usa el potencial de ser moldeada acorde a las reacciones del público.

Mantén estos 3 pilares mientras toques tu set

Aún si tocas música totalmente improvisada, es muy útil tener tres pilares definidos en tu set. El primero, tener un comienzo que funciona tanto para tí como para el público. Todo el mundo suele necesitar 10 minutos para aclimatarse. Segundo, una base que te sirva para poder tomarte un respiro durante la mitad del directo (¡improvisar música de baile es algo muy exigente!). Tercero y último, un final “rock’n’roll”. El mundo no necesita actuaciones que acaben con dos minutos de bajo y batería. Todo lo demás debes dejarlo a según qué pida cada momento, ¡ahí es donde ocurre la magia! Dicho esto, si te sientes inspirado, no dudes en renunciar a cualquiera de estos tres puntos. Las cosas bonitas suceden cuando dejas de lado tu plan. Graba tus sets y escúchalos, aprende de ellos y hazlo mejor la próxima vez.

La conexión visual

Encuentra algo que tocar durante tu set. Un teclado MIDI que controle el software de un sintetizador o cajas de ritmos para la percusión, por ejemplo. Conecta electrodos a tu cerebro si hace falta, pero sobre todo asegúrate de que hay un elemento en el que tu set está visualmente conectado con tu música. Música electrónica en directo que provenga de cajas con lucecitas y ordenadores es algo demasiado abstracto para la mayoría del público. La gente aprecia encontrar esa conexión por ellos mismos. Cuando lo hacen, gritan más, y si gritan más, tocas mejor. ¡Eso es un hecho!

Esto es sólo la punta del iceberg, y en los próximos artículos vamos a continuar la saga de “tocar en directo”. Si hay algo en concreto que te gustaría saber, no tengas vergüenza en preguntar, ya que estamos deseosos de escuchar vuestros comentarios y opiniones.

Un Comentario

  1. Reikobass Responde

Deja tu opinión!

trece + 12 =