Descubre la música clásica con 7 súper canciones

En este artículo queremos brindarte el conocimiento breve pero muy especializado de 7 obras de música clásica que han marcado pauta en la historia de la música.

Para entender la música clásica se hace necesario un breve análisis de la obra paralelo a su audición.

Puedes ver más artículos de música clásica desde AQUÍ.

Queremos, además, que este post se convierta en un artículo pedagógico tanto para aficionados como para profesionales de la música.

música clásica

7 súper canciones de música clásica

Himno de la alegría – Novena sinfonía de Beethoven

La novena Sinfonía es una obra de música clásica compuesta por Beethoven, y basado en un poema de Friedrich von Schiller escrita en el año de 1785.

Esta oda se fundamenta en los conceptos de los ideales del siglo XVIII que trataban la felicidad universal y la alegría relacionada con la unión entre los seres humanos. Beethoven quiso crear trascendencia universal a su obra, la novena, incluyendo esta oda.

Ya a partir de 1817, la inclusión de esta oda empezó a tomar forma en la mente del autor, la cual fue estrenada en el año de 1824.

El himno de la alegría de esta obra de Beethoven es la de mayor trascendencia universal, no sólo por la letra de la obra, sino por el tipo de melodías y armonías que el compositor manejó. Es un todo que en conjunto se vuelve eco en las bóvedas celestes.

Canon en D mayor de Pachelbel

Pachelbel fue un músico y organista Alemán que trabajó en Viena en la Corte de Einsenach. Allí hizo amistad con el padre de Johann Sebastián Bach, quién también era músico.

Este canon, perteneciente al repertorio de música clásica, se basa en un tipo de polifonía basada en la imitación.

El tema de este canon entra de manera escalonada en sus distintas voces y con diferentes compases de desfase. Estas voces se imitan formándose un movimiento musical muy espectacular.

Entonces retomemos, el canon es una forma musical de características polifónicas, que trata de la imitación de dos o más voces separadas por un intervalo temporal.

La primera voz se constituye en el antecedente de la obra, y las demás voces que le siguen son el consecuente o respuesta de la obra.

El lago de los Cisnes de Tchaikovsky

El lago de los cisnes es un ballet con música clásica en 4 actos que compuso Tchaikovsky, y que se estrenó en Moscú en el año de 1877.

Acto primero:

El príncipe Sigfredo celebra en su castillo junto a sus amigos su cumpleaños. En ese momento llega la madre del príncipe y le recuerda que debe escoger una esposa, y que al día siguiente ha organizado una fiesta para escogerla. En dicha fiesta habrá muchachas jóvenes para que el príncipe escoja a la que será su esposa. El príncipe, melancólico por todo esto, es invitado por sus amigos para irse de caza.

Acto segundo:

Cuando el príncipe se va de caza, comienzan a salir del lago unos cisnes que se convierten en jóvenes muy bellas.

El príncipe apunta con su escopeta a los cisnes y aparece la reina Odette. Esta reina le cuenta su historia al príncipe de cómo fue transformada en cisne, al igual que sus compañeras, por el mago Rothbart. Sólo regresan a su forma humana de noche, y este hechizo lo rompería quien les jure amor eterno.

Casi de manera inmediata, el Principe y Odette se enamoran, pero cuando Sigfrido va a jurarle amor, aparece Rothbart y vuelve a convertir a las jóvenes en cisnes. El príncipe Sigfredo invita a Odette a la fiesta en el castillo.

Acto tercero:

La fiesta para buscar esposa para el príncipe Sigfredo se celebra en el castillo. Cuando entra Sigfredo junto a su madre la reina, el maestro de ceremonia da inicio a la celebración. Es aquí donde se presentan las jóvenes que desean casarse con el príncipe. Luego entra el barón Rothbart con su hija Odile, y Sigfredo, creyendo que Odile es Odette, le jura amor eterno, la toma y la desposa, para lo cual la reina acepta.

Acto cuarto:

Los cisnes esperan a Odette a orillas del lago, y ella llega toda desconsolada y les cuenta lo del príncipe y Odile.

Luego aparece el príncipe Sigfredo e implora su perdón, y en ese momento aparece Rothbart. Aquí luchan Odette, Sigifredo y Rothbart, pero con el maleficio es inútil, no puede romperse. En vista de ello, los dos enamorados se lanzan al lago suicidándose, y debido a este sacrificio de amor muere Rothbart, y el resto de los cisnes son liberados de su maleficio.

Luego los espíritus de Sigfredo y Odette se ven en el lago juntos por siempre.

El Danubio azul de Johann Strauss

Este vals, tipo concierto de música clásica, fue escrito en el año 1867, y más adelante será incluido en la opereta Índigo y los 40 ladrones.

Este vals fue un encargo para un coro masculino, pero la letra no les gustó, pero fue interpretando sólo el arreglo orquestal, el cual se fue transformando en una oda al río y a Viena, convirtiéndose en el segundo himno nacional austríaco.

Este Vals fue dirigido además por Strauss en la Exposición universal de París. Este vals posee melodías diferentes que el autor combina entre sí, logrando ligereza y novedad constante.

Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo

El concierto de Aranjuez de música clásica se estrena el 9 de noviembre de 1940 en Barcelona.

Ésta fue la primera obra compuesta para guitarra española y orquesta. Además, esta obra marcó el período de la posguerra en España, herida por una desastrosa guerra civil con exilio de músicos y escritores a América y a Europa.

El concierto de Aranjuez le entrega al oyente una experiencia sensorial única, en donde el canto de los pájaros, el olor de las flores y la fuente encontradas en el palacio Real de Aranjuez, se impone ante el disfrute arquitectónico. Aquí en esta obra el autor retrata claramente la transición de la música tradicional española hacia las armonías más modernas de la época.

Bolero de Ravel

Esta obra de música clásica fue estrenada en París en el año de 1928, dedicada por el compositor a la bailarina Ida Rubinstein.

Este bolero es un movimiento orquestal inspirado en una danza española. Su ritmo y su tiempo está en un no variable ostinatto.

La obra comienza con una intensidad en el piano pero muy lenta, con melodía en Do mayor, que se repite en partes de la obra.

Luego aparece un crescendo hacia al final que modula a la tonalidad de Mi mayor, para llegar a un final fortissimo.

Danza del Hada del Azúcar – El Cascanueces de Tchaikovsky

Tchaikovski compuso esta obra de música clásica para un cuento que se titula “El cascanueces y el rey de los ratones”.

Este cuento contaba la historia de una niña llamada Clara que antes de la navidad recibe un regalo mágico, un cascanueces con forma de soldado uniformado, y este soldado de noche cobra vida, y con los otros soldados defenderán a la niña del rey de los ratones.

El cascanueces resulta ser un príncipe que está convertido en juguete por una maldición, y llegará al reino de los dulces donde le recibirá el hada de azúcar.

El instrumento musical de esta obra es la celesta. Este instrumento se parece al piano, pero los martillos en vez de percutir cuerdas percuten tablas de metal, de allí su sonido.

Ver Música Clásica en WIKIPEDIA

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 10 =