El extraño caso de Thunderslave

Thunderslave es una banda que semanas atrás acaparó la atención de varios medios que, si bien se dedican a la música, muy rara vez usan su espacio para difundir nuevas y desconocidas agrupaciones. Esta vez no fue la excepción, pues se dedicaron a hablar únicamente lo que les relatamos a continuación.

En junio pasado, dos miembros del conjunto aparecieron en un video realizando actos vandálicos en el Panteón de Santa María, en la ciudad de Apodaca. Los siniestros ocurrieron a escasos días de que saliera su esperado disco debut: Unchain the night.

Tan pronto los hechos salieron a relucir, el sello griego No Remorse Records cortó lazos con la agrupación, y dejó tirado el lanzamiento argumentando en un comunicado que no querían utilizar esa mala publicidad, pues la ética profesional del sello se los impedía.

Todos los medios se centraron en la denuncia de los actos, haciendo a un lado el trabajo musical que la agrupación iba a presentar. ¿Qué iba pasar con Unchain the night? Nos dimos a la tarea de contactar a Carlos Wild, guitarrista fundador de la agrupación, y le preguntamos cuál sería el destino de su álbum.

Quizás también te interese leer:
Freeways da continuidad al heavy clásico de Canadá
Dark Passage y su legado de sangre
Analizamos Infidel de los suecos Ambush

El extraño caso de Thunderslave

thunderslave

Nos confirmó que Uncahin the night seguía en pie con el sello Hoovechild Records en formato casete con una edición limitada de 100 copias, mismas que fueron lanzadas el 26 de junio. Actualmente buscan otro sello con el cual poder lanzarlo en otros formatos.

Más allá de la polémica, ¿qué ofrece musicalmente Uncahin the night? Pues nada más y nada menos que uno de los mejores álbumes de Heavy Metal mexicano que el 2020 nos ha podido brindar.

Grabado en Zero Studios, en Monterrey, Nuevo León, de donde la banda proviene, este álbum es la máxima cristalización de sus cinco años de existencia.

Ya en 2017 habían dado muestra de lo que eran capaces de hacer con un EP homónimo que dejó a muchos fanáticos del género con altas expectativas; sin embargo, a diferencia de aquel demoledor debut, Uncahin the night ofrece a una banda todavía más afinada en el aspecto compositivo.

thunderslave

Aunque tuvieron el acierto de aferrarse al poder devastador del Speed Metal, en este disco es posible escuchar pasajes un poco más trabajados, incluyendo cambios de ritmo y pausas.

Ejemplo de esto son las piezas «Still On Time» y «Wicked Night», donde ofrecen arpegios limpios y una línea de bajo perfectamente entendible, lo que le da un enorme mérito a su intérprete pero también a los productores, pues muchos son los casos donde, a pesar del esmero del músico, los encargados de grabar y mezclar simplemente entierran el sonido de los instrumentos.

También demuestran una amplia visión estructural, rompiendo el formato estándar de las piezas, donde generalmente los solos van en medio de la canción, y los estribillos se presentan después de la primera estrofa.

«Lucifer Morningstar» es una exploración completamente inédita en ese sentido, que habla de la amplitud de ideas que esta banda posee. Concentran el estribillo y los solos hasta la segunda mitad de la canción, evitando que la composición se repita desde su ecuador y empiece a aburrir, como ocurre con otras tantas agrupaciones.

La voz de Carlos Wild embona a la perfección con el estilo de Thunderslave, aunque podría pasar factura a largo plazo. Su técnica de empujar desde la garganta le permite dar tonos agudos sin dejar de sonar raspado. El intro y posteriores estrofas de «Maniac» lo confirman, sin embargo, esto podría ser una bomba de tiempo a largo plazo.

La producción no es la de un álbum labrado en el Viejo Continente, pero sí es un trabajo que permite mantener las canciones a flote. Hay piezas como «Heavy Metal Masters» que tienen pasta de convertirse en clásicos gracias a la correcta grabación de sus elementos, como las voces corales y sus pasajes armónicos, donde la guitarra dibuja líneas melódicas sobre una base de teclado.

Más allá de la polémica, Thunderslave ha lanzado una gran obra de Heavy Metal mexicano, que se coloca en el podio de los mejores álbumes que ha habido en este 2020 (a reserva de los que estén por llegar). No obstante, hoy en día la banda se encuentra en un silencio total.

La andanada mediática en contra de la banda provocó que Thunderslave cerrara sus redes sociales. Nuevamente contactamos a Carlos Wild para preguntarle sobre el futuro de la agrupación, y nos confirmó que Thunderslave sigue con vida y próximamente reabrirán sus perfiles. “Claro que planeamos seguir tocando. Nada nos detendrá de hacer lo que más nos gusta”, declaró. A esperar entonces.

Más información sobre Thunderslave en el siguiente enlace:
Bandcamp

Deja tu opinión!

quince + 19 =