Figaro – Aquí no hay festivales

Leer esta seccion   Ver otras secciones

Alonso torres LaCarne Magazine aqui no hay festivales

En el Lejano Oeste Peninsular, esto es, en Extremadura, en donde he elegido vivir (“sí, sí, seguro… seguro que si te fuera de puta madre cantando por ahí ibas a vivir aquí, en este páramo”, pueden llegar a decir, me han llegado a decir… sí, cateto a babor, o sea, cateto a babor soy yo, y además, con pelo de dehesa, y después de currar en la Compañía Lírica Española -la que otrora dirigiera el maestro Amengual y su hija, por incapacidad e incompetencia, no pudo ni supo mantener, y que fue fagocitada por otras compañías- durante tres casi interminables años, donde hubo de casi todo, bueno y malo, hasta un accidente de autobús con muertos, opté por venirme a vivir aquí, a esta vasta y dilatada región), en verano, a parte de no haber playa (bueno, sí, la de Orellana, una interior y con bandera azul), somos la única región eggpañola, la única autonomía que no se suma al carro de los festivales veraniegos dedicados, entre otras cosas (o solo a ello), a la ópera (je, je, pa qué vamos a hablar de zarzuela, ese típico plato de batiburrillo pescaero tan característico del estío… <<estío>>, siempre me pareció que esa palabra lleva aparejada, en su significado, el hastío, el cansancio, el tedio, la molicie, el fastidio…), y no, no me vale que en tal festival (¿cuántos hay, cuántos son “gordos”, de prestigio, de más allá de nuestras “fronteras”?) se cuele una zarzuelina (montada por profesionales, semiprofesionales y aficionados; más de los dos últimos que de los primeros) o un concierto lírico (had-hoc), o que en EL GRAN FESTIVAL EXTREMEÑO, El Festival de Teatro Clásico de Mérida (jooooodeeeerrrr, ¿qué mal le ha hecho el teatro clásico al mundo para que siempre haya allí, en la Emérita Augusta, “flamenqueo”? Y no porque no me guste el flamenco, que sí, perooooo) se incluya, así, casi de soslayo (una sola representación), una ópera, “Dido y Eneas” de Purcell (que me gusta mogollón, por cierto, y cuando estaba en Canal Extremadura Radio haciendo “Sinfonía en el aire” la pusimos alguna que otra vez hasta que vinieron a montar los del Conservatorio de Música de Cáceres, algún que otro profesor, auspiciado, eso sí, por el director del mismo, un programa de radio gratuito, y claro, me echaron, “Alonso, prescindimos de tus servicios” me comunicaron vía e-mail a una semana de volver a firmar contrato… qué arte y qué tronío) con la gente que está dentro del Taller de Ópera del Conservatorio Superior de Badajoz. En fin.

No hay en esta tierra nuestra (y suya, suya) un festival de ópera, o de zarzuela, o de música clásica (creo que ya he escrito sobre esto, pero vuelvo a las carga porque acabo de ver, con envidia, en cierta revista “curturá” dos reportajes, dos, sobre otros tantos festivales que en otras tierras -seguro que con mejores empresas publicitarias- se celebran, y tienen, por protagonistas exclusivos, a lo que llamó Baricco, “música reservatta”) aprovechando los espacios de interés histórico-artístico que por aquí abundan y casi nos sobran. ¿Por qué? porque la música clásica (reservatta), para los programadores y lumbreras que hay en ayuntamientos, mancomunidades, diputaciones y junta, es aburrida, pesada, nada puntera, apergaminada, no rescatable, no moderna, no yeyé, no pop (cuando haces pop ya no hay stop… puuufff!!!), no les mola nada porque no la entienden y nunca la han escuchado (o la escucharon sus padres y [email protected] se desmarcan de los antiguo, claro), y para uno/a que te encuentras (y no te quiere, sniff, o no te cree, o no te compra la burra porque la compra fuera, que son más queribles, creíbles y caros), tropiezas con 40 que passsan de ti; pero vamos, que dos poblaciones como las que aparecen en la revista semanal “curturá” vivan de la música clásica, a mí, personalmente, me descompone, ¡¡con la “potencialidad” que tiene esta tierra, Dios, qué buen vasallo si hubiera buen señor!!

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + nueve =