Comenzar a componer: 5 consejos para empezar

Tenía 14 años cuando decidí tomar la guitarra clásica de mi padre y ponerme a tocar. Quería comenzar a componer, pero había un gran problema… ¡no sabía tocar! así que comencé a aprender sola en internet, viendo nota por nota, con paciencia y dedicación.

Empecé con canciones y artistas que me gustaban, y así fue como alcance un nivel básico para comenzar a componer pequeñas cosas. Tenía 16 cuando decidí crear un álbum. 17 cuando lo terminé, y 18 cuando finalmente lo publiqué en todas las plataformas de Internet. Entonces, ¿te parece imposible empezar? Bueno, no traigo la solución mágica a todos los problemas musicales, pero sí 5 consejos que me hubiera gustado que me hubieran dado, y que te pueden ayudar a crear tu camino en la música y en tu vida. Recuerda: todo lleva paciencia y dedicación, y también comenzar a componer.

Quizás te interesa leer también:
Cómo componer mejores letras para tus canciones
¿Sabes cuándo terminar de componer un tema?
Cómo componer éxitos en 5 pasos

No sé casi nada de música y quiero comenzar a componer ¿Qué puedo hacer?

comenzar a componer
Photo by Natalie Rhea Riggs on Unsplash

CONSEJO 1: Cambia las letras de tus canciones favoritas

Cambiar las letras de canciones, que ya están bien grabadas en tu cabeza, ayuda y agiliza a la hora de escribir sobre alguna melodía que hayas compuesto y te haya gustado. Este método te interioriza al mundo de la métrica y la rima, dos recursos importantes dentro de la poesía, y que serán necesarios para crear algo agradable, ya que somos principiantes en la composición y todavía faltan ciertos pasos para seguir indagando. Por supuesto que hay puntos teóricos súper accesibles en los que se puede investigar, pero no me meteré en ello, porque el punto aquí es buscar que tu oído se familiarice con las partes y estructuras de una canción para comenzar a componer. Qué es un verso, una estrofa, un estribillo y el puente de una canción. ¿Para qué sirven? ¿Por qué este artista los usa? ¿Cómo los usa? ¿Sobre qué escribe en cada parte?

Es como aprender a manejar. No puedo pedirte que estaciones si todavía no se sabe cuál pedal es cual y cuál es su función. De hecho, recién estamos encendiendo el motor. Tus oídos son la primer herramienta. Entonces toma una hoja y comienza a reemplazar letras de canciones que conozcas muy bien. Terminará siendo un ejercicio divertido y al mismo tiempo estarás aprendiendo a escribir una canción.

CONSEJO 2: Empieza con un instrumento

Lo mejor es que tengas algún instrumento armónico en casa, pero si no lo tienes, siempre está la posibilidad y el acceso a aplicaciones y programas en Internet.  Una vez que lo consigas, toca si sabes qué es lo que estás tocando, prueba distintas progresiones y no te frustres si todo lo que estás intentando ya lo has escuchado antes en la radio. Es casi imposible no caer en algún recurso que ya se ha escuchado antes. Por eso, si te gustó lo que probaste, sigue por ahí.

Un poco se trata de eso, aquello que ya existe, tomarlo y transfromarlo. Una vez que lo logres, ya será algo único porque nadie pudo haberlo hecho como tú, y nadie tendrá ese único recurso que tienes, que simplemente, es ser tú.

Si no sabes absolutamente nada del instrumento, toca nota por nota o investiga las formas de armar un acorde mayor. Es la forma más simple de empezar. Recuerda: todo lleva paciencia y dedicación, y si suena lindo, si te gusta cómo lo hace, es música. ¡Puedes crear una canción tocando sólo dos notas! Ahora empieza con la base, si te satisface, vuelve al consejo 1.

CONSEJO 3: Escucha música que habitualmente no escuches

comenzar a componer

No estoy diciendo que te tortures, si hay algún género que no te agrade, no tienes porqué sufrir escuchándolo. El cuerpo mismo te pedirá que indagues a través de distintos géneros si así lo quieres, pero explorar y mandarte a zonas que no conoces muy bien te abrirá la posibilidad de profundizar en ciertos temas teóricos que tal vez no tenías muy claros. Si hay algo que llama tu atención porque suele aparecer en varios géneros, entonces quiere decir que tal vez es un recurso que te estás perdiendo de explotar y sacarle el jugo.

