Notas de Paso – El Miedo Escénico

Joaquin-SabinaQuiero verlo!

EL MIEDO ESCÉNICO

Dos recientes incidentes protagonizados por dos reconocidos cantantes han puesto sobre el tapete el controvertido tema del miedo escénico. Joaquín Sabina y Pastora Soler han dado muestra de ser de esas personas vulnerables que tienen miedo a enfrentarse al público, padeciendo lo que en francés se denomina el trac. Pero no es exclusivo de artistas sino de quienes  tienen que enfrentarse al público. Ese estado de ansiedad que paraliza y hace que quede la mente en blanco y, en consecuencia, que produzca una incapacidad, es algo más frecuente de lo que puede creerse. En principio parece lógico pensar que ese temor al público lo pueden tener las personas que, sin ser unos seres inconscientes, no están lo suficientemente preparadas para asumir el riesgo de actuar ante una audiencia. Eso no es miedo escénico, eso es incompetencia. Pero la afirmación de que solo quien no está bien preparado tiene miedo, tampoco es cierta. El miedo escénico existe entre buenos profesionales, y muchos no consiguen superarlo.

Lo que sorprende es que avezados intérpretes que viven de su trabajo ante el público, puedan de pronto sentir ese grado de ansiedad que les puede maniatar hasta el extremo de retirarles del oficio. Solo cabe atribuirlo a que, existiendo en ellos desde siempre un escondido temor ya superado, pasado un tiempo sin enfrentarse al público, los “demonios” surgen  de nuevo y atenazan su voz y su cuerpo.

¿Que es el miedo escénico y por qué surge? Miedo es…miedo, traducido en sequedad de boca, aceleración del pulso, respiración entrecortada y mil síntomas más que dificultan la actuación, y que puede ser en buena medida fruto nefasto de timidez y falta de confianza en sí mismos. He conocido intérpretes que tratan de liberarse del trac tomando antes de salir a escena una copa de licor, lo que nunca es recomendable pues serán siempre esclavos de esa copa y cuando no la tengan se sentirán perdidos. Otros recurren a los tranquilizantes, que si bien apaciguan sus nervios, los puede dejar “medio dormidos”, con lo que el resultado será poco brillante. El artista tiene que estar siempre en tensión.

La mejor terapia es la preventiva, y esa la practican los buenos profesores que exponen a sus alumnos al público desde temprana edad para hacerles ganar confianza y superar ese miedo que puede venir de improviso. Bien, es verdad que antes de una actuación estar totalmente tranquilos tampoco es buen indicio. Tiene que haber una tensión controlada, lo que se llama sentir mariposas en el estómago, es decir, un cierto nerviosismo de respeto al público

¿Que hay remedios para el miedo escénico? Sin duda, pero no es misión mía ni espacio el que tengo para extenderme en esto. La ayuda profesional es importante en estos casos.

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × dos =