Blast Bitch, Feminismo Grindcore y Thrash Metal

La banda mixta Blast Bitch, integrada mayormente por mujeres, posee una clara propuesta orientada hacia el feminismo, y para lograrlo experimenta con diferentes subgéneros del Heavy Metal, entre ellos el Grindcore, Thrash Metal y el Death Metal.

Si bien el proyecto comenzó en 2016, para que terminara de definirse tuvieron que suceder diversos cambios en su formación, entre los cuales se incluyó la expulsión de un guitarrista acusado de violencia de género.

Actualmente lo integran Constanza Samhain (voz), Pely Macci (guitarra), Emyl Jiménez (bajo) y Ariel Ledo Agüero (batería).

Recientemente charlamos con Constanza, integrante también de Filosa, quien nos contó sobre el machismo que continúan presenciando en el under local.

blast bitch
Blast Bitch

Tocaron recientemente en el Criminal Metal Camp de Córdoba, y últimamente en LaFerrere, ¿cómo estuvo eso?

En Córdoba estuvo buenísimo. Quiero volver, así que ¡invítennos mierdas! (risas).

Algo que me sorprendió fue que bajamos, y uno de los organizadores del evento empezó a llamar a la gente de alrededor por nuestras letras gritando: «¡Escuchen lo que dicen las chicas!».

Él me decía que ahí en Córdoba la gente es más cerrada, y que por ahí estaba bueno para los que eran de mentalidad más abierta.

También me dijo que estaba buenísimo que sean tres pibas al frente agitándola con esas letras. Esa crítica constructiva me re gustó.

También había un popurrí de bandas de todas las ideologías, y había cosas que no me gustaron escuchar como «¡eh, manga de putos!». No, ya pasó de moda eso, no quiero escucharlo en un recital en el que yo estoy. 

Después, en LaFerrere, estuvo re divertido. Muchas bandas de chicos, pero me gustó una banda que se llama Disidentes por su idea justamente de las disidencias, y que haya más integración.

Estuvo buenísimo porque todo estaba autogestionado por los chicos de Abortando La Vida, que nos invitaron y nos sentimos súper cómodos.

Hace poco también hicimos una fecha en Primer Piso por el cumpleaños de la bajista, y también hubo clima de buena onda, amistad, esa cosa de colegas, de no pisarnos, de respeto y fiesta. 

Blast Bitch: “El metal no tiene género, es para todos”

¿Cómo fue que se formaron y en qué momento?

En 2016, con mi ex novio y ex violero. No lo voy a nombrar porque no se lo merece (risas).

Lo había conocido de ir a recitales, y un día tomando cerveza con él empecé a joder con guturales y que quería cantar gutural.

Él quería formar una banda, así que empezamos a ensayar en mi casa y a buscar batero, el cual fue difícil encontrar.

Yo hacía un seminario de películas de terror, donde conocí a una chica que nos contó que su novio tocaba la batería. Así conocimos a Ariel, y pegamos onda en seguida con otro violero.

Fue muy loco porque Ariel estaba armando una fecha anteriormente y terminamos debutando ahí.

Lo que hace Ariel con la batería es re loco porque no es grind, d-beat, ni hay doble bombo, pero nos gustó el estilo del chabón porque es un punk bien rápido.  

Así que el primer violero se fue…

Lo echamos (risas). Nos cansó, internas nuestras.

Y el segundo violero también se fue, pero por algo muy grave…

Sí, lo echamos porque empezó a hablarnos su ex sobre que él la manipulaba y un montón de otras mierdas.

Ahí aprendimos mucho con ese tema porque sabemos que la piba tenía muchos problemas, y nos costó creerle o decidir qué hacer.

Lo charlamos con él y lo negó, pero como que decía algunas cosas y otras no. Yo era manija de seguir tocando, así que acordamos en creerle.

