Automatón: Somos los Robots

Desde Argentina, Automatón presenta una autopista de synthpop con “Futuro”, su nuevo simple.

Automatón es un trío de synthpop argentino, oriundo de Rosario, ciudad portuaria y universitaria en la provincia de Santa Fe. El grupo está integrado por Juan Aspeitia, alias Juan Kah (compositor principal, voz, sintetizador, programaciones), Mauro Cuffaro (sintetizador, guitarra), y Julia Perpiña en bajo.

Actuando por toda la extensión del synthwave, el trío toma influencias de diferentes vertientes, siempre en clave personalista, lejos de la obviedad de lo derivativo. En Automatón se encuentran rastros de coldwave, italo disco, post rock, synthpop y chillwave.

Apodados informalmente como “Los robots”, Automatón sabe generar una experiencia audiovisual diferente en sus presentaciones en directo, aprovechando cada oportunidad para fusionar sus inquietudes del ámbito audiovisual con las canciones y el público.

Quizás te interese leer también:
Buisan presenta su nuevo single «Quiero saber»
Mandoble, Metal sinfónico desde Argentina
La Música electrónica y sus Instrumentos

Futuro, el nuevo simple de Automatón

automatón

La última novedad del trío se titula “Futuro”, una canción de pop dinámico, sofisticada en su construcción, aun así, sencilla para el oído, e ideal para integrar playlist de programadores frescos, o rotar fuerte en alguna radio FM con deseos de renovación.

Según la propia palabra de su compositor, el simple “está inspirado en la ruptura de una relación muy larga. La idea principal fue intentar decir algo al respecto”. Logrando combinar una tonalidad colorida con líneas vulnerables que permiten y se alejan de la obviedad. “Probablemente sea la letra más personal que haya escrito. Luego se desprendieron algunas otras ideas como siempre pasa, pero básicamente refiere a un momento particular de mi vida privada, y algunos cuestionamientos al respecto”.

El simple llegó acompañado con un video que logró complementar la idea original del compositor, que también estuvo a cargo de la codirección del clip junto a Federico García. “El video trató de reflejar esa idea, pero desde un lugar más dinámico y hasta un poco onírico, menos dramático. Simplemente dos personas que recorren los mismos caminos. Sin embargo, nunca se encuentran”.

Luego del lanzamiento de “Futuro”, el grupo está concentrado en la elaboración de un próximo disco de extensión todavía sin definir. Parte del proceso de crear nueva música en 2020 viene potenciando por la reciente incorporación de la bajista Julia Tuti Perpiña, que se incorpora luego de la partida de Marcos Mosca.

El arribo de Perpiña permite potenciar dos aspectos fundamentales de la actualidad de Automatón: canciones más directas y un show orgánico, que logre estimular tanto a los fans acérrimos, como al público neófito que aparece durante sus actuaciones fuera del circuito habitual.

“Julia llegó por sugerencia de un colega”, cuenta Cuffaro. “Sin dudas su incorporación va a modificar el curso del espíritu sonoro de la banda”, agrega.

Kah coincide con su colega al reflexionar sobre la evolución del grupo de acuerdo a la nueva formación: “imagino que sí va a haber un redireccionamiento, primero ella no está tan familiarizada con las máquinas. Ella tiene todo un bagaje, como gran parte de su generación de músicos, más ligada a estilos más actuales tipo neo soul, R&B, y demás. Es decir, estilos con más groove o cremosos. Por otro lado, con Mauro veníamos hablando de darle un giro un poco menos dramático a nuestras canciones, y ésta pareciera una buena ocasión para hacerlo. Veremos qué mutación sale”.

automatón

A partir del lanzamiento de “Y griega”, los temas son algo más luminosos, un pop más directo sin por eso resignar sofisticación. ¿La introspección quedó atrás? ¿Tendrá algo que ver con un contraste de lo personal?

Kah: Es una pregunta interesante, y a la vez difícil de contestar capaz. La introspección creería que sigue, los relatos en primera persona también. Es decir, un personaje que plantea un problema existencial o inquietud, o simplemente expone una sensación: «tuve que cambiar mil veces, tuve que adaptar mis formas«. Es probable que, a nivel estético musical, como contaba antes, tengamos la necesidad de salir un poco de esa cueva oscura y húmeda, y maquillar un poco esa angustia por la existencia misma con un poco de pop más ligero o menos dramático. Pero desconfíen siempre, no somos tan literales.

Cuffaro: Poco antes de empezar a producir “Y griega”, decidimos que para todo lo nuevo debíamos virar hacia recuerdos más cálidos, paraísos imaginarios. De todos modos, la introspección sigue presente, somos naturalmente melancólicos, la añoranza de esos momentos de felicidad absoluta es desde donde rescatamos ciertos climas.

Desde la publicación del EP Lacrimae, en mayo de 2018, vienen publicando simples acompañados de videos. En 2020 planean volver a una extensión mayor. ¿Sigue importando el formato disco en la actualidad, o se trata de mantenerse siempre con alguna novedad para no perder exposición?

Kah: Por un lado, es evidente que hay que estar presente con alguna producción porque todo es muy dinámico, y ésa fue siempre nuestra idea en general. Por otro lado, el formato simple te permite desarrollar y dedicarle más y mejor tiempo a la producción, por lo que el resultado muchas veces tiene más relación con la idea original, y lo mismo pasa con los videos, sobre todo en el caso de nuestro último simple «Futuro».

