Powerwolf y su nuevo disco Call Of The Wild

Powerwolf apareció a mediados de julio con su noveno álbum titulado Call of the Wild (2021). El álbum llegó apenas un año después de The Symphony of Sin (2020), trabajo con el que la banda finalmente se preparaba para disfrutar su estatus como el conjunto más popular de Power Metal en toda Europa, y por ende del mundo.

Pero el mundo se detuvo. Entonces la agrupación tuvo que detenerse también, y, en medio de esa pausa pandémica, prepararon el álbum que ahora nos convoca.

Lo interesante de Powerwolf es que, más allá de la parafernalia mediática y farandulera que rodea a su marca, los músicos no han dejado de ofrecer canciones de enorme trasfondo.

Quizás también te interese leer:
Intelliscience, progpower chileno con Alpha
25 años de The Time of the Oath de Helloween
Warrior Path vuelve a sorprender con The Mad King

Powerwolf y su nuevo disco Call Of The Wild

powerwolf

Aunque musicalmente llevan 10 años estancados en un mismo estilo que rasguña el autoplagio, sus letras no han dejado de tener sustancia.

Los músicos que componen la banda son lectores voraces de la Biblia, y conocen a profundidad el folclor europeo, lo que los hace unos letristas consumados.

Call of the Wild es un vivo reflejo de lo anterior. En el álbum encontramos piezas como Blood For Blood (Faoladh), Varcolac y Beast of Gévaudan, que son producto directo de las prolongadas sesiones lectoras de la banda.

Otro ejemplo es Sermon of Swords, pieza basada en el Concilio de Clermont, celebrado a finales del siglo XI y que dio inicio a las cruzadas.

También encontramos Revent of Rats, que es la interpretación de un ensayo del filósofo Ludwig Feuerbach sobre la idea de que dios es la proyección de un ideal humano.

Un caso más es la pieza Glaubenskraft, donde la agrupación señala la impunidad que impera dentro de la iglesia en los casos de abuso. Traducido como “El Poder de la Fe”, aquí la banda usó la fonética de su idioma natal para darle mayor impacto al mensaje.

powerwolf

A pesar de que las letras de Powerwolf están repletas de este tipo de referencias, un punto a favor de la banda es que no pretende educar a sus fanáticos.

En reiteradas ocasiones sus miembros han aclarado que su intención es entretener, nunca esperan que el público sepa de qué tratan las canciones.

Por esa razón, las piezas de Powerwolf brillan por su composición. Mantener un mismo estilo desde hace 11 años, cuando lanzaron su tercer álbum Bible of the Beast (2009), ha sido una clave muy importante de su éxito.

En piezas como Faster Than the Flame y Dancing With The Dead podemos escuchar al mismo Powerwolf de siempre. Eso, en lugar de aburrir, cimenta perfectamente la identidad musical de la banda.

POWERWOLF - Dancing With The Dead (Official Video) | Napalm Records

Sin embargo, aunque Powerwolf mantiene la misma línea, en Call of the Wild se pueden seguir viendo los mismos intentos de experimentación que ya se habían comenzado a notar en The Symphony of Sin.

El más evidente fue la inclusión de una nueva balada. Después del éxito que significó Where the Wild Wolves Have Gone en sus presentaciones en vivo, la agrupación decidió incluir una nueva pieza en ese tenor.

El reto de Matthew Greywolf fue conseguir una composición que no fuera la segunda parte de su anterior balada, y lo consiguió con Alive or Undead, una pieza que por poco no entraba en el álbum.

Otro rasgo “innovador” en el sonido de Powerwolf fue la inclusión de sintetizadores, mismos que se pueden escuchar en Dancing With the Dead. Esto demuestra que poco a poco la banda está dando pasos diminutos pero constantes para refrescar su sonido.

Call of the Wild es el cuarto álbum consecutivo que Powerwolf lanza con un año de diferencia, un ritmo vertiginoso en el que increíblemente no ha disminuido su calidad. Ahora queda esperar su Wolfsnächte Tour 2021, donde ahora sí podrá disfrutar su estatus como la banda más importante de Power Metal hoy en día.

Más información sobre Powerwolf en los siguientes enlaces:
Website
Facbook
Twitter
Instagram
YouTube

Deja tu opinión!

dieciocho − tres =