Improvisadores libres: F17 a.k.a. Renäcer

Felipe F17 y yo estamos muy contentos los dos con la colaboración en el Cuarteto 4?. Desde que él llegó, el planteamiento del grupo y la música que fluye se ha agilizado y ha ganado enteros.

Es un tipo que te da mucha seguridad. Cuando F17 empieza, te lanzas sin red y sin complejos, tal y como se puede apreciar en los siguientes videos:

Aquí van sus impresiones sobre la improvisación libre:

Lo primero, muchísimas gracias por la entrevista. Os estoy muy agradecido, a ti, Arín, y a LaCarne Magazine. Espero que se haga amena a los osados que la lean.

Más que procedencia musical, mi procedencia es más anti-musical. Empecé tocando en bandas de hardcore, d-beat, metal, grindcore, thrash metal, etc. O bueno, eso intentábamos, jejeje. Esos estilos que son hermanos del centrifugado de la lavadora. Y, de hecho, aquellas primeras bandas que teníamos sonaban más o menos así. Pocos medios, poca técnica, pero toda la ilusión y energía juvenil. Biela lo llamaban los más veteranos. Y bueno, era eso, repartir ruido a diestro y siniestro. Llegué siendo un chaval, y todo el cariño, ilusión, compañerismo que recibí me enganchó. Y a día de hoy sigo en contacto y tocando con más pena que gloria en algún proyecto cañero. Ya se nota el relevo, y en Madrid ahora mismo hay bandas de chavales muy pero que muy interesantes. Y bueno, los que se mantienen ahí, están dándolo todo como el primer día.

Mi experiencia académica en escuelas y conservatorio se ha limitado sólo a seminarios, clinics y cursos de verano. Pero, vamos, tengo la suerte de haber conocido a los mejores maestros particulares del mundo. He sido alumno de Alex Cid, el mejor profesor para acercarse al instrumento. Alex tiene una extraordinaria forma de motivar al alumno y enseñarle cómo ser constante y conseguir aprovechar el tiempo al máximo. Ahora mismo acaba de sacar su libro El Arte del Fraseo en la Batería. Libro muy pero que muy recomendable.

También estuve aprendiendo con el maestro Jorge Rodríguez en sus clases de combo de Jazz, que imparte en Lavapiés. Jorge es de las mejores personas que conozco, y tiene la increíble virtud de sacar lo mejor de cada músico, siendo capaz de crear de la nada, y con la gente más variopinta que te puedas imaginar, el mejor ambiente, y conseguir que sus combos cada año suenen a gloria de verdad.

Y también he estudiado con Diego Hernando, que para mí es el mejor docente en cuanto a batería jazz de España. Todo un erudito y arqueólogo musical, además de musicazo, con un Groove y un gusto aterrador. Sus conocimientos del instrumento son inabarcables, y una clase con él es como avanzar 1 año en la forma de estudiar técnica o en la forma de sonar. Este señor es mágico.

En cuanto a comparar estudios académicos con música improvisada o experimental, yo pienso que de todo aprendemos básicamente. O sea, de todas las situaciones musicales o no. De todo el mundo se puede aprender algo si somos receptivos. Nuestra compañera Sofía Fernández, en una pasada entrevista que le hiciste, comentaba que una vez le dijeron que tocara con todo el mundo que pudiera. Yo soy de la misma opinión.

No obstante, también opino que si tienes la oportunidad de estudiar en el Conservatorio o escuelas, y es tu camino, pues adelante. Todo es bueno, y actualmente existe un conocimiento tan amplio de cualquier disciplina que es un regalo poder aprovecharlo. También la vida me ha hecho ver a baterías o músicos que no han pisado nunca una clase, tener un discurso estremecedor y conmoverme o inspirarme al máximo. Es como el lenguaje quizás: cuanto más vocabulario tengas, mejor te puedes expresar, pero tienes que tener una buena historia que contar.

f17

¿Cuándo y cómo llegaste a la improvisación libre?