Ahí subimos nuestra exigencia en todos los aspectos, tanto en sonido como en la imagen. Por suerte logramos un muy buen resultado, o al menos eso pensamos nosotros. Con respecto al formato disco, es evidente que siguen existiendo, y particularmente en mi caso sigo disfrutando escuchar uno de principio a fin. Al mismo tiempo nosotros no tenemos un disco o LP según los estándares, es decir, con una duración mayor a los 25/30 minutos. Ésa es la idea para lo que está por venir.

Automatón forma parte de Discos Del Saladillo (DDS), uno de los sellos independientes más longevos de la ciudad de Rosario. El catálogo de la casa disquera está conformado por más de 30 producciones, albergando sonoridades que van del stoner rock de Aguas Tónicas (banda fundadora), hasta el paisajismo sonoro y experimental de Cromattista, el kraut de Campo, y la vanguardia de Xixto y \unexcoder.

En los últimos años, la avanzada synth de artistas como Marcos Mosca, \unexcoder y Automatón ganó significativa atención, por lo que el sello rápidamente tomó la bajada descriptiva de ´Discos Del Saladillo – Electro Valvular´, clara señal de constancia evolutiva.

Trabajando de manera autogestiva a la par del sello, Automatón supo articular una visibilidad que pudiera potenciar la experiencia completa que representan sus actuaciones en directo. Además de los conciertos propios, el trío se ganó un espacio en diferentes festivales de la región. Su música supo apreciarse en festivales de diversa índole estética, como Otro Río, Guerrilla Digital y Fiebre, entre otros.

“Diría que es fundamental ese intercambio. Es enriquecedor siempre”, apunta Kah sobre la experiencia festivalera del trío. “Nosotros la pasamos bien, somos sociales con las otras bandas. El tema es que hay que buscarle la vuelta para lograr que nuestra música local se haga lo suficientemente fuerte para que pueda plantarse ante cualquier banda que venga de afuera, y para eso están los festivales, pero también necesitamos que el público que, por ejemplo, va a ver Bandalos Chinos llenando la sala, conozca a Aguaviva, Cyberangel y Mi Nave, artistas que están en un nivel de producción musical y performática, que nada tiene que envidiarle a dichas bandas de afuera”.

Un par de años atrás, Automatón mantenía una sana regularidad en sus toques, armando fechas propias o sumándose a invitaciones que llegaban. Si bien esa constancia empezó a generar una atención en público nuevo, en un momento el camino se fue aletargando, con el trío buscando una pausa. Bajar la velocidad les permitió procurarse algo más de perspectiva, buscando potenciar más cada encuentro. De acuerdo a Kah, “no tocamos seguido porque las veces que lo hemos hecho terminamos sufriendo más de lo necesario, y no disfrutando tanto”.

Automatón optó por tocar menos, pero, por sobre todas las cosas, eligió tocar mejor en fechas propias, donde los aspectos técnicos estén asegurados en su totalidad, para evitar desgastarse tanto, o agotar energías en esfuerzos frustrados por terceras partes.

A la par de la grave situación económica que atravesó la Argentina en los últimos años, el trabajo autogestivo del grupo también sufre de un contexto cultural local, sofocado por la burocracia de los controles y la falta de normativas actuales, y acordes a la nocturnidad de una ciudad que supera el millón de habitantes. Entre controles, burocracia y un Municipio con políticas culturales continuistas del centralismo porteño, el circuito se reduce, frustrando cualquier iniciativa de crecer en infraestructura y audiencia.

Hemos tomado esa decisión hace un tiempo, sobre todo para pasarla bien”, agrega el cantante. Cuffaro, por su lado, reflexiona: “contamos con tal escasa infraestructura, que cada idea que tratamos de llevar a cabo es un desafío al que generalmente le esquiva la suerte. La concreción de algunos de esos deseos trasciende nuestra capacidad operativa, si bien somos persistentes”.

La distribución de los discos, hasta hace no mucho tiempo atrás, era un problema. Que lleguen los discos, que la música sea escuchada, presentaba un desafío. En ese sentido, los paradigmas cambiaron para mejor. Sin embargo, hoy el problema parece ser en cómo hacerse escuchar entre la sobresaturada oferta de información. ¿Hay estrategias útiles para moverse entre algoritmos?

Kah: No sé, hacemos lo que podemos desde una ciudad que cada vez es más adversa para todos sus habitantes, sobre todo para la población más vulnerable, y aquellos que están dedicados a la producción artística no están ajenos a dicho clima.

Cuffaro: Nuevamente la escasez de nuestra infraestructura termina boicoteando cualquier otra estrategia a largo plazo que escape a eventuales posteos, o subir nuestra música a los sitios de streaming. Se requiere cierta constancia a la cual no estamos habituados, esas energías terminan volcándose a la producción y los ensayos.

Kah: Hay que lograr hacernos fuertes entre todas las bandas locales, pero volvemos a lo anterior, necesitamos público, necesitamos lugares que apuesten por esa producción local, que incentiven a nuestro público a asistir a los recitales. No tiene sentido, y espero no ofender a nadie, que una ciudad como Mendoza, que básicamente es un desierto con riego artificial, tenga más proyección nacional que una ciudad como una calidad intelectual, diría como mínimo a nivel sudamericano, impresionante.

Acá hay gente muy muy grosa, gente trascendental. A veces pienso que justamente es una decisión de algunos mantenernos abajo. Recordemos que esta ciudad ha sabido organizarse fuertemente en el pasado. Me fui de tema. O quizá no. Hay que estar al día e ir a verlo a Catriel, que está tremendo lo que hace, y ya que está, preguntarle cuánto cobra por dar un show gratis en la ciudad donde sus músicos tocan prácticamente sin cobrar un peso. Con todo respeto.

Más info de Automatón:
Facebook

Deja tu opinión!

catorce + tres =