Después volvió a aparecer la piba y ahí pensé: «no, yo no quiero más esto. No puede ser que la mina nos está pidiendo auxilio y nosotros no sepamos reaccionar ante eso, ¿Qué estamos haciendo? Estamos tocando temas que hablan de la lucha feminista y estamos con un chabón que la manipula y es violento con ella. A este chabón no hay que tenerlo más en la banda».

Nos juntamos a hablar de vuelta con él y otra vez dijo cosas y otras no.

Al final la que terminó poniendo los ovarios fue Emyl, la bajista, que se enojó y le dijo: «loco, no quiero que toques más con nosotros».

Al tiempo terminó amenazando a su novia por otras cosas, así que se confirmó lo que era. 

Así que ya teníamos una fecha confirmada y habíamos echado a este pibe. Por otro lado, mi amiga Pely, guitarrista, también estaba mal con su banda, Indisposed, así que la invitamos a cubrirnos en esa fecha.

Fue muy tierno porque pensó que la íbamos a probar y ella tiene una re trayectoria, hace un montón que toca y estudia música. En mi opinión fue lo que necesitábamos, lo que le definió personalidad y sonido a la banda. 

blast bitch

¿Cómo fue la respuesta de público hasta ahora?

Con la nueva formación estamos re contentos, no lo podemos creer. Súper positiva y la gente se re copa.

Lo que sí me gustaría sería más pogo, chicos (risas). Nos están invitando a muchas fechas y también hay muchas movidas feministas. 

¿Cómo surgió el nombre Blast Bitch?

Fue un juego de palabras con el ex violero cuando jodíamos con el nombre Blast Beat. En un momento le dije: «no, Blast Bitch porque voy a cantar yo y soy una perra”. Nos reímos, pero quedó así.

Aparte, me gusta el significado que tiene porque «Bitch» quiere decir «puta» en inglés, y a mí no me ofende que me digan puta, o que le digan puta a una mujer, porque ese significado es super machista.

Si sos puta por disfrutar tu sexualidad a pleno buenísimo, entonces soy Blast Bitch, hago Blast y soy Bitch.

¿Con qué se van a encontrar los que escuchen Blast Bitch por primera vez? 

No sé qué hacemos (risas), es raro. Nos gusta mucho el grind, pero también el goregrind, que es divertido y la gente siempre nos pide esos temas.

Creo que es un Grind Death Metal por los temas cortos.

Sí, igual las etiquetas no siempre son buenas.

No, y eso es lo que nos gusta a nosotros, el no tener un género definido. Está bueno porque nos invitan a fechas de Grind, Thrash y Death Metal.

Podemos tocar con diferentes bandas y eso es lo divertido, el ser amplios con las ramas musicales y no encerrarnos.

¿Qué quieren transmitir con sus letras?

Que se caiga el patriarcado (risas). Tenemos un tema que habla de los perros, y pasamos de eso, que es re tierno, a un tema que estamos haciendo que se llama «Se Va a Caer».

Comenzó para hablar de cosas que nos molestan y cosas divertidas. Pero ahora no, queremos hablar de cosas que nos joden y entonces las letras son básicamente eso. 

Igual el tema «Los Canes», si bien no parece muy serio, creo que sí lo es. Yo lo interpreté como que habla de los derechos de los animales. 

Sí, es eso también. Hablar de los derechos de los animales, de respetarlos. Yo hago las letras en Blast Bitch y se trata de tomar conciencia y protestar.

La letra de «Rutina» es una letra de enojo de toda la mierda que ves todos los días. Es hacer música y divertirnos, pero también escuchar la letra y que te haga un click con eso. Al menos es lo que quiero generar con las letras.

La escena under es un ámbito todavía muy dominado por hombres. ¿Han sufrido algún tipo de obstáculo relacionado al machismo?

Sí, la otra vez en las redes sociales un chabón, que igual es gente que no tiene vida y son simples hombres bobos al ataque, compartió un meme que decía algo así como: «no importa que Blast Bitch, Indisposed y Hango sean unas bandas de mierda, sus fans las van a ver porque son culos tocando».

