Beastie Boys y su documental «Story»

Cómo a todo amante de la música alternativa de los 80’s y 90’s, hubo un momento en mi vida musical que me crucé con los Beastie Boys.

Para mí, el rap siempre ha estado ahí como un género al que recurría ocasionalmente, pero, por decirlo así, no invadía mis playlist de uso diario.

Sin embargo, los Beastie Boys me descubrieron ese rap derivado del hardcore, y cómo marcó a futuras bandas como Brockhampton, R.A.T.M., y un largo etcétera.

Así que, no como fan, pero si como admirador, me enfrenté ayer a su documental Beastie Boys: Story.

Quizás también te interese leer:
– Eric Clapton: Análisis de Unplugged 1992
– Analizamos Infidel de los suecos Ambush
– Lacuna Coil, analizamos a fondo Black Anima

Beastie Boys, 2 tíos, 2 micrófonos y un proyector

Beastie Boys Story: la “charla TED” definitiva sobre MCA - La Tercera

El trío dúo vuelve a su ciudad natal, al King Theater de Brooklyn, y, sin ninguna parafernalia, Mike D y Ad-Rock presentan un show de casi 2 horas al más puro estilo stand-up comedy.

Muchos estamos acostumbrados al típico documental musical de entrevistas a miembros, amigos, y familiares de tal o cual banda, todo eso apoyado de material de archivo, y con una voz narradora como conductor a lo largo del film.

Si algo les sobra a los Beastie Boys es actitud en las tablas, y este documental es otro ejemplo de ello.

En un primer momento, tenía miedo de ver algo al estilo “los monólogos de Netflix”, y a dos músicos que no se manejasen en ello, pero la verdad es que (CRAZY SHIT) funciona, incluso con los chistes malos.

Lo que de verdad llega al espectador es que son los mismos chavales que empezaron en Brooklyn quienes nos cuentan su propia historia, sus altos y bajos, crisis, relación entre ellos, y, sobre todo, evolución cómo músicos.

Para alguien como yo, quien se acerca a este “docu” para conocer más a fondo a este trío, parece que no se dejan nada en el tintero: amistades de la infancia, primeras maquetas, primera discográfica, giras, crisis, discos que lo iban a petar, pero no.

Todo ello llevado con humor, y sabiendo reírse de ellos mismos y los demás.

Quienes no hayan escarbado en la historia de este grupo de NY, se sorprenderán como yo al ver que casi empezaron como una boy band, como un producto de una gran discográfica.

Pero se sorprenderán mucho más al ver la decisión de dejar ese camino, encontrarse a sí mismos y crecer como músicos.

Una historia clara, directa y entretenida

No soy gran conocedor de la historia de los Beastie, pero supongo que muchas partes que cuentan Mike D y Ad-Rock en el show están edulcoradas, modificando hechos y fechas en pro de la oratoria y narrativa para con el espectador, y, otra vez más, lo consiguen.

Con sus capítulos crean una clara línea evolutiva, tanto de la banda como de ellos, sus etapas, su madurez y deconstrucción.

Puede que me faltase algo de su última etapa, del 99 en adelante. Casi una década que solamente se menciona de pasada hacia el final. De la misma forma que Mix Maxter Mike y su prodigio en los platos ni se menciona.

La verdad es que ayer cuando empecé a verlo no esperaba reírme, y acabé haciéndolo. Tampoco esperé emocionarme, y lo acabé haciendo. Agridulce final el de esta banda.

Documental sencillo, igual de sencillo que sus integrantes. Y “documental” porque así lo etiquetan.

Charla TED, monólogo, da igual. Son músicos que suben a un escenario a contar su historia de una forma clara, directa y entretenida, estrechando lazos entre banda y público.

Más información sobre Beastie Boys en los siguientes enlaces:
Facebook
Twitter
Instagram
YouTube

Deja tu opinión!

uno × 3 =