Woody Allen: la fragilidad y el arte de una estrella en Badajoz

woody allen

por Javier Pulpo

por Carlos Ortiz – Fotos por Javier Pulpo

El cineasta neoyorkino marca una fecha histórica en el calendario de conciertos en Extremadura tras su concierto con New Orleans Jazz Band.

Como quien quiere pasar desapercibido siempre y hasta ser invisible, Woody Allen pisó el pasado martes por primera vez un escenario en Extremadura con su grupo de jazz de toda la vida, New Orleans Jazz Band, en gira por Europa con solo dos paradas más: Barcelona y Montecarlo. Como el mismo tipo frágil de las películas y la mirada perdida a través de sus inconfundibles gafas de pasta negra. Como Woody Allen, una marca mundial, que cruzó los pasillos del palacio de congresos de Badajoz igual que cada semana cuando acude a tocar el clarinete al café del hotel Carlyle, en la calle 76 de Manhattan. Educado en sus gestos, el cineasta pareció sentirse como en casa en una región que le dispensó un trato exquisito, como una estrella, gracias a la acogida del Gobierno de Extremadura y el Ayuntamiento de Badajoz durante su estancia de unas horas. Y él, vestido como cualquier ciudadano que cruzaría Brooklyn o Central Park en una tarde de invierno, lo agradeció en la antesala de un concierto inolvidable de Navidad que dejó pequeño el recinto pacense. Luego, con el instrumento que le ha dado más popularidad aún, se divirtió junto a otros cinco músicos de calidad que acariciaron el banjo, el piano, los palillos o la trompeta. El sabor, sureño, como si el sexteto estuviera sentado en el salón de una casa de madera haciendo lo que más le gusta. Y Allen, sentado en el centro, así lo reconoció, con un mensaje al público tan directo como sencillo: “Nos divertimos tocando jazz. Espero que ustedes también. Gracias por venir”. Y así fue, como si esa noche en Badajoz hubiera sido la misma que en el hotel Carlyle, como si Extremadura ya estuviera en el mapa de Allen, viajero e icono vivo de la filmografía mundial. Tan cerca de todos, tan vulnerable como siempre.

 

 

 

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres − dos =