Eduardo Polonio y los pioneros musicales en España

Eduardo Polonio, Enric Cervera, Eduard Altaba, Tres… O cómo rendir homenaje a los pioneros

La escena musical experimental de los 70 y 80 en España fue un milagro. Autores de talento trabajando con más ganas que medios en un país particularmente ingrato con sus artistas en general, y mucho más con los exploradores sonoros ajenos a modas o modismos.

Quizás también puede interesarte:
Beat Love Oracle, el nuevo proyecto de Frank Nuyts
Xuan Zem, la llama que nunca se apaga

No era óbice, sin embargo, para esa explosión de creatividad que se vivió en aquellos años, caracterizados por la ausencia tanto de protagonismos como de fronteras territoriales.

Uno de los pioneros de la música electroacústica en España se llamaba Eduardo Polonio, y venía de pertenecer a los grupos Koan y Alea, gérmenes de la posterior expansión electrónica en el país.

polonio

En 1976, al lado de otro explorador sonoro como era Horacio Vaggione, ya había perpetrado esa joya titulada “Viaje” (Movieplay, Serie Gong) bajo el apelativo de IT.

Una obra multiforme, que en un formato experimental dejaba entrever hechuras del minimalismo repetitivo.

Conocería este trabajo bastantes años después porque mi primer contacto con la música del maestro tuvo lugar en 1987, gracias a la publicación por parte del sello de Andrés Noarbe, Discos Esplendor Geométrico, de “Bload Stations Syntax Error”, y concretamente con el tema que abría el disco, “Valverde”, una genialidad de música cúbica y repetitiva que se explaya en tres dimensiones a través de bucles infinitos, con la participación del guitarrista José Manuel Berenguer (sí, el mismo que posteriormente firmaría otra genialidad titulada “Klänge” -Música Secreta, 1993-), que personalmente me enamoró.

Reconozco que no me adentré en el contenido del resto del álbum hasta varios días después, porque mi escucha de esos ocho minutos mágicos de “Valverde”, que aún me acompaña hasta hoy, también fue repetitiva.

En aquel momento supe que no sólo estábamos ante un creador, haciendo un chiste fácil con su apellido, radiactivo, sino, y especialmente, ¡ADICTIVO!

El disco, compuesto a partir de maquinaria como Minimoog, Polymoog, EMS Synthi AKS y el ordenador Yamaha CX5MII, por supuesto albergaba muchas más sorpresas como la ambición y complejidad polirrítmica de “¡Estate quieto ya!”, los pasajes más ambientales de “Paseo Japonés en Nairobi”, sin perder nunca la referencia minimal y repetitiva que retorna ya protagónica en “Tratado de Orugas Inquietas”.

A partir de ahí, ya convertido en un fan irredento, me haría con “Acaricia la Mañana”, publicado por UM en 1984, y “Cuenca” (Nuevos Medios 1988).

Aprovechando una entrevista con él en Margen Magazine #25, Polonio participaría en uno de los recopilatorios de la serie “Músicas desde el Abismo” que acompañaban la revista con una remezcla inédita del tema “Ataïr”, que ya había aparecido en 1985 en otro recopilatorio en K7, del sello Insane Music de Alain Neffe, concretamente en el Vol. 3 de su serie “Home-Made Music For Home-Made People”.

La recuperación de un clásico

A principios de los 90 (del siglo pasado, se entiende), el contrabajista catalán Enric Cervera, miembro de ese grupo mítico que es Tropopausa, y posteriormente, y entre otros proyectos, con protagonismo en el álbum “Atlas” del grupo Naïf publicado en 1982 por el sello de Albert Giménez, Filobus Records, que también participaba activamente en ese trabajo al lado de otros nombres conocidos como Victor Nubla, Conrad Setó, Oriol Perucho, o el también contrabajista y ex Tropopausa Eduard Altaba, me pasó una casete con 5 temas que contenía una serie de improvisaciones grabadas en vivo por el triunvirato Polonio/Altaba/Cervera.

Cuando lo escuché no me podía creer que aquello se mantuviera oculto al conocimiento humano, porque los hallazgos a niveles de investigación electroacústica combinados con improvisación libre eran sorprendentes.

Los dos contrabajos de Altaba y Cervera se enredaban con el Minimoog y el órgano Farfisa de Polonio en evoluciones poco frecuentes.

Años después incluiríamos un extracto de uno de los temas, “Chaheb”, en el primer y único volumen de la serie “Archiva Abbysalia” (margen Records, 2001), que pretendía, precisamente, sacar de la oscuridad gemas ocultas de la música de vanguardia.

polonio

Pero más allá de eso, la obra permanecía bien escondida, como suele suceder con los tesoros más codiciados.

Y así seguiría de no ser por algunos argonautas modernos que siguen en su búsqueda del vellocino de oro.

Me refiero concretamente a la gente de esa factoría denominada La Olla Express, comandada por la artista multidisciplinar Eli Gras.

Una lujosa edición en CD, en su serie “Barcelona Documents Musicals”, presenta en su totalidad los 5 temas grabados en directo en 1981 por Polonio/Cervera/Altaba, complementados por otros 6 cortes de Polonio con el artista barcelonés Tres (recientemente fallecido y miembro fundador del grupo de rock progresivo KLAMM) muy bien incorporados en el concepto del álbum.

Un disco imprenscindible, como muchas de las producciones de La Olla Express, que reúne en su catálogo desde lujosas retrospectivas de Koniec o Camino al Desván, a nuevos proyectos como la Banda d’Improvisadors de Barcelona, dirigida por el gallego Pablo Rega.

Lo mejor es que te des una vuelta por su bandcamp y te regocijes.

Más información en el siguiente enlace:
Ver Bandcamp

DEJA TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + seis =