Presta atención a cada instrumento, y qué es lo que te provoca, a dónde te traslada y por qué. Escuchar siempre lo mismo es similar a no salir nunca de tu casa. Hay un mundo afuera que te estás perdiendo, y que quizás no lo sabes, pero también te está esperando. Repito, no estamos buscando ideas teóricas, si no que tu oído se interiorice y familiarice con lo que está escuchando. También sería enriquecedor leer las letras, saber de lo que hablan y de qué escriben usualmente. Sobre todo si la música en inglés es tu favorita.

Hay ciertas maneras de contar lo que uno quiere contar, y se busca hacerlo de la forma más atrapante posible. Si tienes Spotify, puedes ir a la sección “Descubrir”, y ahí encontrarás un mundo accesible a música que no tenías ni idea. Aprovecha esta oportunidad.

CONSEJO 4: No dejes que una sola idea te consuma

A veces solemos poner todas nuestras expectativas en una única idea o en una única cosa, y si ésta falla, nos decepcionamos. La idea no es frustrarse, si no equivocarse todas las veces necesarias para pulir y llegar a aquello que queremos llegar. Recuerda, un gran artista no es aquel que hace una obra maestra para luego desaparecer. Un gran artista es aquel que empieza desde cero y asciende con los años, con obstáculos, pero siempre se va adaptando.

Creer que se puede hacer una obra maestra en la primera que se empieza es un poco ambicioso, simplemente porque le estás dedicando mucho tiempo a un solo proyecto, mientras podrías haber hecho muchos más, y quizás entre todos lograr algo. Lo que quiero decir es que no importa si tu canción suena sencilla, si suena repetitivo o si simplemente no hay nada más que agregarle, su tiempo acabó, y es hora de pasar página.

Hacer otras actividades también es importante, porque no todo se reduce a pasar tiempo escribiendo canciones. Pasar tiempo con seres queridos, ver películas, hacer ejercicio, leer y descansar, son recursos importantes para la salud y para que despejes tu cabeza. También pueden servir como inspiración. ¿Por qué no? Pero expande tus horizontes, no sigas un solo camino. No se trata de seguir una sola carrera, es la de intentar diferentes alternativas. ¡No te desanimes!

CONSEJO 5: Una vez terminado, anímate a mostrarlo

componer

Aunque no parezca, éste es el paso más difícil. Es complicado mostrar algo en lo que sos nuevo y que esté expuesto a las críticas de la gente. Por eso, inicia con la gente que te quiere y que realmente quiere que progreses en esto que te apasiona. Tal vez  con algún familiar o algún amigo que aprecies mucho. Ellos intentarán ser lo más sinceros posible, y recuerda que siempre es bueno recibir críticas constructivas, siempre y cuando no modifiquen tu objetivo con la canción. No te sientas ofendido, ni tengas miedo de seguir mostrando lo que haces, porque si lo muestras es porque te gusta a VOS, y tomaste la decisión de compartirlo.

Es importante que te guste lo que hiciste, porque serás más comprensivo a la hora de recibir críticas. Si alguien quiere lastimarte, no lo dejes. El problema no es tuyo, es de él o ella. En fin, si tu obra está bien para vos y quieres compartirla, felicidades, lograste tu primera canción.

No te asustes si a lo largo del tiempo no te gusta más, eso significa que creciste musicalmente y que estás preparado o preparada para indagar por otros lados. No hay nada más satisfactorio que estar contento con algo en lo que trabajaste duro y mostrarlo al mundo. Somos muchas personas en el planeta, probablemente a alguien no le guste, pero no significa que sea malo, es porque somos todos distintos, si no, no tendría gracia. Recuerda: todo lleva paciencia y dedicación. Y si te gusta a vos, es suficiente.


Finalmente estos son los 5 consejos que me hubiera gustado escuchar cuando empecé a meterme en el mundo de la composición, pero es recién para empezar. Por eso te invito a que sigas aprendiendo y estudiando música, que sepas de sus recursos y progresiones, que conozcas sus intrumentos. No por nada estás aquí, quién sabe en un futuro. Tal vez algún día oigamos tus canciones. Por eso nunca dejes de buscar respuestas, porque en este mundo maravilloso de la música, las preguntas nunca terminan.

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 12 =