Le Orme, pasos sinfónicos progresivos que dejan huella

Una interesante y atractiva forma de disfrutar la musica que a uno le agrada, es cuando los principales géneros preferidos se “fusionan”, por así decirlo, y el producto formado es una obra profundamente hermosa con matices sublimes y seductores, muy bien logrados y extremadamente humanos.

Así podríamos describir la musica de la banda invitada de hoy. Moviéndose dentro del género del Rock Sinfónico y Progresivo, Le Orme (Las Huellas) es una banda italiana formada en 1966 en Marghera (Venecia), con una amplia trayectoria dentro del género.

Quizás también te interese leer:
Mastodon, sonido descomunal
Glass Hammer, entre la prosa, la fantasía y la mitología
The Tiger Lillies, leyendas del cabaret alternativo

Le Orme, pasos sinfónicos progresivos que dejan huella

le orme

Sus publicaciones hablan mucho de la fórmula que ha caracterizado a bandas contemporáneas dentro de la tradición progresiva italiana, tales como Premiata Forneria Marconi y Banco del Mutuo Soccorso. La alineación inicial de Le Orme estaba conformada por Aldo Tagliapietra (voz, guitarra), Nino Smeraldi (guitarra líder), Claudio Gallietti (guitarra, bajo) y Marino Rebeschini (batería).

Como todo inquieto músico que vivió la década de los sesenta, el sonido inicial de la banda se movía entre el beat y el Rock Psicodélico. Dando a conocer para 1967 su primer sencillo, Fiori e colori, sufre así mismo sus primeras bajas, cuando Rebeschini abandona la banda, siendo reemplazado por Michi dei Rossi. Luego, en 1968, publica su segundo sencillo, Senti l’estate che torna.

Otra adquisición llega a la banda, Toni Pagliuca, y así, también el año de 1969, cuando Le Orme se estrena con Ad Gloriam (1969), siendo su primer trabajo discográfico, el primero de 17 álbumes en su historia, y los cuales les han permitido ganar dos discos de oro y un premio de la crítica a su discografía. Con el primer LP, Ad gloriam (1969), un álbum que contó con muy poca acogida, y un perfil de un Rock Psicodélico acorde de los tiempos que se vivían.

le orme

Luego, en 1970, es Claudio Gallietti que también deja la banda. Teniéndose entonces la «formación clásica» de Le Orme, y su consecuencia más inmediata fue producir los más exitosos LP’s de Rock Progresivo de la década los 70 según los versados, a saber: Uomo di pezza (1972), Felona e Sorona (1973), y en 1974 graban En concierto, su primer en directo, y luego otro álbum de estudio, Contrappunti (1974).

Para la publicación de Felona e Sorona y Contrappunti se valieron de la colaboración del productor y pianista Gian Piero Reverberi, una excelente propuesta que dejó muy buena impresión en el mundo progresivo y de los amantes del género. Un dato interesante del álbum conceptual Felona e Sorona, es que narra la historia de dos planetas hermanos antagónicos y opuestos, uno que tiene una población feliz y alegre, y el otro miserable y apática (Mellado, J).

Para 1974, este trabajo conceptual, Felona e Sorona, es relanzado en versión en inglés con la colaboración de Peter Hammill (Van Der Graaf Generator). Luego de este exitoso momento, la banda entra en una especia de letargo. No se explica si por descanso o paréntesis creativo, o por diferencias intelectuales de los integrantes. Así el grupo deja de producir trabajo alguno desde principios de los 80.

Sin embargo, se vuelven a reunir seis años después. Para 1992, Toni Pagliuca abandona La Orme, y es remplazado por Michael Bon. Entre 1999 y 2005 publican Il Fiume (1999), Elementi (2001), y L’infinito (2004).

Le Orme - L'Infinito

Álbumes que muestran un retorno al sonido clásico progresivo. Constituyendo la segunda parte de una trilogía dedicada a los 4 elementos que componen al planeta: Agua, Fuego, Aire y Tierra. Il Fiume (El Río), por ejemplo, trata sobre el recorrido en el río mágico indio El Ganges, desde los Montes Himalaya hasta su descenso por las ciudades de la india y llegar al océano (Alakem, 2019).

Allí Le Orme ofrece una música verdaderamente maestra, una clase de Rock Progresivo Sinfónico, donde se destacan no solo pianos, sintetizadores, órganos e instrumentos de cuerdas como violín, chelo, citara, tresillo y arpa, incluyendo otros instrumentos de percusiones y de viento, como concha de armadillo, caracol marino gong, campanas tubulares, marimba… (Alakem, 2019).

En Elementi sigue dándoseuna excelente poesía con música que acompaña una trama de misticismo oriental, y filosofía de la nueva era. Para 2004 publican L’infinito, quizás la obra mas progresiva de la serie, y preferida para quien les reseña. Una obra que no tiene desperdicios dada su alta factura, y unos elementos progresivos enérgicos.

Ahora bien, Le Orme para 2017 publica quizás su trabajo más conservador, es decir, más que progresivo es más sinfónico. Se trata de un álbum cuyas características raya en lo clásico, con muy pocos elementos característicos del rock progresivo. Ya su título, Classic Orme, habla mucho de su concepto y método.

Conformado por 15 temas con una duración total de 50 minutos y 16 segundos, Classic Orme ofreceun abanico de tramas donde las voces operáticas llenan la atmósfera sutil y elocuentemente. Siendo las interpretaciones Storia o Leggenda, Sulle Ali di un sogno y Aria, las que de forma muy solapada presentan trazas progresivas, como participación de batería, teclados o sintetizadores, y un sonido de un Moog muy al estilo de Emerson Lake & Palmer.

L̰ḛ ̰O̰r̰m̰ḛ -Classic Meets O̰r̰m̰ḛ Full Album HQ

Muy buenas piezas y de agradable factura. No obstante, dado que se enfocaron en presentar un álbum clásico, quizás “descuidaron” un poco su sentido y razón, el rock progresivo. No digo que sea un trabajo poco convincente, no. Lo que digo es que debieron sumar más episodios del género, y no hacerlo tan clásico. Me agradó, claro que si, pero me quedé como esperando elocuentes solos de guitarras con riff progresivos, beat de baterías para decir ohhh!!! En fin, Le Orme, con su Classic Orme sorprende, pero se percibe que dejan pendiente algo a lo que nos tenían acostumbrados.

Finalmente, amigos, le dejo a su apreciación a Le Orme, una banda que sorprende, atrapa y gusta. Cuya trayectoria ha demostrado aferrarse a sus raíces, y a la vez tener la convicción de evolucionar, demostrando con ello que, teniendo al Rock Progresivo como norte, son muchas las cosas trascendentales que pueden surgir en el camino.

La invitación es a seguir a Le Orme, disfrutar de sus trabajos, y compartir en sus redes las valoraciones que de ellos puedan tener.

Gracias y hasta una nueva oportunidad.

Más información sobre Le Orme en los siguientes enlaces:
Facebook
Website

Deja tu opinión!

20 − 14 =