La verdad que a mí y a las chicas nos ofendieron porque yo me re preparo para hacer lo que hago. Hace dos años que canto gutural, y me he quedado sin voz un montón de veces porque es una técnica muy difícil de hacer.

Me aventuré a hacerlo porque quería cantar gutural y no dejar de ser femenina, ya que me identifico con mi feminidad a pleno.

Quiero romper esas estructuras y por eso me interesó hacer gutural. Es pasar de ser femenina a pudrirla pareciendo un «pibito» para algunos, que en realidad sigo siendo mujer, chicos (risas). 

Estaría bueno que en el under empiecen a haber más pibas. Yo sueño en que algún día haya tanto hombres como mujeres por igual y disidencias también.

Me encantaría que algún día me venga a ver una drag queen. Estaría bueno que nadie se sienta incómodo porque el metal no tiene género en realidad, es para [email protected] (sic). 

blast bitch

¿Sienten que tienen más recepción por parte de las mujeres?

Hacemos letras para las pibas, y siempre que tocamos temas como «Machista», «Se Va a Caer» o «Enfurecide» les decimos que se acerquen. «Enfurecide» dice: «irritada de aquellos que le creen al macho antes que a las pibas».

Yo quiero que ellas se acerquen y que estén al frente porque siempre están a un costado o al lado de un novio. Chicas, ¡salgan de ahí! (risas)

Solemos ver bandas de grind que siempre están hablando de la pija, y creo que con las letras hay que ser más conscientes.

A mí me pasó la otra vez con nuestro tema «Sinceridad», que mientras estaba en proceso me escuchaba a mí misma cantando: «vos vas a escuchar lo que es ser sincero». Pero en un momento me dije: «¿Por qué sincero y no sincera si canto yo la letra?».

Es como que ese vocabulario uno lo tiene ya tan metido a pesar de ser consciente de un montón de cosas.

Desde que tengo 15 o 16 años que voy a recitales de punk, compraba fanzines y siempre me gustó mucho el tema del feminismo. Así y todo sigo aprendiendo cosas. 

¿Suelen tener cuidado a la hora de elegir en qué lugares y con qué bandas van a tocar?

Sí, no quiero nombrar bandas, pero hay varias que las tengo identificadas.

Después, Music Factory de Morón es un lugar en donde yo no tocaría porque hay chicas que la pasaron mal en diferentes situaciones, hubo varias denuncias y yo no me sentiría cómoda yendo a tocar ahí.

El lugar está buenísimo, pero es cierto que es un lugar que te expone, porque van muchos chabones re contra re mil puestos, y pareciera que porque se tomaron un pase de más tienen derecho a venir a prepotearte. Eso nadie lo controla, y te dicen que es la cultura del barrio.

Yo sé que tengo mi carácter, y cuando me ha pasado algo así los he sacado cagando, pero ¿por qué tengo que ponerme violenta si estaba vendiendo entradas y haciendo chistes con mis amigas?

¿Hay algo más que quieras decir o algo que te hubiera gustado que te pregunte?

Antes de entrar a Filosa tenía miedo por ciertos comentarios que había escuchado de una ex violera, y me preguntaba: «¿Qué onda estas pibas? ¿Serán machistas?».

Porque en las mujeres también nos encontramos con esto de que son machistas y competitivas. No es que somos todas buenas y nos sanamos del patriarcado.

Eso es mentira porque estamos todas aprendiendo todavía. Pero cuando conocí a las chicas nada que ver, son igual de idiotas que yo (risas). 

¿Próximas fechas de Blast Bitch?

Tenemos el 8 de marzo, la primera organización de la Unión Transfeminista en el Under (UTFU), y yo estoy muy contenta porque está buenísimo generar un espacio para [email protected]

El 30 tenemos otra en Moreno, que tocamos con Verbofobia y bandas de pibas. 

Más información sobre Blast Bitch en el siguiente enlace:
Ver Facebook

Encontrarás más música y Entrevistas AQUÍ.

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 9 =