Duncan Dhu, 33 años de su primer mini Lp

El primer mini lp de Duncan Dhu cumple 33 años. Reedición de “Por Tierras Escocesas”.

Se pierde uno a través del laberinto de la memoria cuando intenta recordar cual fue el momento en que, más bien las discográficas que los grupos, decidieron apostar por la nostalgia en pos de recuperar el dinero que dejaban de ingresar tras la irrupción de Internet o la piratería, o incluso de formatos televisivos como Operación Triunfo y otros programas similares que no hicieron más que reventar el mercado discográfico, y aumentar aun más la crisis del sector musical en nuestro país.

duncan dhu

Seguramente sería a principios de la década del 2000. Mientras unos años antes los grandes sellos discográficos animaban a los grupos a separarse para obtener el doble de ventas (como en el caso que hoy nos ocupa, Duncan Dhu), ahora anunciaban a bombo y platillo los reencuentros de los viejos grupos que les hicieron millonarios en los 80 y 90. No hace falta que pongamos ejemplos porque la lista sería interminable.

Pues bien, la discográfica de Duncan Dhu vuelve a intentar exprimir un poco más la gallina de los huevos de oro del dúo (anteriormente trío) donostiarra, y se inventa un aniversario que no suele ser habitual.

33 años de la edición de su primer mini LP, “Por Tierras Escocesas” (1985), con una nueva remasterización que no se sabe muy bien cual es, y una serie de maquetas y viejas canciones de relleno, amén de fotos y textos de diferentes críticos musicales.

duncan dhuNos venden también, valga la redundancia, que es la primera vez que el mini Lp se pone a la venta en formato CD. Algo que no es del todo cierto, pues tras la edición del álbum “Grabaciones Olvidadas” (1988) en formato CD, se incluyó también aquel primer disco que hoy nos ocupa, supongo que entonces se haría por aquello de hacer más vistoso aquel trabajo, además de aprovechar el espacio físico que aportaba el formato en disco compacto.

Así mismo, en “Grabaciones Olvidadas” también puede escucharse parte de ese material “inédito”, y por supuesto además varias canciones de las maquetas en el disco de Duncan Dhu “Inéditos y rarezas” (2005).

Me parece excelente que se recupere un álbum tan especial como “Por Tierras Escocesas”, ya que ostenta un encanto musical que no cambiaría por nada.

Tocan regular, incluso desafinados, pero sin duda está dotado de un halo del que pocos discos pueden presumir. El problema es que una vez más la industria quiera tomarnos por tontos, e intenten vendernos como nuevo algo que ya está más visto que el tebeo para los que somos seguidores de un grupo un poquito más frikis de lo normal.

Centrándome en el aspecto musical, destacaría por supuesto “Casablanca”, la mejor canción del disco, con un toque de contrabajo de Vasallo, caja con escobillas de Juanra Viles dotadas de un ritmo genial, una guitarra de relleno con la que un joven Erentxun consigue tapar todos los vacíos, y ausencia total de producción. Aun así es una canción magnífica y bien apoyada vocalmente en los coros.

“Por tierras escocesas”, la homóloga del disco simplemente por su comienzo de gaitas y sonoridad escocesa ya merece la pena. Un tema casi instrumental, donde una vez más brilla la guitarra de Erentxun que no para quieta para rellenar de un sonido que uno no sabe muy bien si viene de los típicos músicos del metro, o de un intento de emular las primeras grabaciones de la Sun Records.

Destacaría también temas bonitos como “Lágrimas en la arena”, o curiosidades como la canción antitaurina “Tarde de fiesta” de Nicolás Picaza, que me atrevería a decir que es la única canción no compuesta por un miembro de la banda en toda la discografía del grupo (sin contar las versiones).

En definitiva, un disco especial, recomendable, fantástico y dotado de encanto. No obstante parece incomprensible que estando dirigido principalmente a los fans del grupo, no aporte casi nada nuevo para cualquiera que haya seguido la andadura del grupo durante su carrera.

A tí, desocupado lector, amante de la buena música, te lo recomiendo de corazón, para que descubras que a pesar de todos los intentos de las discográficas por crear productos para vender discos, lo importante siempre es que en el fondo hay tres jóvenes locos por la música, Juan Ramón Viles, Diego Vasallo y Mikel Erentxun tocando sus intrumentos y consiguiendo que la música se torne en la más bella de las magias.

A ver si la discográfica que tenga los derechos de los Discos de Duncan Dhu, que con esto de las absorciones de empresas uno ya no sabe muy bien cual es, se esfuerza un poquito más para ofrecernos algo más interesante cuando, por ejemplo, el año que viene se cumplan los 30 años de Autobiografía. Sería un detalle.

Más información sobre Duncan Dhu en los siguientes enlaces:
Ver Facebook
Ver Twitter

Encontrarás más música y grupos de Pop AQUÍ y más Reseñas de discos AQUÍ

facultad de música

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + 16 =