Umm, no podría decirte cuándo exactamente. Y el cómo tampoco lo tengo claro, jjjj. Pienso que fue la música improvisada la que llegó a mí más bien. Por los primeros 2000 tenía un amigo que se llamaba Raúl que vivía en Orcasitas, y él estaba muy metido en el dadaísmo y en las disciplinas artísticas más experimentales. Teníamos un programa de Radio Camino del Cementerio Post-nuclear en Radio Elo, donde pinchábamos la música más rara que te puedas imaginar. Y también solíamos quedar de vez en cuando a improvisar, y, bueno, íbamos tocando un poco lo que salía sin pensar mucho. Quizás fue el primer acercamiento. Desde entonces siempre he tenido algún proyecto más experimental. Sí es cierto que algunas temporadas me he centrado en proyectos de música compuesta, pero siempre abierto a todo tipo de música. Y, de hecho, improvisar, aunque sea en solitario, para mí es una terapia necesaria.

Principalmente escucho todo tipo de música. Intento no cerrarme y no crearme ningún prejuicio preestablecido en cuanto a estilos musicales. Escucho techno, rap, jazz (sobre todo muchísimo jazz), música folclórica, electrónica, música actual como trap, drum and bass, etc. Los baterías que cambiaron mi vida y mi forma de ver la música: Elvin Jones, Art Blakey, Buddy Ritch, Tony Williams, Kenny Clark, Chic Webb, Pete La Roca, Max Roach, etc. Más contemporáneos y que intento seguir a día de hoy: Daru Jones, Chris Dave, Mark Guiliana, Jojo Mayers, Deantony Parks, Jamire Williams, Greg Hutchinson, Erik Moore, Corey Fonville, Mike Mitchel… Y alguno más que se me olvida. En España hay un nivel altísimo en cuanto a baterías y músicos en general. Siempre me inspiran muchísimo si tengo el placer de verlos en directo o escucharlos en disco: Miguel Lamas, Diego Hernando, Sofía de Fernández, Edu de Moho, Victor de Bad Bloods, Carlos el Wey que toca en Decurs, David Fraile de Proud´z, Adolfo de Afilador, Niño Bruno, Alfred Berengena, Jebo de Cult Of Misery, Javier Tei, Poter Aktion. Y baterías más del mundo de la improvisación que me encantan son, por ejemplo: Greg Fox, Hamid Drake, Susie Ibarra, Elie Keszler, Julian Sartorius, Marcol Savoy, etc.

¿Qué es para ti “espacios” en una pieza? Quiero decir, que si te dicen: “vamos a crear una pieza con ‘espacios’, ¿qué interpretas?

El Respeto es lo Primero. Ya sea con espacios o sin ellos. Improvisar con alguien es como conversar. Hay que escuchar. Permíteme, mi querido amigo Arín, que cite al bueno de Brian Eno, que sabe bastante más que yo sobre los espacios en la música: “Es intuitivo pensar que cualquier cosa compleja tiene que ser producto de algo más complejo, pero la teoría de evolución dice que la complejidad surge de la simplicidad. Es un cuadro de abajo arriba. Como recurso composicional, me gusta la idea de que cada uno pueda establecer ciertas condiciones y dejar que se desarrollen. Esto hace que la composición se parezca más a la jardinería que a la arquitectura”.

Resumiendo: menos es más, siempre. Y escuchar, sobre todo escuchar al resto. Encima si se proponen espacios, con más razón. Armarse de paciencia y morderse un dedo si tenemos el ansia de demostrar nuestra valía y maravillosa técnica al mundo. Esos efluvios juveniles que vienen del ego nos hacen querer hacer más de lo que hace falta. Yo el primero. Ante eso, tranquilidad y paciencia. Y todo fluirá si te dejas llevar.

¿Consideras que la improvisación libre es un género musical autónomo?

