Siempre que tengo bolos (no me acaba de gustar dicha palabra, o la expresión “me voy de bolo”, no sé, es como “me voy de pedo”, pero todo lo contrario, no puedo estar bolinga en el escenario,