Qué es overdubbing en producción musical

Desde que los avances técnicos lo hicieron posible, el ser humano ha buscado poder grabar la música, originariamente para conservarla. Gracias a técnicas como el overdubbing, hoy en día es posible grabar música desde cualquier parte del mundo y crear una canción de calidad. 

Overdubbing: en qué consiste

overdubbing

El overdubbing es una técnica muy común en el mundo de la música que consiste en superponer diferentes capas de sonido. Suponiendo que cada grabación independiente sea una capa, al juntarlas se escuchan sonidos diferentes de forma simultánea.

Un poco de historia

Esta técnica se empezó a usar en los años 20, al poco tiempo de inventarse los micrófonos eléctricos para estudios de grabación. Los ingenieros de las discográficas fueron capaces de sintetizar diferentes grabaciones y mezclarlas en una sola. Así, una canción a piano podía acompañarse de forma sencilla con el sonido de una orquesta. Los principios no fueron fáciles, pero en poco tiempo muchos artistas empezaron a pedir a sus mánager incluir esta técnica en sus discos.

Uno de los primeros ejemplos que se encuentran en la historia de la industria musical es el de Sidney Bechet, un músico de jazz que decidió hacer una serie de canciones en las que él tocaba todos los instrumentos. Lo hizo grabando pistas independientes según el instrumento y juntándolas luego. Este fue el inicio de una técnica con mucho éxito en el siglo XX, que han utilizado desde los Beatles hasta los Monkees, pasando por Kurt Cobain. Además de usarse para combinar pistas de diferentes instrumentos, también se ha utilizado para hacer coros a un artista con su propia voz. ​

Cómo funciona

Esta técnica se denomina también apilamiento de capas, debido a que su principal función es juntar capas de audio. En el pasado, hasta los más experimentados productores podían tener problemas a la hora de mezclar estas pistas. Sin embargo, hoy día es un sistema fácil de usar, que solo requiere de grabaciones más o menos limpias, para que se intercalen sin interferencias.

El origen de esta técnica lo encontramos en la necesidad de grabar sonidos por separado. En un principio era incluso muy común que el mismo artista reclamara usar el apilamiento, para poder interpretar varios instrumentos en la misma canción. A medida que avanzó la industria musical, los gustos se refinaron y la idea pasó a ser aprovechar al máximo cada elemento. Así, un mismo guitarrista podría hacer varias líneas musicales dentro de una canción, como la guitarra principal, la secundaria y el bajo.

Generalmente su uso se debía a la necesidad de grabar una canción y la imposibilidad de tocar todos los instrumentos a la vez. Esto era debido a que los músicos no podían encajar en sus agendas un día común para la grabación. También sucedía que tocar todos los instrumentos a la vez podía desembocar en múltiples fallos, por lo que los artistas preferían tocar por separado, concentrándose solo en su instrumento y su partitura.

Por último, esta técnica empezó a perfeccionar sus métodos de edición para adaptarse mejor a los sonidos de la voz. El apilamiento se especializó también en las pistas vocales, para conseguir diferentes efectos. Uno de los más comunes era superponer varias pistas del mismo vocalista, de manera que la voz ganara en sonoridad. Se trata de una técnica ideal para vocalistas con bajo registro musical. Otra opción es conseguir obras vanguardistas en las que la propia voz actúa de eco, por ejemplo. También se utiliza para conseguir guiar la voz de un cantante, de modo que se crean pistas complementarias que se superpongan a los desvíos armónicos.

En definitiva, para grabar una canción se necesitan los profesionales adecuados y su capacidad de manejar ciertos dispositivos electrónicos. La producción y edición de sonido es una habilidad que se necesita en muchos trabajos: en la música, el mundo audiovisual, la publicidad y muchos otros. Contar con un profesional especializado en el overdubbing y otras técnicas puede marcar la diferencia a la hora de hacer un sonido de calidad. Por este motivo es recomendable trabajar con freelancers que se pueden encontrar en plataformas como Fiverr. A través de estos profesionales se pueden completar producciones puntuales o grabaciones completas. Los especialistas por cuenta propia se caracterizan por estar dotados de una gran capacidad de adaptación, por lo que se vuelven una opción a tener en cuenta tanto para proyectos específicos cuando convenga como para proyectos ya iniciados, generalmente, a un precio asequible. 

¿Sigue utilizándose en la actualidad esta técnica de producción musical?

La técnica originaria sigue siendo muy popular, tanto que lo extraño ahora es grabar todo a la vez y de una sola toma. Los artistas pueden trabajar desde diversas partes del mundo y colaborar en discos producidos en otros lugares. Así, es posible contactar con artistas independientes e incorporarlos a un proyecto sin necesidad de contar con cercanía física. El apilamiento de capas es incluso la raíz de algunos estilos musicales, que basan su propio éxito en la superposición de capas en ascenso o en descenso. También es muy común a la hora de crear anuncios y spots de radio, en los que algunos sonidos grabados se mezclan con sonidos de foley.

Hoy en día es una técnica al alcance de cualquiera que cuente con un dispositivo preparado para editar música. La forma de proceder es muy sencilla e intuitiva. Solo se necesitan diferentes pistas grabadas en un formato compatible con el programa utilizado. Además, grabar pistas es más fácil que nunca, ya que se pueden conseguir grabaciones de calidad incluso utilizando el teléfono móvil desde casa.

Otras técnicas de producción musical que evolucionan gracias a la tecnología

La tecnología musical se ha adaptado a la perfección a los nuevos formatos y dispositivos. Hoy en día es posible crear música desde cualquier lugar con diferentes sistemas como el Auto Tune. Esta técnica permite grabar una pista de sonido y corregir sus desviaciones sonoras, para que suene de forma armónica. Además de esta herramienta, muchos artistas y productores independientes cuentan con programas de sampleo que les permiten grabar sonidos o crearlos y repetirlos como consideren. Esta técnica es la base de muchas de las canciones que culminan los rankings de éxitos o acompañan los mejores jingles publicitarios.

Utiliza esta y otras técnicas en tus proyectos, contando con profesionales independientes expertos en la edición de sonido.

Deja tu opinión!

dieciseis − doce =