Sí lo considero un género autónomo, aunque ahora mismo todo va muy rápido, y la forma en la que nos están vendiendo la moto de lo que está de moda o no es mezclar todo tipo de estilos musicales. Entonces, las fronteras entre géneros ya no existen, o son cada vez más pequeñas. Esto es bueno, porque si te apetece improvisar y asomarte a este maravilloso mundo, serás bienvenido. Aunque si buscas una secta de locos haciendo ruido y realizando rituales cuánticos, ya no la vas a encontrar, jejeje.

Hay músicos e improvisadores (como yo, por ejemplo) cercanos a la idea de hacer primeras tomas y de dejarse llevar por la intuición, la inmediatez y la espontaneidad. Hay quien dice, sin embargo, que esa forma de entender el arte lleva a fórmulas repetitivas y aburridas, y que el ensayo y la composición son necesarios para evitar esos inconvenientes. En mi opinión, las fórmulas y patrones se repiten en cualquier manifestación artística. ¿Qué opinas?

Estoy de acuerdo contigo. Es quizás la situación, o lo que te rodea en ese momento, lo que puede hacer que sea diferente. Al fin y al cabo, todos estamos influenciados por la misma cultura y el mismo espacio temporal. Una persona que hacía teatro me comentó una vez que lo que cambia a un personaje es lo hay alrededor de él en ese preciso momento. Ensayar y componer está muy bien también, si te pide el cuerpo hacerlo. Mi humilde opinión es que no hay que cerrarse a nada, e intentar tener una mente líquida para que lo que hagas fluya. Si es desde el respeto al otro, está bien.

¿En qué proyectos has participado o estás participando? Tanto de música improvisada como compuesta.

Ahora mismo estoy tocando en Amor de Madre, que es un proyecto de Folk Ritual, donde tenemos canciones compuestas, pero donde intentamos tener siempre partes abiertas para que el trance y el chamanismo natural broten. También estoy acabando de grabar la demo de Renäcer, que es mi proyecto personal de música ambient paleolítica, donde también hay improvisación. Estoy tocando también en Sacthu la batería, que es una banda de grindcore y metal experimental con partes de noise y electrónica. También toco en Bloodnation, que es Death Metal Old School.

A tope, pero intermitentemente, estamos guerreando con Cuarteto 4?, donde tengo el enorme placer de compartir sesiones y directos con usted, Arín Dodó, con Sofía Fernández, y con J. A. Clemente. Deliciosa improvisación sólo apta para amantes del expresionismo alemán jejeje. Y bueno, algo nuevo por ahí anda cociéndose con mi buen amigo don Pablo Teijón. Será algo experimental, pero no voy a decir más para que no se gafe el asunto y salga prontito. Del pasado ahora mismo no voy a hablar, que me pongo melancólico. Demasiados proyectos y demasiado tiempo disfrutando con tan preciosa gente. Me guardo ese cartucho para una próxima entrevista maestro.

Explícame brevemente tu concepto musical

Lo bonito es hacer lo que te pida el cuerpo. Todo es un ciclo, y lo que ahora vale, en un tiempo no valdrá, y volveremos a lo que ahora no vale. Es un buen momento para experimentar, pues estamos justo en ese preciso instante donde no te van a mirar mal por intentar hacer algo diferente. Siempre habrá críticas, y está claro que no gustarás a todo el mundo. Por esta sencilla razón, haz lo que te apetezca. Ése es mi concepto. Eso, y un chupito de Beso Extremeño antes de tocar, y nacerá la magia, jejeje.

Indica links, grabaciones, páginas webs…, donde aparezca tu material.

Mil millones de gracias por la entrevista de nuevo, y por la oportunidad de compartir mis proyectos:

Amor de madre:
FACEBOOK
BANDCAMP
INSTAGRAM

Renacer:
FACEBOOK
BANDCAMP
INSTAGRAM

Sacthu:
FACEBOOK
INSTAGRAM

Bloodnation:
FACEBOOK

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − tres =